Somos lo que comemos

0
217

Es difícil establecer una relación directa entre la alimentación y el riesgo de padecer un cáncer, aunque sí hay estudios científicos que demuestran que es un factor que aumenta el riesgo de tenerlo, como ocurre con el tabaco.

También existen casos reales en España, como el del médico de familia Odile Fernández, al que un cambio alimenticio y de vida, junto con los tratamientos médicos, le han ayudado a superar esta grave enfermedad.

Las recomendaciones son fáciles de seguir: comer los alimentos que indican la pirámide alimenticia y que nos han enseñado desde pequeñitos.

Vivimos en un mundo donde el estrés domina nuestra vida, en el que no tenemos tiempo para nosotros, donde somos Superman y Superwoman; trabajamos, criamos, educamos, estamos más preocupados del postureo en la vida virtual que en disfrutar nuestra vida real y no prestamos atención a nuestro cuerpo, al que a veces descuidamos.

Consumimos productos que son dañinos para nuestro cuerpo -aunque las autoridades sanitarias los permiten- sobre los que en los próximos lustros saldrán informes y casos de daños y perjuicios. Esto aumentará cuando se apruebe el TTIP (Tratado Transatlántico de Libre Comercio) entre la Unión Europea y los Estados Unidos.

Algunos alimentos que se deberían eliminar de nuestras dietas:

  • Azúcares, refrescos y edulcorantes
  • Cafeína y teína
  • Alcohol
  • Harinas refinadas.
  • Productos procesados y refinados
  • Sal refinada
  • Leches de animales
  • Los excesos de proteína animal
  • Cosmética industrial

En conclusión, debemos apostar por la alimentación ecológica, de cercanía, realizada y tratada de la forma tradicional y con los mínimos aditivos, pesticidas, etc.

El problema no es comer mucha carne o beber leche animal, sino el estrés que los animales sufren por estar encerrados para su engorde, así como los pesticidas, las hormonas y antibióticos y otros medicamentos que se utilizan con los animales y pescados para que crezcan rápidamente y que, al comerlos, se traspasan al ser humano, dañando nuestros órganos vitales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.