¿Qué es el vínculo emocional o apego y por qué nos interesa desarrollarlo con nuestro bebé?

0
245

El apego o vínculo afectivo es un concepto que desarrolló el psiquiatra inglés John Bowlby y que explica cómo la relación que se crea, debido a la interacción, entre la principal figura de referencia (o cuidador) y el bebé a lo largo de sus dos primeros años de vida, será crucial en el establecimiento de los patrones que conformarán su personalidad como adulto.

Y es que dicho vínculo emocional proporcionará (o no) la seguridad emocional necesaria para que el infante pueda explorar su entorno de una manera segura y confiada. Esta seguridad se dará en función de la accesibilidad y capacidad de respuesta que le brinde la persona que se erija como su principal figura de afecto.

Según esta teoría, los bebés nacen con un repertorio de conductas innatas, tales como el llanto, el balbuceo o las sonrisas reflejas, cuyo principal objetivo evolutivo es la capacidad de producir reacciones en sus cuidadores. De esta manera, los bebés “buscan” vincularse con sus figuras de referencia, para tener un soporte desde el que puedan explorar el mundo de forma segura, así como para evitar la separación.

apego emocionalEl correcto establecimiento de dicho vínculo afectivo es de vital importancia para el desarrollo de otros aspectos igualmente importantes, como podría ser el desarrollo de la inteligencia emocional del infante, o incluso la instauración de los primeros valores o reglas que comenzarán a regir su vida.

Así que, como podemos observar, el poder estar disponibles y brindar seguridad, respondiendo prestos y estando accesibles para nuestro bebé, es crucial tanto en relación a la instauración de una relación afectiva satisfactoria como para el correcto desarrollo psicosocial del infante. De este modo, los pequeños pueden aprender que viven en un entorno seguro y establecer vínculos de confianza con los padres, viéndolos como personas fiables a las que acudir en busca de cuidado y protección.

Una de las principales herramientas de los bebés para comunicarse y reclamar atención es a través del llanto, y eso puede preocupar a algunos padres. De hecho, existen teorías que sostienen que acudir al llanto constantemente puede hacer que esta conducta se vea reforzada y se haga más frecuente. Si bien eso es cierto, existe otra cara de la moneda; acudir al niño cuando está llorando, habitualmente debido a algún tipo de malestar físico o emocional, muestra al bebé aceptación incondicional, tanto a él como a sus estados internos, independientemente de cuáles sean. Implica aprender que “soy digno de amor” independientemente de mi estado, de si estoy sintiendo cosas agradables o desagradables, lo que fomentará la autocompasión, flexibilidad psicológica y aprender a tolerar mejor emociones como la ira o la tristeza.

Los primeros años de vida son el momento de establecer las bases del edificio sobre el que las personas construirán su personalidad. Que estos fundamentos sean sólidos y flexibles a los diferentes estados emocionales será un factor importante para que puedan abrirse a la vida con confianza en sí mismos y al mundo que les rodea.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.