Giro al Sur, pero de otra manera

0
1293

El Real Instituto Elcano (RIE) se ha propuesto no dejar de insistir, para todo el que lo quiera escuchar, que nuestra mirada como país debe rotar al Sur. En octubre de 2013, de la pluma de su analista principal en Seguridad y Defensa, Félix Arteaga, salió el documento La Defensa que viene (más información en este artículo publicado anteriormente en Papel de PeriódicoDe nuevo miramos al Sur) y en noviembre de 2014 se difundió, coordinado por el mismo Arteaga, España mirando al Sur: del Mediterráneo al Sahel, mucho más amplio que el anterior pero con igual trasfondo geográfico y estratégico.

El estrecho de Gibraltar (Foto: C. González)
El estrecho de Gibraltar (Foto: C. González)

Que nadie piense que el texto pasa de puntillas respecto al pasado reciente en cuanto a política exterior o de seguridad, para llevar al lector de forma dulce hacia su conclusión. Dado el giro que plantea, no podía ser de otra manera que siendo crítico respecto a lo hecho hasta ahora. En los últimos años, dice, la actuación estratégica española se fijó en problemas de seguridad lejos de sus fronteras, mientras los riesgos se acumulaban en el Sur.

Se dice en la introducción que el RIE y el Ministerio de Defensa coincidieron en prestar más atención al Sur y por eso se llevó a cabo este proyecto de investigación para analizar los principales problemas que podían afectar a la defensa y seguridad de España a corto y medio plazo. El RIE elaboró así una descripción que ayudara al Gobierno y a la sociedad a tomar conciencia de la interdependencia de España con la zona sur, comprendida entre el Mediterráneo y el Sahel.

Son muchas, a lo largo de sus 190 páginas, las sugerencias que aporta el estudio, que repasa la situación de muchos de los países de la zona, señalando que sufren en su mayoría problemas estructurales de seguridad, arrojando los Estados por tanto una debilidad evidente para hacer frente a su propia seguridad. Ante esto, España no dispone de una estrategia integrada de intervención, por lo que para poder pivotar la prioridad estratégica hacia esta región se precisa articular antes una estrategia y lo que denomina Arteaga “una red de intervención en la Zona”.

Que incremente su influencia en el Servicio Europeo de Acción Exterior es otra recomendación, para conseguir que los intereses nacionales se alineen con los de la UE en este ámbito. El refuerzo del personal agregado a las embajadas de España en estos países sería un medio para influir más en los planeamientos y acciones europeas, dado que de no hacerlo así terceros ocuparían ese hueco.

IMG_0253En varias ocasiones a lo largo de este informe, los autores inciden en la necesidad de que se elabore una estrategia de comunicación de cara a conseguir que la ciudadanía comprenda y se implique en esta decisión estratégica y alcance a entender las distintas actividades que se vienen desarrollando en la zona, al igual que las que se pudieran desarrollar en caso de crisis. Esa comunicación se convertiría en imprescindible si, por pragmatismo, afirma, fuera preciso cambiar la tradicional posición española respecto a la población saharaui.

Dos son los escenarios de mayor riesgo que describe el documento coordinado por Félix Arteaga: el primero afecta a la estabilidad de Marruecos y Argelia y, el segundo, a la difícil sostenibilidad de Ceuta y Melilla. Como tercer elemento, describe lo negativo que resultaría perder las oportunidades económicas emergentes en la zona y en toda África en su conjunto.

Respecto al primer escenario, plantea la necesidad de estudiar detenidamente la evolución de las transformaciones sociales en el Magreb y planificar respuestas. En el segundo predice a corto plazo, en el caso de Melilla, y a medio en el de Ceuta el fin del gobierno local por parte de los partidos nacionales españoles. En el caso de las oportunidades económicas emergentes, alerta sobre el desperdicio de las mismas por falta de visión estratégica, siendo necesario un mejor desarrollo de la inteligencia económica. Demanda esta última que repetirá en varias ocasiones a lo largo del informe, dado que buena parte del futuro de las transiciones norteafricanas se juegan en el campo económico.

Concertar la política exterior en la zona con Francia, Italia, Portugal y Grecia se hace imprescindible para, sobre todo después de la crisis de Ucrania, evitar una postergación de la vecindad del Sur en beneficio del Este.

En sus conclusiones, España mirando al Sur advierte que para evitar percepciones que “magnifiquen los riesgos y subestimen las oportunidades, la Mirada al Sur debe apoyarse en el mejor conocimiento y análisis posible” y para ser coherente con la Estrategia de Seguridad Nacional resulta imprescindible elaborar una Estrategia de Intervención Integrada, es decir, una Estrategia de Acción Exterior en la zona, que suplante a la actual manera de actuar que “se desarrolla de forma compartimentada y sin coordinación previa”.

Fez 073Una reivindicación también repetida en el informe se centra en la necesidad de un “liderazgo único, de Gobierno, en lugar de una delegación departamental”, dado que la asociación estratégica con terceros “precisa un liderazgo al máximo nivel”.

El giro al Sur, defiende el RIE, se debe producir “para quedarse en él. La aproximación al Sur debe tener vocación de permanencia”. Para dar el salto de la presencia a la influencia, añade, se precisan instrumentos de los que hoy carecemos. “No se pueden escatimar recursos para garantizar unos intereses que se declaran vitales”, como quedan definidos en la Estrategia de Seguridad Nacional.

Por último, propone la creación de un grupo de dirección intergubernamental especializado que se dedique al seguimiento de la estrategia en la zona y para asesorar en la gestión de las crisis que se presenten. Y, como guinda del pastel, pero no por ello menos contundente, alerta de que no se pueden seguir elaborando políticas “en función de lo que puedan pensar Argelia, Marruecos o Francia”.

Compartir
Artículo anteriorCrónica de un clima cambiado
Artículo siguienteLa Tesis de Nancy, de Ramón J. Sender
Periodista. Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense. Master en Paz, Seguridad y Defensa por el Instituto Universitario "General Gutiérrez Mellado". Profesor Honorario de la Universidad de Cádiz. Miembro de ADESyD

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.