Únicos testigos

0
854

sno

Saludos, terrícolas. Si las momias levantaran la cabeza, después de romper la cristalera de algún museo británico, volverían a quedarse dormidas con tal de no ver lo que está ocurriendo en su tierra de origen.

Lo siento, no os entiendo. Como extraterrestre vigilante que soy, no comprendo vuestras idas y venidas. La teoría del péndulo se convierte en una filosofía que no sólo interfiere en la moda y el arte. Por ejemplo, nadie se olía la tostada de que, a la llegada de Mohamed Morsi –elegido democráticamente-, parte del pueblo se sintiera muy poco representado. Tal es el descontento de este sector, que prefiere la vuelta de los viejos fantasmas. Virgencita, déjame como estoy. Perdonen mi herejía.

Los Hermanos Musulmanes y sus partidarios vuelven a sus reductos tras ser derrocados por un golpe de estado. Sí, he dicho las tres palabras que pocos se atreven a nombrar, aunque dicho ataque les beneficie a todos los líderes occidentales. Cuando se aparta a los violentos con violencia, Houston, tenemos un problema.

En Egipto, se vuelve al punto de partida, es el año cero sin más remedio. En lo más alto, el ejército, parte de la población y alguna que otra ayuda americana, han encumbrado a Mohamed El Baradei como cabeza de pirámide. Después de que estallara la primavera árabe en el país mediterráneo, Baradei se convirtió en la encarnación de la revolución, incluso se presentó como candidato, aunque se retirara al considerar que las política aún estaba regida por los poderes militares; los mismos que ahora le han llevado al Gobierno. Parece ser que cuando se pertenece al club de los Nóbeles de la Paz, las percepciones cambian. Que se lo digan a Obama, que nada ha tenido que ver con este revuelo.

Hablando de presidentes americanos y su influencia en el mundo. Edward Snowden sigue en paradero desconocido. No va en ningún avión. Que se lo pregunten a Evo Morales, que tras el cierre del paso aéreo en Francia, Portugal e Italia, su vuelo por Europa se convirtió en un verdadero calvario. Al respecto, España se encontró entre la espada y la pared; o lo que es lo mismo, entre sus intereses económicos en Latinoamérica y una colleja de Obama. A regañadientes y con versiones distintas, el presidente boliviano llegó a su país sano y salvo. Aunque, este retraso en los planes y un jet lag considerable, supuso que le tendiera la mano al fugitivo Snowden por si le apetece tomarse unas vacaciones protegidas en la nación andina. Incluso, algunas fuentes afirman que el estadounidense se ha dirigido a Nicaragua para solicitar asilo. Ponga un fugitivo en su vida.

Entre tanto, Bárcenas sigue en la cárcel y tiene mucho que contar, como buena serie que deja lo mejor para la siguiente temporada. Aznar y Rajoy siguen peleándose entre ellos; al menos, esta semana, el PSOE ha estado algo más taimado por aquello de sus noticias en Andalucía. Pero todo esto, es otra historia. Hasta la próxima entrada. Un abrazo marciano.

Compartir
Artículo anteriorEl gaucho: paradigma de la libertad o resistencia social
Artículo siguienteLagar Town – Periódicos de interés
Cordobés a mucha honra, Paco Garrido se licenció en 2010 en Comunicación Audiovisual en Málaga. Desde entonces ha trabajado para distintos medios locales como Diario Córdoba o El Día de Córdoba, con el que continúa colaborando. Además, también desarrolla su actividad en el ámbito digital, como es el caso de la revista para IPad, Actualidad7, o el canal del Youtube de Objetivo:Cine.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.