Criadas y señoras de Kathryn Stockett

6
3357

Siempre que salía a colación este libro o que leía alguna reseña sobre él o, incluso cuando se estrenó su película, mi sensación respecto a él era la misma: me daba demasiada pereza leerlo. Y la verdad es que no había razón alguna para ello porque no creo que exista un libro que del que se haya hablado tanto, y tan bien, en los últimos años. Pero nada, a mí Criadas y señoras de Kathryn Stockett seguía sin resultarme una historia atractiva de leer hasta que, claro está, cogí el libro y me decidí a tener una opinión sobre él. Y aquí está.

Tres mujeres, dos mundos y una sola ciudad. Criadas y señoras es el retrato de esa sociedad de la década de los 60 en la que la igualdad estaba lejos de ser un hecho y en la que, por nacer de color, eras considerada menos persona que un blanco.

Skeeter tiene 22 años y acaba de terminar sus estudios en la Universidad de Misisipi. La vuelta de la joven a casa está plagada de contratiempos porque su madre desea ver a la joven prometida pero Skeeter tiene otros planes a corto plazo. Unos planes algo peliagudos en los que también se embarcarán Aibileen y Minny, dos criadas negras que trabajan en casas de algunas de las “amigas” de Skeeter. Aibileen ha sido sin duda mi personaje favorito durante toda la novela. Destila sabiduría y buen hacer y siempre tiene claro cual es su sitio, siguiendo las “reglas” establecidas por las señoras blancas de entonces. Cuida de la hija de su señora como si fuera suya y le explica a la pequeña las normas que rigen la sociedad de aquella época. Como detalle relacionado con lo anterior, me gustó mucho la escena en la que Aibileen enseña a usar el orinal a la hija de Elizabeth Leefolt, su señora.

Detalle aparte, otra de las protagonistas indiscutibles de la novela es Minny Jackson. Esta mujer también se gana la vida trabajando en casa de señoras blancas pero Minny tiene un problema que no acusan tanto sus otras compañeras: habla mucho, quizás demasiado. Y esa faceta le lleva a perder algún que otro trabajo y trabarse algo más que una enemistad con la señora Hilly Holbrook, una auténtica bruja que no solo siembra tempestades entre las criadas de Jackson sino que también se entretiene en hacerle la vida imposible a algunas de sus muchas amigas, entre ellas Elizabeth o Skeeter.

Llegados a este punto, y sino habéis leído el libro, os podéis estar preguntando qué une a estas tres mujeres. Todo surge como fruto de la casualidad y el devenir de los acontecimientos, Skeeter ha conseguido un trabajo en una publicación y para redactar sobre trucos del hogar pide ayuda a Aibileen y la criada, aunque reticente al principio, acepta a ayudarla. Y es ahí donde se empieza a forjar esa relación, vista como extraña y rozando el escándalo, de estas dos mujeres que se embarcarán en una empresa cuanto menos que arriesgada.

Dicen de Criadas y señoras que es un clásico contemporáneo, un libro que no pasará de moda por mucho que corran las hojas del calendario. Al margen de eso, lo que está claro es que Kathryn Stockett ha sabido crear unos personajes llenos de vida y de humanidad que tejen su historia por separado, blancos y negros, pero que al final, aunque ellos no sean capaces de verlo, llegan al mismo punto. Y es que, si hay algo que hace grande a este libro, más allá de sus protagonistas, es el hacer fácil lo difícil. Hablar de las diferencias de clases, del trato que recibían las personas por ser negras, no debe resultar sencillo sin caer en convencionalismos o términos opinativos. Sin embargo, Kathryn Stockett ha conseguido que su Criadas y señoras traspase el papel y, con un estilo sencillo y ameno, ha mezclado el drama con la risa, la injusticia con los deseos de cambio, las escenas dolorosas con lecciones de valor y lealtad.

Y es que, tras muchos “lo leo, no lo leo”, Criadas y señoras ha conseguido su objetivo, plantearle preguntas al lector y entretenerlo con una historia con tintes más que reales.

Editor: Maeva

Fecha de publicación: 2009

Colección: Novela

Nº de páginas: 480 págs.

ISBN: 9788492695102

Precio: 20€

 

6 Comentarios

  1. Como sabes a mí me gustó mucho tanto la película como el libro, una historia que se disfruta leyendo y que luego, días después de haberla terminado, sigue en la mente, haciéndonos reflexionar. Le cogí mucho cariño a las tres protagonistas principales y me reí muchísimo con Minny. Muchos besos.

  2. Un libro que me gustó mucho también. Por su historia, por las reflexiones a las que te lleva, por lo bien narrada que está… Un buen libro.
    Besotes!!!

  3. Goizeder: yo ya tengo pensamiento de ver estas navidades la película porque además me gusta ver las adaptaciones cinematográficas de los libros casi después de haberlos leídos. Manías que tiene una.

    Isa: pues entonces estás más predispuesta de lo que estaba yo y eso es genial.

    Margari: totalmente =)

  4. Que desastre soy… Quiero leerlo desde hace muuucho tiempo y ni siquiera me he hecho con él… Espero que el 2013 sea el año de “Criadas y Señoras” para mí!
    Besos!

  5. Bueno, yo también he tardado mucho en leerlo y me alegro porque así se me han ido olvidando las cosas dichas sobre el libro y he podido disfrutarlo sin estar “intoxicada” por otras opiniones. Ya me dirás qué te parece =)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.