Más deberes, peor educación

0
986

España es un país donde se trabaja y se estudia más tiempo que en el resto de Europa por la mal entendida cultura del esfuerzo. Los niños de hoy en día tienen excesivos deberes, que les quitan tiempo de juego con otros niños y con su imaginación.

Nuestro sistema educativo está fallando desde el momento que los resultados académicos son peores a la media de la Unión Europea, tal y como refleja el informe Pisa, año tras año. Los continuos cambios de normativas y planes de estudios no ayudan a mejorar esta situación, al no haber consenso entre los partidos políticos.

La OCDE en todos sus informes y recomendaciones, indica que España es uno de los países con más deberes y horas extraescolares de Europa, solo por delante de Irlanda, Italia, Polonia y Rusia, lo que no se refleja en mejores resultados académicos, a pesar de tener una escolarización más temprana.

No puede ocurrir que los niños en casa terminen, la mayoría de los días, lo que no les ha dado tiempo a hacer en la clase, dedicándole toda la tarde a realizar los deberes y a estudiar. Es necesario que los profesores se coordinen, tanto en los días previstos para los exámenes como en los deberes.

papelperiodico-300x199No puede ser que los fines de semana, los festivos y los puentes, no se puedan hacer actividades en familia porque, si no, los niños no pueden terminar sus deberes ni prepararse los exámenes.

Otros grandes problemas son la rigidez que se sigue con los libros de texto y la poca practicidad de las clases. La mejor forma de aprender ciencias es en un laboratorio; las matemáticas, siendo aplicadas con los objetos y situaciones del día a día; la historia, con representaciones teatrales y juegos; el lenguaje, escribiendo poemas o cuentos; los idiomas, hablando y escuchando las clases en ese idioma, etc. El juego es la mejor forma educativa y natural de los niños para aprender, y más, cuando se sienten protagonistas de los mismos.

Los recortes en educación han mermado los recursos en clase y la motivación del profesorado, lo que está repercutiendo en la educación de nuestros hijos, siendo el camino planificado para desmantelar la educación pública.

Los padres y madres ayudan a sus hijos a explicarles la lección, a corregirles los deberes, a preguntarles los exámenes… Pero la duda es saber qué se ha hecho en la clase. El tiempo libre de las familias no puede ser marcado por una mala planificación escolar.

El esfuerzo de nuestro sistema educativo tiene que ir enfocado a enseñar a nuestros hijos los conceptos básicos que tienen que memorizar, no todo el libro; a saber buscar la información de forma rápida y eficaz; tener una educación práctica; aprender a interrelacionarse con otros niños; a trabajar en equipo; la creatividad; enseñarles a pensar y a tomar decisiones por ellos mismos, asumiendo el riesgo de las equivocaciones; a ser buenas personas y, sobre todo, a ser personas felices.

Para educar tiene que haber una coordinación entre las familias y la escuela. Hay que buscar una conciliación de la vida familiar de los niños, con los estudios, con sus amigos y con sus padres. La familia, y más los padres, son el eje principal de la educación en valores de los niños, por eso es necesario poder pasar tiempo de ocio juntos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.