Los dispositivos móviles en las aulas

0
2076

Tradicionalmente la tecnología móvil se ha relacionado con la telefonía móvil. Actualmente existen múltiples dispositivos que ofrecen la posibilidad de acceder a Internet, ya sean teléfonos móviles, Smartphones, ordenadores portátiles, PDA, tabletas, consolas de videojuegos portátiles, entre otros. Estos dispositivos evolucionan con gran rapidez para adaptarse a las necesidades de los usuarios y también del mercado y, así, aparecen todos los años nuevos dispositivos móviles (no necesariamente de telefonía) o nuevas versiones de dispositivos ya existentes. El abaratamiento de los dispositivos, la reducción del tamaño de los mismos y el aumento de prestaciones favorecen la expansión del uso de los dispositivos móviles.

Las tecnologías móviles han redibujado el panorama educativo, aportando a la educación no sólo movilidad sino también conectividad, ubicuidad y permanencia, características propias de los dispositivos móviles tan necesarias en los sistemas de educación a distancia. Lorenzo García Aretio considera que “la educación a distancia se basa en un diálogo didáctico mediado entre equipo docente y estudiante que, ubicado en un espacio diferente al de aquél, aprende de forma flexible, independiente y colaborativa” (García Aretio, 2001). Por tanto, desde un punto de vista socio-pedagógico, y de forma contraria al concepto tradicional de enseñanza, el m-Learning se orienta al aprendizaje colaborativo, flexible, espontáneo e informal y basado en la resolución de problemas. La aparición de los dispositivos móviles, diseñados en un principio para la comunicación, han introducido un cambio de paradigma en la educación en general y en la educación a distancia en particular. Un instrumento concebido inicialmente para la comunicación, se ha reinventado para utilizarse en la enseñanza como una herramienta didáctica, reconceptualizando y recontextualizando términos hasta ahora considerados absolutos, como eran la distancia y la movilidad.

El m-Learning se basa fundamentalmente en el aprovechamiento de las tecnologías móviles como base del proceso de aprendizaje. Por tanto, es un proceso de enseñanza y aprendizaje que tiene lugar en distintos contextos (virtuales o físicos) y/o haciendo uso de tecnologías móviles. Las tecnologías móviles propician que el usuario-estudiante no precise estar en un lugar predeterminado para aprender y constituyen un paso hacia el aprendizaje en cualquier momento y en cualquier lugar. Un avance que nos acerca al Ubiquitous Learning (uLearning), el potencial horizonte final de la combinación entre las tecnologías y los procesos de aprendizaje. Este horizonte, cada vez más cercano, se vislumbra como respuesta a las necesidades de aprendizaje continuo de una sociedad basada en el conocimiento.

large (3)
Fuente: La educación digital magazine, 2012.

Desde mi punto de vista, debo admitir que mi visión antes de realizar esta investigación era bastante negativa. Nunca he estado a favor del uso de los móviles en el ámbito educativo. Es cierto que me parecían exageradas las medidas que se tomaban contra los alumnos que lo llevaban; es decir, eso de quitar el móvil y que tenga que ir el padre a recogerlo, por ejemplo, me parecía -y de hecho me sigue pareciendo- una verdadera exageración. En mi instituto quitaban el móvil a aquellos a los que se lo veían y, hasta que no iba uno de los padres a por él, no lo devolvían. Como he mencionado, me parece una medida exagerada. Es cierto que están prohibidos pero, ¿tenemos que llegar a esos extremos?

La tecnología avanza muy deprisa y nosotros estamos dentro de la generación que está completamente sumergida en ella, empapada. Nacemos con dispositivos inteligentes en las manos y nos pasamos toda nuestra vida acompañados de las tecnologías. Ahora se empieza a dar una mayor importancia en la educación, con la incorporación de las TIC y el material tecnológico en las aulas, como las PDI (Pizarra Digital Interactiva) o los Beebot (Pequeños robots con forma de abeja); nos muestran nuevos inventos con los que nos es mucho más fácil estudiar, introducen el tema de Internet en nuestras clases y nos enseñan a observar el mundo que nos rodea, más allá de lo que vemos únicamente en las noticias, pero, sin embargo, prohíben los teléfonos móviles. Y yo me pregunto, ¿por qué? Soy la primera en admitir que podemos darles un mal uso, ya que las aplicaciones de las redes sociales o los propios juegos nos podrían distraer de la actividad que estamos realizando, pero un móvil no sirve simplemente para eso.

Recuerdo que el primer aparato electrónico que tuve fue un teléfono móvil y estoy segura de que, como yo, la mayoría de los niños. Es de las primeras tecnologías propias a las que solemos tener acceso y les damos uso a nuestro antojo. Se puede usar un móvil para la educación, sólo tienen que enseñarnos a hacerlo. Con los códigos QR o la Realidad Aumentada, abarcamos muchos ámbitos que sin un móvil no podemos tocar, pero no les damos uso.

Acabo de cumplir 20 años, 20 años rodeada de tecnología, desde los 8 con un teléfono móvil, y es la primera vez en mi vida que escucho hablar de lo que he mencionado. ¿Cómo es posible que, conviviendo con el móvil día y noche -porque nadie se separa de su móvil-, no haya oído nunca hablar del funcionamiento didáctico que se le puede dar?

Es una verdadera lástima que nos perdamos los misterios de la educación porque nadie se pare un momento frente a nosotros y decida enseñarnos, o porque simplemente, ni nosotros mismos queramos dedicar ese tiempo para averiguarlo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.