La BRILEG, unidad de respuesta rápida en 2015

0
1705

El año 2014 ha constituido para la Brigada de la Legión (BRILEG) un intenso periodo de preparación para estar lista, durante el primer semestre de 2015, como unidad de respuesta rápida del Ejército de Tierra. Para ello ha intensificado su ya de por sí alto nivel de adiestramiento y ha llevado a cabo durante el último trimestre dos importantes ejercicios: uno en el Centro Nacional de Adiestramiento (CENAD) de San Gregorio (Zaragoza) y otro en el CENAD de Chinchilla (Albacete).

Despliegue de protección a zapadores. (Foto: L. Romero)
Despliegue de protección a zapadores. (Foto: L. Romero)

El primero sirvió para evaluar a toda la Brigada, desplegada casi al completo, tarea que certificó el Cuartel General de Fuerzas Ligeras. El segundo ejercicio incluyó la integración en un Grupo Táctico articulado en base a la VIII Bandera de la Legión, de una compañía del 3º Royal Wells británico, y de una sección del 2º Regimiento Extranjero de Infantería francés, integrada ésta a su vez en la 8ª Compañía de la VIII.

Durante dos semanas este ejercicio combinado tipo “Beta”, desarrollado en el CENAD de Chichilla (Albacete), tuvo a la VIII Bandera como protagonista, aunque contó también con elementos de artillería, zapadores, logística y Cuartel General de la BRILEG, todos bajo las órdenes del jefe de dicha Bandera, el teniente coronel Luis Cepeda. En total, unos 700 militares.

Blindados franceses en posición. (Foto: L. Romero)
Blindados franceses en posición. (Foto: L. Romero)

Con una extensión de 21×10 kilómetros, el CENAD de Chinchilla reúne las condiciones adecuadas para ejercicios con fuego real, tanto de armas individuales como colectivas, además de poder realizar fuego de mortero y artillería. En esta ocasión, también se contó en las fases iniciales de los ejercicios con la intervención de una aeronave no tripulada (UAV, siglas en inglés), de tipo ligero, guiada desde tierra.

Cuando se trata de explorar territorio desconocido o abiertamente hostil, no hay nada mejor que poder visualizar en profundidad, sin riesgo y desde las alturas, el camino que se ha de recorrer. Para eso ya se utilizan de forma integrada en las unidades de avanzada los UAV, que en Chinchilla también se pusieron en el aire.

No es habitual la integración en ejercicios de este tipo de unidades extranjeras y, más raro aún, que lo hagan varias a la vez y que una de ellas sea británica. Pero en Chinchilla, del 15 al 29 de noviembre, se dieron estas circunstancias y la acción combinada pudo ejercitarse para satisfacción de todos los intervinientes. “Cuando salimos a operaciones en el exterior es lo más normal que actuemos juntos, así que es igualmente normal que nos adiestremos juntos”, señalaba un mando de la Legión durante estos ejercicios.

RG-31 de la Legión, adecuados para ambiente IED. (Foto: L. Romero)
RG-31 de la Legión, adecuados para ambiente IED. (Foto: L. Romero)

Como ejemplo de esta preparación, el 22 de noviembre se desarrolló un ejercicio combinado entre efectivos de la Legión española y de la Legión extranjera francesa, por espacio de casi una hora, con un intenso fuego de armas individuales y colectivas desde vehículos blindados, además de los apoyos por el fuego que prestaban las correspondientes secciones de morteros.

El supuesto consistía en un ataque sorpresivo durante una patrulla por una zona especialmente sensible, ante la posibilidad de que existieran artefactos explosivos improvisados (IEDs), teniendo como consecuencia que la columna atacada ocupara posiciones a lo largo de una extensión aproximada de dos kilómetros y las dotaciones de los vehículos blindados se desplegaran pie a tierra avanzando hacia la zona de origen del fuego, apoyados por las armas colectivas de los vehículos y por las secciones de morteros desde la retaguardia, además de la actuación de tiradores selectos convenientemente mimetizados y estratégicamente ubicados.

Oficial británica enseñando su material. (Foto: L. Romero)
Oficial británica enseñando su material. (Foto: L. Romero)

Una vez alcanzados sus objetivos y neutralizada la amenaza, las dos secciones (española y francesa) simularon bajas entre sus integrantes y desarrollaron la operación de repliegue recuperando a los heridos bajo la protección de barreras de humo y una intensificación del fuego de cobertura.

La sección de la Legión española era transportada en vehículos BMR de zapadores, Lince y RG-31 y la francesa en sus blindados VAB. La unidad francesa había llegado a territorio español por mar, vía Valencia y la británica, igualmente por mar, vía Bilbao con escala en Madrid.

La integración de unidades de distintos países aliados en ejercicios se convierte en esencial para el desarrollo posterior de misiones en el extranjero, donde lo más habitual es que los contingentes aliados deban apoyarse mutuamente y desarrollar determinadas acciones coordinadamente.

Tras unos meses de gran actividad, la BRILEG pasa a estar en situación de alta disponibilidad durante el primer semestre de 2015, para ser desplegada donde el Gobierno la requiera y con un corto tiempo de alistamiento.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.