Paro y Educación, claves en la fuga de talentos

1
1631

Muchos miles han sido las personas que han decidido hacer sus maletas y buscar nuevas oportunidades laborales, desde que hace cinco años estallara la crisis económica en España. Es difícil encontrar cifras oficiales porque, seguramente, es complejo controlar el flujo migratorio que se ha producido, especialmente durante el último año, en nuestro país. No obstante, la estadística que trabaja el Padrón de Españoles Residentes en el Extranjero (PERE), nos indica que sólo en 2012 se incrementó en un 6 por ciento el número de españoles que decidió salir de España. Un porcentaje que se traduce en casi 2 millones de personas. Nada más y nada menos.

maletinLa falta de oportunidades laborales en un país que presenta la tasa de paro más elevada de la Unión Europea, ha obligado a muchos, sobre todo jóvenes, a emigrar. La expresión fuga de talentos o de cerebros, ha servido para acuñar a toda una generación de JASP (Jóvenes Aunque Sobradamente Preparados) españoles que buscan fuera lo que dentro ni se adivina a ver.

En España no hay trabajo y hay que buscarlo fuera. Muchos, la gran mayoría, se encuentran con la dificultad del idioma. En Europa, Alemania y Reino Unido son los destinos preferidos en este éxodo cada vez más masivo. Obligado por las circunstancias, muchos se van sin pensar que Alemania exige saber más alemán y Reino Unido, más inglés. Y el sistema educativo español mantiene un déficit y una gran deuda histórica con la que muchos ya llaman la generación perdida, que incluye a los jóvenes entre 25 y 35 años de edad. El idioma es una traba a la hora de buscar oportunidades laborales fuera de España. Sin embargo, no son pocos los que han visto que el español es el segundo idioma más hablado del mundo, tras el inglés. Y, por ello, han dirigido sus equipajes al otro lado del Atlántico. México y América del Sur son destinos cada vez más favoritos. Porque, no nos equivoquemos, España, hoy día, es un país de emigrantes.

[quote_box_right]Sólo en 2012 se incrementó en un 6 por ciento el número de españoles que decidió salir de España. Un porcentaje que se traduce en casi 2 millones de personas[/quote_box_right]

Los datos oficiales que nos ofrece el Instituto Nacional de Estadística (INE) son clarificadores. De 2009 a 2013, casi 500.000 personas, han engordado el padrón de españoles en el extranjero. Miles de talentos, de conocimientos, que otros países están aprovechando. Dentro de la Unión Europea y en 2013, Alemania ya tiene más de 116.000 españoles censados; 74.000, en Reino Unido. Y al otro lado del ‘charco’, nos encontramos en Brasil y México, más de 100.000 en cada uno de ellos; en los Estados Unidos de América, casi 95.000; más de 51.000, en Chile. Y, por encima de todos ellos, Argentina. La ‘patria chica’ reúne a más de 385.000 españoles, más que toda la ciudad, española, de Córdoba.  Estos son los datos, puros y duros. Y detrás de unas cifras, siempre hay unas reacciones. Nuestro gobierno, a través de su ministra de Empleo, Fátima Báñez, se refirió este mismo año 2013 al exilio de jóvenes para buscar empleo, en términos de “movilidad exterior”. Una descripción que se ajustaría a la realidad siempre y cuando se produjera un equilibrio entre los que entran y los que salen, entre la inmigración y la emigración. Y, desgraciadamente, hoy por hoy, España es más un país de emigrantes que de inmigrantes. España ha expulsado fuera su talento, por mucho que lo quieran disfrazar de otra cosa.

Un sistema educativo inflexible

Sin duda, el aumento del paro provocado por la crisis económica está detrás de esta salida obligada al exterior. Pero no es el único factor determinante. “Los elevados índices de desempleo no impiden miles de vacantes laborales sin cubrir, porque el mercado no ofrece los profesionales con las capacidades y habilidades específicas que se demandan”. Esta afirmación forma parte del Hays Global Skills Index 2013, un completo estudio de la multinacional británica Hays en colaboración con Oxford Economics, que cita Eleconomista.es.

El informe nos viene a decir que los profesionales disponibles en muchos países no responden a los requisitos y aptitudes que las empresas buscan. Y, en este sentido, España es uno de los países en los que es más patente este desajuste. Y en dicho desajuste, nuestro sistema educativo tiene mucho que decir. Así lo pone de manifiesto el citado estudio que asegura que la base de los problemas del mercado laboral en España, lo encontramos en la educación. Los planes educativos son rígidos y no se adaptan a las necesidades del mercado laboral. Conclusión: se pierde el talento. Y el estudio profundiza en este aspecto, porque indica que en los últimos cinco años el empleo cayó un 7 por ciento entre los trabajadores con alta cualificación, frente a un 27 por ciento de trabajadores sin estudios, muchos de ellos procedentes del sector de la construcción. Por ende, el más castigado por la crisis económica.

[quote_box_left]Los profesionales disponibles en muchos países no responden a los requisitos y aptitudes que las empresas buscan[/quote_box_left]Y es que la burbuja inmobiliaria ha terminado haciéndole mucho daño a la economía de este país, ya que terminó desplazando el talento hacia un sector económico que vivió un esplendor efímero. Ello explica que muchos jóvenes españoles abandonaran sus estudios para ganar más dinero que sus propios profesores. Ese desperdicio de talento ha traído sus consecuencias… Y de aquellos polvos, vienen estos lodos.

Para Hays, la solución para encontrar el equilibrio está en qué pueden hacer los gobiernos y las empresas, en este caso las españolas, para desarrollar proyectos que faciliten el desarrollo del talento y aseguren la prosperidad. Viendo cómo funcionan unos y otros, y la coyuntura actual, importa poco que el talento se marche. La teoría de la multinacional inglesa en España, parece más una quimera que otra cosa.

Compartir
Artículo anteriorLa ley Wert aleja al individuo del pensamiento racionalista
Artículo siguienteLagar Town – Dormir o no dormir
Licenciado en Periodismo. Ejerciendo como periodista y redactor desde hace casi 20 años. He escrito para prensa, radio, televisión e Internet. Me considero un profesional de la Comunicación. Metido de lleno en el mundo del Social Media y las Redes Sociales. Soy una mente inquieta, en continua evolución y adaptada a los cambios. Me gusta el cine, la música, viajar, el fútbol... y me apasiona escribir. Aquí, en Papel de Periódico, lo haré sobre temas de Economía que afectan directamente a la sociedad. http://about.me/fecha2012

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.