Medidas de emergencia

0
1192

agua al cuello

Saludos, terrícolas. Las medidas de emergencia son aquellas que se llevan a cabo antes de que el agua llegue a la barbilla. Los dirigentes no lo entienden y disfrazan los parches con acciones de urgencia.

El caso más visible se ha dado en Ucrania, donde el presidente Víctor Yanukóvich (prosoviético), ha tendido la mano a la oposición (proeuropea) a través de un par de asientos en su Gobierno. Bajo este intento de soborno, los líderes de los protestantes, Arsenia Yatsenuik y Vitali Klinchkó, se negaron ante tal ofrecimiento. Diantres, éstas son medidas de emergencia. Entendido, para buscar el consenso sólo hay que quemar Kiev.

Por otro lado. ¿Para qué vas a quedarte con unos puestos secundarios cuando, de seguir las manifestaciones violentas, puedes hacerte con la presidencia del país? Pues al parecer, nadie lo entiende. Mientras tanto, Ucrania –y sus bolsas de gas- sigue sin un novio claro. No debe importarle mucho que Rusia y Europa sigan cantándole al balcón un par de semanitas más.

Salvando las distancias, las medidas de parcheo se repitieron en España, hábitat natural de estas acciones. Tras las protestas del barrio de Gamonal, el ayuntamiento de Burgos entró en razón y pensó que no era el momento para construir el bulevar de la discordia. Seguramente, no tuvo nada que ver que las manifestaciones se propagaran por todo el país y que políticos de cada esquina de la península se pusieran nerviosos. Cada cual que busque la versión del cuento que más le guste.

Ya que vivís en una cultura globalizada, no hay nada más importante a escala planetaria que un mundial de fútbol. Al parecer, parte de los brasileños se han dado cuenta de que todas las glorias e infraestructuras que iba a suponer la celebración de este evento, no llegarán a los bolsillos del pueblo llano. Este sector afirma que sobrecostes y demás ingresos sin argumento se quedarán en las instituciones y administraciones corruptas. Me suena algo de eso.

Hablando de corrupción. Las cuentas de miembros del Gobierno chino en paraísos fiscales han desatado un revuelo en los debates. Nadie se esperaba que en este país se diera una lepra propiedad de los países capitalistas. No por ideologías, sino por la pena de muerte y otros castigos similares. Parece que la globalización no es sólo que en Pekín aprendan a bailar sevillanas. Todo lo malo se pega.

Las medidas de emergencia nunca se aplican tal y como se describen en el diccionario. De nada sirve poner una tirita sobre la herida profunda. Sobre todo, si las punzadas han sido constantes. Egipto, Siria, Sudán o Afganistán son nombres que quedan lejos en el espacio; pero se sienten cerca en el tiempo. Son claros ejemplos de parche sobre parche sin cura a corto plazo. Aprended, a veces partir de cero pacíficamente puede ser la mejor de las soluciones. Hasta la semana que viene.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.