Soy reciclado

0
641

Hace mucho, mucho tiempo, en un lugar muy lejano, cuando aún no existía ni tan siquiera “la nada”, algo maravilloso ocurrió: la Creación.

A partir de un punto casi infinitamente pequeño y con una explosión, que no podía sonar porque ni el sonido ni nada que lo transportara existía, todo surgió. La materia y el tiempo comenzaron su expansión hace 13.700 millones de años con el Big Bang y, aún hoy, y cada vez más rápidamente, la materia lo sigue haciendo, poniendo el límite del Universo cada vez más allá.

Hoy en día, esto es aceptado por Ciencia y Religión pero cada una de ellas intenta poner nombre a quien encendió la mecha, pero el hecho es que ocurrió y la materia se creó en su forma más elemental: al principio todo era hidrógeno. Este elemento es el más simple de la Naturaleza, el primero de la Tabla Periódica que estudiamos de jóvenes. Pero si al principio solo había hidrógeno, ¿Cómo nacieron el resto de los 92 elementos que existen? La respuesta está en una máquinas extraordinarias: las estrellas.

Las estrellas no solo dan calor, transforman la materia quemando una cosa para convertirla en otra.

El combustible inicial de una estrella es precisamente el hidrógeno de la creación que, calentado a temperaturas de 15 millones de grados en su horno nuclear, lo transforma en helio, perdiendo una cantidad de masa que se transforma en energía. Este proceso, en una estrella como la nuestra, continúa durante millones de años hasta que todo el hidrógeno se agota, las reacciones nucleares comienzan a perder fuerza y la gravedad empieza a derrumbar las capas de la estrella hacia el centro, ya que las explosiones nucleares han dejado de presionar hacia fuera. El helio empieza a agolparse en el centro de la estrella cada vez con más violencia y presión hasta el momento en que la temperatura llega a un punto crítico que vuelve a encender el horno nuclear quemando el helio y dando como resultado carbono. Una vez acabado el Helio, el proceso se repite quemando carbono para transformarlo en otro elemento más pesado, y así sucesivamente en distintas etapas que cada vez consumen más rápidamente el combustible, haciendo que la estrella aumente su tamaño, la violencia de su existencia y anunciando el final de su vida.

Las estrellas más activas son las más grandes. Su vida suele ser miles de veces más corta que la de las estrellas pequeñas y tranquilas, como nuestro Sol. Estas estrellas gigantes pueden llegar a transformar el hidrógeno hasta en otros 25 elementos, pero cuando llegan a transformar el silicio en hierro, el proceso no puede continuar. La estrella no puede fusionar átomos de hierro y su horno se apaga para siempre. En ese momento, y en cuestión de segundos, la implacable gravedad toma el relevo y derrumba toda la estrella hacia su centro en un cataclismo tan rápido y violento que se produce un efecto explosivo de rebote, dando lugar a la explosión más potente conocida en el Universo: la supernova.

Esta explosión genera más luz y energía que el resto de las 200.000 estrellas de su galaxia juntas. La temperatura sube hasta los 100.000 millones de grados. Es en estas condiciones tan extremas donde la materia final de la estrella y de sus alrededores vuelve a ser un combustible válido para nuevas reacciones nucleares, esta vez de fisión, que rompen los átomos que creó la estrella y los transforma en plata, estaño, oro, plomo, etc.

Esto nos lleva a una pregunta: si nuestro Sol no ha muerto, y los metales pesados son el producto de la muerte de una estrella, ¿Cómo es que hay oro en nuestro Planeta?

La respuesta es clara: ese Oro vienen de la muerte violenta de una estrella anterior a la nuestra. De sus restos nació nuestro Sol, nuestro planeta y todos los materiales que nos rodean, incluidos el carbono, el potasio y el calcio de nuestro cuerpo.

Somos el producto de la vida y la muerte de las estrellas. Por tanto, lo quiera o no, soy ecologista por naturaleza ya que hasta yo soy reciclado.

Fotografía: Juan Antonio Sánchez

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.