¿Turislandia o turismofobia en Málaga?

0
200

A Málaga le están ocurriendo los mismos problemas que a Barcelona, Venecia, Palma o Nueva York… Se encuentra con el turismo masificado al romperse el equilibrio del destino turístico, porque turistas y residentes locales utilizan el mismo espacio público y los mismos recursos.

Este impacto negativo repercute en los malagueños, sobre todo los que viven en el centro histórico y alrededores, porque los servicios, las instalaciones y los comercios se dirigen al turista más que a los residentes.

Cuando veíamos por las noticias, hace unos años, las protestas de los residentes de Barcelona sobre la llegada de turistas al centro histórico, no éramos capaces de entenderlos ni de empatizar con ellos sobre su realidad; incluso criticábamos sus protestas, al ser los turistas una fuente de ingresos para la ciudad.

Hay que plantearse qué hacer con la gran cantidad de turistas que vienen cada año a Málaga. Partimos del hecho de que no existe turismofobia en Málaga y que no se está en contra del turismo vacacional, siempre que estén en edificios destinados íntegramente a esos usos.

Málaga capital debe desarrollar un turismo sostenible, donde el Ayuntamiento debe impedir que en edificios de vecinos se desarrolle la actividad de alquiler vacacional, por varios motivos:

  • Los pisos turísticos hacen abandonar a los residentes del centro histórico.
  • No deben existir ofertas de alquiler de larga estancia.
  • Se ha producido una subida de precios en el alquiler incontrolada e injustificada, no acorde con los sueldos de los malagueños.
  • Los ruidos, las molestias, la contaminación, etc. que generan este turismo masivo a los residentes de la ciudad.

Algunas soluciones que se están aplicando en otras ciudades para corregir estos inconvenientes son la aplicación de tasas turísticas al alquiler vacacional en Islandia, redirigir este turismo a los barrios más alejados del centro de la ciudad, como en Nueva York, o la prohibición de todas las viviendas turísticas en pisos en Palma de Mallorca.

Los pisos turísticos están empobreciendo a los malagueños, porque no pueden acceder a un piso a un precio asequible, ni comprarlo ni alquilarlo, cuestión que se agrava por la desplanificación urbanística de la ciudad. Hay que ordenar el turismo y poner en valor la riqueza que genera, analizando y solventando el impacto negativo que provoca en la ciudad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.