Ángela, ‘la Medinaceli’ mecenas

0
56

Ángela Apolonia Pérez de Barradas y Bernuy fue una de las mujeres más importantes e influyentes de España en tiempos del reinado de Isabel II: destacó sobre otras aristócratas de su tiempo por su labor de mecenazgo. Ángela nació en Córdoba el 9 de febrero de 1827, hija mayor de Fernando Pérez de Barradas Arias de Saavedra, IX Marqués de Peñaflor (1798-1856) y de María del Rosario Bernuy y Aguayo.

El 2 de agosto de 1848 los marqueses de Peñaflor estaban de enhorabuena al casar a dos de sus hijas con dos hijos de los duques de Medinaceli, sin lugar a dudas, una de las casas nobiliarias más grandes de España.

Escudo de la casa ducal de Medinaceli

El título de conde de Medinaceli fue concedido por Enrique de Trastámara a Mosén Bernardo por los servicios prestados durante su  enfrentamiento contra su hermanastro Pedro I de Castilla. Mosén Bernardo era hijo del XII Conde de  Bearne y Fox. Casó con Isabel de la Cerda, nieta por vía materna de Alonso Pérez de Gúzman, el Bueno, fundador de la casa y estado de Medina Sidonia y bisnieta del infante Alfonso.

Luis Tomás Fernández de Córdoba, XV Duque de Medinaceli

Ángela casó con Luis Tomás Fernández de Córdoba y Ponce de León, XV Duque de Medinaceli (8 de septiembre de 1813 – 6 de enero de 1873), mientras que María del Rosario Pérez de Barradas y Bernuy, hermana de Ángela, casó con  Antonio María, XV Duque de Feria, hermano de Luis Tomás. Casaron en la iglesia de San Martín en Madrid.

Tras el enlace, la pareja se trasladó a Madrid, a su palacio, que se encontraba en la Carrera de San Jerónimo, enfrente del edificio del Congreso. La pareja pronto fue habitual en las fiestas, bailes y reuniones de la corte. Ángela entró también como dama de honor de la reina Isabel, con la que mantuvo una gran amistad, y siempre fue fiel a la causa borbónica en España, pues tras el triunfo de La Gloriosa (que forzó la expulsión de España de Isabel II) el palacio de los Medinaceli fue lugar frecuente de reuniones de los partidarios de la restauración borbónica. Tal era su amistad con Isabel y el rechazo hacia la nueva casa reinante en España, que declinó la oferta de ser dama en la corte de María Victoria, mujer del rey Amadeo de Saboya.

Ángela no solo fue importante en la corte de Madrid al lado de la reina, sino que, además, su vida estuvo llena de actividades poco frecuentes para las mujeres de la época. La duquesa destacó por su gran labor de mecenazgo, siendo Federico de Madrazo y Antonio Gisbert dos de sus protegidos, que retrataron a la duquesa entre 1854 y 1860. Ángela fue amante del teatro y promovió el estreno de un importante número de obras, llegando incluso a construir un teatro en su palacio. Mostró preocupación e interés por el desarrollo económico del país y fundó la Sociedad General Protectora de la Agricultura y la Industria. También fomentó la expansión y el desarrollo del ferrocarril en España.

Su acción más reconocida fue la de impulsar la creación de la Cruz Roja en España, de la que fue presidenta perpetua, y fundó también la Sección de Señoras en 1870. Además, Ángela administró los bienes de la Casa Medinaceli, llevando en ellos importantes proyectos de rehabilitación de edificios familiares como el de la Casa de Pilatos en Sevilla.

Ángela María

De su matrimonio con Luis Tomás nacieron 7 hijos:

  • La primogénita, Ángela María, que casaría con Francisco de Borja Téllez-Girón, XVI Duque de Escalona y XI Duque de Uceda.
  • El segundo, pero primer varón -por lo que sería el sucesor en el título de la casa- fue Luis María, el cual casó primeramente con María Luisa Fitz-James Stuart, hija de los Duques de Alba, y a la muerte de María Luisa, casaría con Casilda Remigia, IX Marquesa de Torrecilla.
  • María del Dulce Nombre.
  • Alfonso María.
  • Fernando María.
  • Carlos María.
  • María del Carmen.
Luis María. XVI Duque de Medinaceli

Desde 1873 la mala fortuna golpeó a la familia, cuando su marido falleció en París al visitar a la menor de sus hijas, que se encontraba interna en un colegio de señoritas de la capital francesa. Seis años más tarde, y pocos meses después de contraer matrimonio con su segunda esposa, murió Luis María, que a la muerte de su padre se había convertido en el XVI Duque de Medinaceli. La muerte de este hijo de Ángela sucedió en extrañas circunstancias cuando estaba de caza. No faltaron voces que apuntaban a la posibilidad de un suicidio, sin embargo, la versión oficial estableció que fue un accidente con la escopeta de caza. La muerte del XVI Duque de Medinaceli trajo problemas legales a la familia, pues Luis había muerto sin testar y su mujer estaba embarazada. El hijo póstumo, Luis Jesús, fue criado en el entorno de la familia paterna y sería el futuro XVII Duque de Medinaceli.

La desgracia volvería a cebarse con Ángela y con su familia con la muerte de otro hijo suyo, Alfonso María, en 1880 a los 28 años.

En 1882, Alfonso XII, en compensación a los servicios prestados, creó para Ángela el Ducado de Denia y Tarifa. En 1886 ambos títulos fueron separados y la duquesa cedió el ducado de Tarifa a su hijo Carlos en 1890.

Ángela volvería a casar en 1893 en París, en esta ocasión con el senador Luis León y Cataumber, hijo de los marqueses de las Atayuelas, que fue diputado en las Cortes. Finalmente, Ángela falleció el 13 de agosto de 1803. Periódicos como el ABC en el nº 42 del 14 de agosto de 1904 recoge la noticia elogiando la figura de “la Medinaceli”.

Enlace al periódico ABC del 14 de agosto de 1903:  http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/madrid/abc/1903/08/14/005.html

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.