Mafalda, 50 años en La Térmica

0
1412

El año 2014 ya nos dejó, dando paso al 2015, pero todavía colea: 2014 fue el 50 aniversario del nacimiento de Mafalda, la celebérrima creación del autor de cómics argentino Joaquín Salvador Lavado, popularmente conocido como Quino. Con motivo de esta efemérides, se organizó en Málaga una exposición para compartir con el público la trayectoria y las historias de este carismático personaje. Esta exposición, a la cual ya hizo referencia una compañera colaboradora de este medio, puede todavía visitarse en La Térmica hasta el 15 de febrero. A continuación describiremos qué nos ofrece esta exposición, organizada por La Térmica, el Festival Internacional de Historieta de Angulema y Alianza Francesa de Málaga como homenaje a Quino y su obra, que ha sido traducida a más de 20 idiomas y vendida por todo el mundo.

Mafalda sentada ante el televisor.
Mafalda sentada ante el televisor

En esta exposición ideada para todos los públicos, nos presentan a Mafalda como un cómic lúdico y cultural, además de un personaje emblemático y conocido en el mundo entero y, también, una obra con múltiples interpretaciones. Mafalda es altruista, aparentemente ingenua y fácilmente irritable, pero sobre todo destaca por no dejarse engañar fácilmente y por pensar en voz alta y sin tapujos. Sus inicios como tira cómica publicada en prensa durante el periodo que va de 1964 a 1973 fueron suficientes para marcar a un público que comprendía todas las edades: Mafalda despertó en ellos un espíritu crítico sutil al interesarse no sólo por temas cercanos a la ciudadanía argentina de aquel entonces, como la inestabilidad de su democracia, sino temas que continúan siendo de actualidad como las armas atómicas, el conflicto palestino, la ecología, la posición de la mujer en la sociedad y el capitalismo. Se destaca de la obra de Quino su capacidad para crear una doble lectura en su obra, lo cual le permitía evitar la censura y, a la vez, llevar a cabo la crítica que deseaba. Mafalda apareció en tres periódicos hasta 1973, año en el que Argentina vuelve a ser gobernada por una dictadura de la mano de Juan Perón y la masacre de Ezeiza.

La exposición también nos presenta el mundo de Mafalda: sus amigos Felipe, Manolito, Susanita y Miguelito. También nos muestra a sus padres, símbolos de la resignación, que intentan responder lo mejor que pueden a las preguntas de su hija y, a la vez, viven en la mediocridad de un mundo de adultos en el que todo funciona al revés, un mundo en el que Mafalda no quiere crecer.

Firma de Joaquín Salvador Lavado, Quino
Firma de Joaquín Salvador Lavado, Quino

Entre los materiales expuestos se encuentran 120 tiras producidas entre 1964 y 1973, hechas a partir de las originales de Quino y, en principio, inaccesibles, que constituyen un conjunto de facsímiles de gran calidad redactados originalmente en español y acompañados de una traducción al francés. Además, la propia exposición está organizada por contenido, dividiéndose en secciones que se centran en los diferentes aspectos que marcaban la vida de Mafalda, y disponiéndose así las tiras según su contexto. El espacio en el que se desarrolla la exposición simula ser el hogar de Mafalda en San Telmo, con sus distintas habitaciones que el visitante puede recorrer. De esta manera, el visitante pasa por el vestíbulo, donde se nos presenta al autor y a nuestra protagonista junto al resto de personajes. A continuación, se pasa al salón, en el que encontramos un globo terráqueo con las preguntas de Mafalda cuestionando los problemas de este mundo. Posteriormente, el visitante continúa hacia la cocina, donde se recuerda una de las constantes de Mafalda: su aversión a la sopa, una metáfora que representa la opresión. Finalmente, el recorrido concluye en la habitación de Mafalda, donde se agrupan las tiras con la temática de los medios de comunicación o sobre su relación con sus amigos. Es aquí donde podemos ver a Mafalda sentada ante el televisor apagado “para poder pensar”.

Creemos que es un auténtico privilegio poder contar con una exposición de este calado en Málaga, y por ello sólo queda agradecer a La Térmica y al resto de instituciones colaboradoras su esfuerzo y dedicación al acercar la cultura de forma gratuita y desinteresada. Para todos los que estén interesados en visitar la muestra, esta seguirá abierta hasta el 15 de febrero y podrán encontrar toda la información que necesiten en el sitio web de La Térmica.

Compartir
Artículo anteriorAgenda setting versus preocupaciones ciudadanas
Artículo siguienteRenoir y el piano burgués
Traductor y revisor de inglés e italiano a español. Graduado en Traducción e Interpretación por la Universidad de Málaga y cursando actualmente el Máster en Traducción para el Mundo Editorial de esta misma universidad. Natural de San Fernando (Cádiz). Me interesan la política, la literatura, la historia y las lenguas. Sin embargo, en mis artículos me centraré en todo lo relacionado con la lengua española y la lingüística entre otros temas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.