El Plan MARES o cómo coordinar la seguridad en el Estrecho

0
3113

Derivado de la Estrategia de Seguridad Marítima Nacional (ESMN), que a su vez tiene su origen y guía en la Estrategia de Seguridad Nacional (ESN), en las primeras semanas de 2015 el Consejo de Seguridad Nacional (CSN) dio su visto bueno al Plan Integral de Seguridad Marítima en el Estrecho de Gibraltar, conocido como Plan MARES.

El Plan MARES trata de aportar una respuesta coordinada de seguridad a los espacios marítimos que conforman el estrecho de Gibraltar, considerados los de mayor riesgo que circundan nuestra geografía, y que podrían ser escenario de una crisis. El documento trata de trasladar a la zona del Estrecho la visión y las previsiones de la ESMN.

Sala del COS de la Guardia Civil de Algeciras, desde la que se coordina el SIVE (Foto: L. Romero)
Sala del COS de la Guardia Civil de Algeciras, desde la que se coordina el SIVE (Foto: L. Romero)

La eficiente coordinación y cooperación de todos los organismos competentes en la zona del Estrecho, Mar de Alborán y Golfo de Cádiz para alcanzar los objetivos previstos en la ESN relativos a la Seguridad Marítima y poder así hacer frente de manera eficiente a una situación de crisis, es el fin último del Plan MARES.

Su consideración como una de las zonas con mayor tráfico marítimo del mundo, con tres dispositivos de separación de tráfico (al este, al oeste y en el centro); la consideración de la zona como frontera sur exterior de la Unión Europea; la presencia de infraestructuras estratégicas y hasta críticas que requieren una especial atención; la trascendencia de las comunicaciones marítimas para las ciudades de Ceuta y Melilla e Isla de Alborán y la vigilancia que se debe mantener respecto a la amenaza terrorista global, conforma para los redactores del Plan MARES, y para el Gobierno, el entorno determinante para mantener una atención especial en esta zona de nuestra geografía.

El Plan desarrolla cada una de las cinco líneas de actuación previstas en la ESMN y que se resumen en la adopción de un enfoque integral que potencie la actuación coordinada y cooperativa de todas las administraciones presentes en la zona, con un análisis de intereses, riesgos y amenazas, estableciéndose para ello tres niveles de situación. En segundo lugar, se adoptarán las medidas necesarias para el máximo aprovechamiento de los recursos disponibles que permitan prevenir, contrarrestar y minimizar el impacto de las amenazas. En tercer lugar, asumir como necesaria la cooperación con los organismos internacionales a los que pertenece España así como tener presente los convenios internacionales suscritos con los países vecinos y ribereños: Portugal, Marruecos y Argelia. Se contempla igualmente la cooperación fluida con el sector privado para desarrollar una cultura de seguridad marítima. Por último, mejorar la ciberseguridad en el entorno marítimo, igualmente en el ámbito público-privado e internacional.

Tres situaciones de seguridad marítima

El estrecho de Gibraltar desde Tarifa.
El estrecho de Gibraltar desde Tarifa.

El Plan contempla tres situaciones de Seguridad Marítima que, tras el acrónimo SEGMAR, se numeran del 1 al 3. SEGMAR 1 se considera la situación de normalidad, donde se mantiene una monitorización de la actividad marítima en la zona y se solucionan las incidencias que se produzcan bajo los protocolos establecidos. El conocimiento del entorno marítimo en todo tiempo es la base sobre la descansa el sistema, así como su capacidad de prevención, anticipación y respuesta ante cualquier incidencia. Para alcanzar ese conocimiento, el Plan MARES prevé que exista un permanente seguimiento y una adecuada presentación de la situación marítima en todo el área. También un reconocimiento de las rutas habituales del tráfico mercante; la detección de embarcaciones en peligro; la detección de actividades contra el medioambiente y el patrimonio subacuático; la vigilancia pesquera; la identificación de las rutas empleadas para actividades ilegales; la detección y seguimiento de buques que desarrollen actividades sospechosas; el intercambio de información entre los medios desplegados en la zona, tanto aéreos como marítimos, y un correcto análisis de las actividades detectadas y de su posible evolución.

Se considera SEGMAR 2 cuando es necesario activar algún plan de respuesta ante una incidencia grave que no puede ser atajada con los medios y protocolos previstos para la actividad diaria. Más en concreto, cuando el organismo competente requiera el apoyo de medios de un segundo en una escala que supere el mero apoyo de unidades presentes en la zona. En este escalón se debe alertar al Centro de Situación del Departamento de Seguridad Nacional (DSN) para que esté prevenido. Cuando la situación requiere calificarla como SEGMAR 3 se activa el Comité de Situación previsto en el sistema de seguridad nacional para  garantizar la dirección político-estratégica de la crisis. Se considera activado este nivel si la dimensión de los efectos de la crisis o la incertidumbre sobre su evolución excede lo previsto en los planes, convocándose la Célula de Coordinación de Seguridad Marítima en el Centro de Situación.

El Plan contempla, igualmente, una lista de planes o protocolos derivados que deben elaborarse para su aplicación en caso de calificar una situación como SEGMAR 3 y que corresponderá validar al CSMN.

Por último, se considera esencial la cooperación interministerial en el campo de la Comunicación Pública en caso de crisis, previéndose una red de responsables de comunicación de instituciones públicas, coordinados por la Secretaría de Estado de Comunicación, a la vez que se considera conveniente que dichos responsables reciban una información específica previa “para manejar las complejas cuestiones terminológicas relacionadas con el contencioso de Gibraltar”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.