Las neuronas y el primer Premio Nobel científico español: Ramón y Cajal

0
232

El interés que a día de hoy suscita la neurobiología se basa en los grandes avances que han ocurrido en los últimos años alrededor de esta disciplina, pero aún en mayor grado a la incidencia, en aumento, que se está viendo en nuestra sociedad de enfermedades relacionadas con el sistema nervioso, como la esclerosis lateral amiotrófica (ELA), la enfermedad de Alzheimer o la de Parkinson.

Sorprendentemente, para muchas de las personas que lean este artículo, el padre de la neurobiología moderna fue un español, concretamente un aragonés (o navarro…), Santiago Ramón y Cajal (¡es sólo una persona!), médico y científico que cambió por completo la visión que hasta el momento se tenía del sistema nervioso. Formuló la denominada como “doctrina de la neurona”, base de la neurobiología de hoy en día, en la cual se indica que las neuronas son las células base de la estructura y de la funcionalidad de todo el sistema nervioso. La diferencia con respecto a la opinión existente hasta el momento se basó en indicar que las neuronas no se encontraban unidas entre ellas formando un tejido completo, sino que eran totalmente independientes funcional y genéticamente. Además, fue capaz de describir y diferenciar las partes en las que se dividen estas células: dendritas (ramificaciones con las que conecta una neurona con la anterior, la cual le transmite el impulso nervioso), soma (cuerpo celular, metabólicamente hablando) y axón (larga prolongación que conecta con las neuronas siguientes).

A su vez, Ramón y Cajal postuló la denominada como Ley de la polarización dinámica y Teoría de la polarización axípeta, basadas, en un primer lugar, en la existencia de espacios entre las neuronas (las denominadas como conexiones sinápticas). Lo que el científico pretendía explicar es cómo ocurre la transmisión de un impulso nervioso de una neurona a otra (sobrepasando este espacio físico que hay entre ellas) y dentro de la propia neurona. Cómo la señal que percibe mi piel de la picadura de una abeja llega hasta el cerebro y percibo el dolor. Esa señal debe viajar de neurona en neurona desde la piel hasta el cerebro. La explicación de Ramón y Cajal parte de la idea de que la transmisión del impulso nervioso (de la señal) ocurre en una única dirección, que entra por las dendritas de una neurona y sale por su axón, a su vez conectado a dendritas de otras neuronas.

Santiago Ramón y Cajal nació en Petilla de Aragón, que es un pequeño territorio navarro dentro de la provincia de Zaragoza, por ello se discute si el científico era aragonés (sus padres eran aragoneses y creció en Aragón) o navarro (pues nació en territorio de Navarra). Fue un médico con muy buenas dotes artísticas, plasmadas en las ilustraciones de sus investigaciones, que comenzó su labor en el ejército, participando como médico militar en las Guerras Carlistas y en la Guerra de Cuba. Con tan sólo 25 años se doctoró con una investigación sobre los procesos inflamatorios, comenzando a centrar su carrera profesional en los estudios sobre histología (ciencia que estudia los tejidos) y anatomía. Los descubrimientos realizados en años posteriores con respecto a las neuronas le valieron el derecho a obtener el Premio Nobel en Fisiología o Medicina en el año 1906, siendo el primer científico español en alcanzar tal honor.

Pensar lo que Ramón y Cajal fue capaz de hacer con las pocas herramientas accesibles en el momento y en un pequeño estudio montado en su propia casa, hace ver el increíble científico del que la sociedad española pudo aprender y sentirse orgullosa. Pero no sólo eso, también fue un ejemplo de humildad y honestidad digno de tener muy en cuenta, rebajándose los sueldos que se le asignaban a las cifras que consideraba que su trabajo realmente valía, rechazando cualquier puesto político con remuneración económica, pero aceptando los libres de asignación monetaria, y no favoreciendo la carrera investigadora de su hijo (también científico), aun siendo él mismo quien concediese las becas.

 

“La ciencia que no es divulgada hacia la sociedad es como sí no existiera”.

Compartir
Artículo anteriorA medias
Jorge Poveda es Doctor en Agrobiotecnología y Graduado en Biología. Trabaja en una empresa dedicada a la cría a nivel industrial de insectos con fines de alimentación. Además, colabora en labores de investigación en el estudio de las interacciones planta-microorganismo. Entre sus campos de interés, destacan la biotecnología, la agricultura, la alimentación, la microbiología, la entomología y la divulgación científica en general, dentro de los cuales presenta una variada formación, destacando un Máster Universitario en Agrobiotecnología, un Máster Europeo en Calidad y Seguridad Alimentaria, o diferentes Posgrados de Experto y Especialista Universitario, en Biotecnología Alimentaria, en Entomología Aplicada, en Diagnóstico Molecular Ambiental y en Redacción Científica.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.