La incubadora neonatal accesible

0
151

Según la Organización Mundial de la Salud, cada año nacen en nuestro planeta más de 15 millones de bebés prematuros, es decir, niños nacidos antes de que cumplan 37 semanas de gestación.

El lugar del mundo en el que nace un bebé condiciona mucho su futuro pero, además, si es prematuro, puede llegar a determinar las posibilidades de supervivencia del pequeño. Las complicaciones relacionadas con la prematuridad son la principal causa de muerte en niños menores de cinco años. La OMS cuantifica en más de un millón al año los fallecimientos en esas edades.

Este grave problema de salud infantil es el que en septiembre del año 2014 motivó a Alejandro Escario, ingeniero informático y de telecomunicaciones por la Universidad CEU San Pablo, a idear un proyecto como tesis de su máster en Ingeniería Biomédica, que supone un gran avance en la lucha contra la mortalidad en niños prematuros nacidos en el tercer mundo.

La idea de base es un concepto sencillo: si existiese una incubadora con un diseño y un hardware libres que permitiesen a cualquier artesano local poder fabricarla a bajo coste en cualquier punto del planeta, se conseguiría reducir la mortalidad entre los niños que nacen de forma prematura cada día en diferentes puntos del mundo. Esta revolucionaria idea se convirtió en uno de los proyectos finales del FabAcademy 2015.

La incubadora neonatal accesible se fundamenta en varios pilares fundamentales:

  • Está desarrollada con un código abierto, por lo que los planos son accesibles a cualquier persona que desee construir una.
  • La incubadora es fácilmente reparable por aquellas personas que la han construido e incluso replicable en el momento en el que necesiten más incubadoras.
  • Está diseñada bajo una “ingeniería de mínimos” que permite mantener lo más bajo posible el precio de cada incubadora. Con diseños sencillos y utilizando la mínima cantidad de materiales se consigue evitar complicaciones y mantener los costes bajos. Una incubadora normal ronda entre los 6.000 y 60.000 dólares de coste de fabricación,; éstas no alcanzan los 300 dólares por unidad.

El diseño de la incubadora está realizado en una estructura de madera fabricada con las piezas estrictamente necesarias y una electrónica básica que se ocupa de mantener la temperatura y la humedad en su interior. La incubadora puede adaptarse a las necesidades de cada recién nacido gracias a un diseño especial de sus patas que permite su inclinación.

El proyecto de incubadoras neonatales accesibles nos recuerda que la tecnología aplicada correctamente puede ser un elemento que permita a los ciudadanos de los países más pobres acceder a las innovaciones que se desarrollan en los países desarrollados y que facilitan el acceso a unas mejores condiciones de vida.

Compartir
Artículo anterior¿Turislandia o turismofobia en Málaga?
Artículo siguienteLa nada
Directora de empresa dedicada a la distribución de nuevas tecnologías con más de doce años en el sector. Apasionada del estudio de las relaciones entre sociedad y desarrollo tecnológico.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.