Tecnología y diversidad funcional

0
864

Los avances tecnológicos, como cualquier cambio en la sociedad, pueden llevar implícitas consecuencias positivas y negativas para sus usuarios. Pero en el caso del desarrollo de elementos tecnológicos y aplicaciones para personas con diversidad funcional, las consecuencias de su utilización son eminentemente positivas ya que suponen una mejora radical en las condiciones que determinan el nivel en su calidad de vida.

Esta estandarización en el uso de las innovaciones tecnológicas que incrementan las posibilidades de desarrollo vital de las personas con disfuncionalidad funcional tiene dos vertientes fundamentales:

Por un lado, la implementación de tecnología en el entorno laboral conlleva un aumento de oportunidades en la empleabilidad de estas personas, que se encuentran ahora con un abanico de posibilidades mucho mayor a la hora de desarrollar sus capacidades profesionales.

Según el informe “Tecnología y Discapacidad” elaborado por la Fundación Adecco, en la actualidad, las empresas que están haciendo una apuesta por la integración están trabajando en cuatro áreas fundamentales:

  • De cara a facilitar la integración de personas con discapacidad física se introducen en los entornos laborales mesas regulables en altura, mobiliario de oficina con diseños ergonómicos, equipos informáticos con cobertores o teclas de tamaños mayores al habitual que permiten el uso para personas con limitaciones en el movimiento.

  • En el caso de personas con discapacidad visual se están implementando todo tipo de equipaciones como pueden ser lupas de aumento, magnificadores, impresoras en lenguaje Braille, además de pantallas de grandes formatos o lectores táctiles de pantallas.

  • Las personas con discapacidad auditiva ya cuentan desde hace décadas con prótesis auditivas a las que hay que añadir la utilización de intérpretes de lenguas de signos, avisadores vibratorios o emisoras de frecuencia modulada.

  • En el caso de la discapacidad intelectual la aplicación del uso de la tecnología para apoyar su integración es bastante más limitado. La apuesta de futuro en este campo parece, a todas luces, que pasa por el desarrollo y aplicación del uso de APPs basadas en pictogramas e indicaciones muy intuitivas. A la par, también se está trabajando en el diseño e implementación de páginas webs interactivas y de lenguaje claro y sencillo.

Por otro lado, el uso de la tecnología produce una evidente mejora en la calidad de vida en el día a día de las personas que sufren este tipo de limitaciones. Tareas como la comunicación se ven facilitadas con la introducción de todas las variantes de dispositivos táctiles que existen en el mercado. La movilidad también se ha visto mejorada en los últimos tiempos y se verá incluso superada con la más que probable generalización del uso de los coches autónomos que conducirán solos.

Pero no es necesario irnos a equipos tan sofisticados, pequeños inventos como sensores fotoelécticos para avisar de llamadas entrantes o de que están tocando al timbre pueden suponer diferencias fundamentales para sus usuarios.

Todos los actores implicados en la integración de personas con discapacidad avisan de la necesidad de seguir trabajando en esta línea. Es imprescindible que exista una apuesta decidida por parte de la administración para seguir apoyando, desde las universidades y otros organismos públicos, la investigación y el desarrollo tecnológico que facilite la vida de tantas personas. Y por otro lado, es fundamental la apuesta de las empresas a la hora de implementar el uso de estas herramientas que permiten la superación de barreras a la empleabilidad de estas personas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.