Los piratas del Caribe

0
1595

sacyr panama españa

Saludos, terrícolas. La Marca España se estanca, una noticia que no es nueva. Sin embargo, esta vez se queda amarrada en el puerto. Tras el quiebro de Sacyr a las autoridades panameñas por la ampliación del canal, el Gobierno se echó las manos a la cabeza. Por una obra que estaba en manos de españoles, seguía la trayectoria chapucera de muchas infraestructuras de vuestro país.

El principal obstáculo recaía sobre los sobrecostes para construir dicha obra faraónica. Este aumento inflaba las cuentas iniciales en 1.200 millones de euros. Diantres. Los expertos y tertulianos se escudaron en que pagar dicha diferencia es una costumbre normal en España. El resto del mundo es raro por no querer pagar más de un presupuesto fijado. Miren que sosos son los panameños. La fama de piratas de los españoles resurge en las tierras que le dieron la fama. Un círculo redondo donde se cambiaron las prótesis de palo y el parche por chaquetas y corbatas.

Hablando de cosas que no cambian en esencia, la monarquía española vuelve a dar otra palmadita a la Marca España. Lejos de los escarceos rosas típicos de los reyes europeos, los periódicos internacionales se hicieron eco de la imputación de la infanta Cristina. Más que familia de ejemplo, se convertirá en familia de representación de cierto sector de la población; me refiero al grupo de personas con cuentas en Suiza y que torea a la Justicia como quiere.

Sin embargo, los medios más cercanos a las administraciones intentaron silenciar los contenedores quemados. Me explico. No puedo estar de acuerdo con quemar mobiliario urbano para expresar opiniones, sobre todo cuando la reparación sale de las arcas públicas. Las actividades que impliquen violencia son jurásicas y sólo tienen el objetivo de llamar la atención. En Burgos y Melilla saltaron las alarmas, aunque en cada ciudad estallen por motivos muy diferentes. Por ello y para no tocar conceptos territoriales, me centraré en la ciudad de Castilla y León, donde la remodelación de un bulevar se convirtió en una excusa para que parte de los ciudadanos mostraran su descontento por todo lo que le rodean.

Posiblemente, el bulevar hubiera beneficiado a los vecinos e imagen del barrio de Gamonal. Pero quiero alejarme hacia lo abstracto, hacia el contexto. Dudo que en época de bonanza, las mismas personas se hubieran enfrentado contra la policía en una batalla campal. ¿Qué está pasando? La respuesta es muy sencilla. El paro produce aburrimiento, deprime y estresa. Como animales que sois, necesitáis distraeros, recibir estímulos. El ser humano necesita sentirse útil.

Las cifras de las estadísticas sólo hablan de beneficios, renta familiar o consumismo. Datos numéricos. No hay alma, no se habla de la salud mental de esas personas que se asfixian en su casa. Quieren trabajar para traer comida a casa, para pensar en un futuro con vivienda propia e hijos. El paro os está volviendo locos por inactividad. En cuanto veis el menor ápice de ejercicio mental, os involucráis y lo entiendo. Que vuestros líderes sólo ofrezcan estímulos negativos, es otra cosa.

Después de esta retahíla de ejemplos, os afirmo que no van a llegar inversiones extranjeras, no se van a crean nuevos puestos de trabajo de marcas internacionales, seréis un agujero negro en los medios del mundo, nadie sabrá que existís hasta que la Marca España no nazca de todos los españoles. Cuando vuestra imagen se base en hechos y no en fe. Todo comenzará cuando lo españoles se vean entre ellos como los mejores ciudadanos del mundo, cuando las discusiones sean constructivas y no nieblas que tapen a sus gobernantes. Cuando los españoles se intercambien sueldos proporcionados a su valía. Cuando los españoles dejen de decir bajito que lo son. Ahora, desde cero, os toca cambiar y crear un sentimiento a vuestro gusto. Hasta la semana que viene y un abrazo marciano.

Compartir
Artículo anteriorLeer el Arte: Caravaggio
Artículo siguienteEl jamón, de etiqueta
Cordobés a mucha honra, Paco Garrido se licenció en 2010 en Comunicación Audiovisual en Málaga. Desde entonces ha trabajado para distintos medios locales como Diario Córdoba o El Día de Córdoba, con el que continúa colaborando. Además, también desarrolla su actividad en el ámbito digital, como es el caso de la revista para IPad, Actualidad7, o el canal del Youtube de Objetivo:Cine.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.