Medios que quieren cambiar el mundo a cualquier precio

0
1161

El secreto de la enfermedad de chavez

El pasado 24 de enero vivimos un ejemplo de ejercicio periodístico esperpéntico, como diría Ramón María del Valle Inclán. Hace mucho tiempo que un medio de comunicación de influencia rectora no tenía un dislate de dimensiones tan enormes como el de El País. El Periódico Global en Español publicó en su web y en su edición impresa una noticia sobre la enfermedad del Presidente de Venezuela, Hugo Chávez, titulada: “El secreto de la enfermedad de Chávez” acompañada de una fotografía falsa, que le obligó a retirar la edición impresa de los quioscos y la noticia de su web. En su lugar, se podía leer: “El País retira una falsa foto de Hugo Chávez”.

El problema, aunque gravísimo, no es que El País haya publicado una fotografía falsa, sino que ésta es la que apoya la noticia que también es falsa. Y aún peor, todo esto se hace en Portada. El pasado día 26 de enero el periódico español publicó una noticia titulada: “Relato de un error de El País”. En ésta, dos “reconocidos periodistas” reconstruyen lo ocurrido con la fotografía falsa de Chávez. En dicha información, manifiestan que la fuente de esta imagen, por la que El País pagó 15.000 €, era la agencia Gtresonline. También explican que no querían que se firmase la fotografía, porque la vida de la persona que la hizo corría peligro. No puede ser más ridículo y falaz el argumento, porque otros medios latinoamericanos como La Jornada o Cubadebate inmediatamente pudieron contrastar el origen de esa fotografía, y lo encontraron en la red.

 

 

La fotografía procedía de un vídeo de youtube de 2008 titulado “Intubacion de Acromegalia AMVAD”, en el que se pueden ver imágenes de un enfermo entubado al que han querido hacer pasar por Chávez. En la noticia, el diario manifestaba que el gobierno venezolano tenía el deber de transparencia con respecto a la oposición. Y esto es muy grave desde el punto de vista periodístico. Todo está basado en una noticia y fotografía falsas.

Esta imagen, según El País, proporcionada por la Agencia Gtresonline ha sido la fuente informativa del “mayor periódico de referencia” en España y uno de los de “mayor credibilidad” a nivel internacional, que aseguraba que no había podido comprobar la información, por las particularidades políticas de Cuba y las restricciones informativas que impone el régimen. Cabe preguntarse si ha sido un error intencionado, ya que es una máxima periodística que si una noticia no se puede contrastar, nunca debe publicarse. Si El País no pudo verificar la información, jamás debió publicarla.

Dicho esto, es necesario hacer dos reflexiones. Una, desde la dimensión  periodística, y otra, desde la político-económica.

La primera, periodística, deriva de la decisión tomada por el Grupo PRISA, empresa matriz del diario, de despedir más de cien trabajadores del periódico, afectando, sobre todo, a los periodistas con más experiencia. Estas decisiones terminan devaluando la calidad de lo publicado. Si hasta hoy la calidad del diario disminuía notablemente, a lo que llevan estas prácticas es que lo que edite éste, se debe “poner en cuarentena”, ya que puede contener errores e incluso falsedades intencionadas como es el caso.

Moisés Naím, columnista de El País, escribía, el 27 de octubre de 2012 un artículo, de David Barboza, denominado: “Periodismo que cambia el mundo”. En él, se refería a una investigación realizada por The New York Times en Shanghai sobre la corrupción política en China. Señalaba Naím que esta investigación no se podía haber hecho, si no hubieran contado con muchos recursos económicos. Por tanto, como él expresaba, el buen periodismo cuesta dinero, porque los profesionales experimentados, con años de redacción en sus espaldas, son los que dotan de grandes contenidos a los medios y les hacen ser creíbles. Pero diarios como El País prefieren los ERE, desprenderse de la plantilla experimentada, y nutrirse de “agencias” que extraen las imágenes y noticias de youtube, lo que puede hacer cualquier bloguero, con todo mi respeto a los blogueros. Fruto de los barros de los despidos, se tienen estos lodos de hacer periodismo mediocre y basura, periodismo mercenario y sicario, nunca mejor dicho, con tal de defenestrar a Hugo Chávez.

La segunda dimensión tiene que ver con la política-económica. Esta fotografía y noticia falsas, y de mal gusto, publicadas en El País, nos extrañarían si no se conociera el antichavismo que nutre los tuétanos de la ideología de este diario. Son frecuentes las campañas contra el gobierno venezolano y, en concreto contra el presidente, elegido democráticamente, Hugo Chávez. La máxima expresión demostrada por este periódico, que se llama defensor de la democracia, fue la justificación, en su editorial de 13 de abril de 2002, del golpe de estado contra el presidente de Venezuela, titulado “Golpe a un caudillo”.

También es conocida la alianza de PRISA con el grupo mediático venezolano antichavista Cisneros, que ya ha anunciado se traslada a Miami, para desde allí dirigir su cruzada contra Chávez y todos los presidentes latinoamericanos que se han aliado contra la intromisión ilegítima del poder económico en asuntos de sus estados, protegiendo sus fuentes de riqueza energéticas, que durante siglos han sido esquilmadas por multinacionales americanas y europeas.

Por tanto, El País utiliza el principio maquiavélico de “el fin justifica los medios” y ataca presidentes democráticos cuyos objetivos son poner los recursos económicos y energéticos al servicio de los ciudadanos y del interés público de sus países. Al periódico “se le ha visto el plumero”, como se suele decir. Ahora, el diario no puede deshacer este embrollo intencionado y premeditado con una disculpa a sus lectores, porque la integridad y la imagen de un gobierno y de una persona que está convaleciente, y que representa a millones de venezolanos, están en juego

Y sobre todo, no es ético, desde el punto de vista periodístico y vulnera los códigos deontológicos, elaborar premeditadamente una noticia falsa, de una fotografía sobre la que se duda de su autenticidad, tomada de un vídeo de youtube. No obstante, el diario español, a pesar de no tener certeza de la veracidad del documento lo publicó con el objetivo de desinformar y, lo que es peor, de engañar a un mundo que, El País y otros medios afines a intereses mercantilistas, quieren cambiar a cualquier precio, publicando noticias falsas como ésta del Presidente de Venezuela, a quien hay que respetar su intimidad en su ya desgraciada enfermedad.

Compartir
Artículo anteriorEl Orientalismo
Artículo siguienteNatividad: Elucubremos
Hace muchos años, quedé impregnado de una frase de Cervantes que decía "quien lee mucho y anda mucho, ve mucho y sabe mucho". Periodista por vocación, curiosidad innata, sed de conocimiento constante. Viajo, escribo y leo para que el mundo no se me haga pequeño.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.