Arqueología subacuática. El caso Odessey

0
164

Ahora que todavía tenemos reciente el calor y el descanso de las vacaciones de verano, qué mejor tema que la arqueología subacuática. Esta es el resultado de la curiosidad de todo ser humano por uno de los elementos que no controla, el agua, tanto por sus ricos fondos naturales como por aquellos retazos del pasado que quedaron hundidos en él. Aunque ya antes de 1943 hubo otros intentos por llegar a las profundidades, por ejemplo en época romana existían los urinatores, buceadores de los grandes puertos del Mediterráneo que recuperaban cargamentos a más de veinte metros de profundidad con solamente un piedra de lastre para bajar más rápido al fondo; 1 en ese mismo año nace esta ciencia como consecuencia del invento de la escafandra autónoma de Jacques-Yves Cousteau, cuyo aire comprimido en una botella metálica daba plena autonomía al buceador y favorecía sus movimientos y trabajos bajo el agua. 2

Jacques-Yves Cousteau y la escafandra autónoma: www.viajeros.com

De esta manera, la primera excavación subacuática tuvo lugar en 1950 de la mano de Nino Lamboglia, director del Istituto di Studi Liguri, realizada por el navío Artiglio para rescatar una nave romana que portaba unas dos mil ánforas republicanas. En 1961 se sucedió otro hallazgo. Un navío de guerra llamado Vasa o Wasa, construido por Gustavo Adolfo II de Suecia, que naufragó en 1628 tras encallarse en el puerto de Estocolmo. 3. Estos dos hitos son en realidad una pequeña parte de los tres millones de pecios engullidos por el mar y detectados por la UNESCO que muestran las relaciones sociales, políticas y comerciales entabladas a lo largo de los siglos.

A pesar de que el mayor problema al que debe hacer frente el patrimonio arqueológico subacuático es el deterioro ocasionado por el tiempo y las propiedades del medio en que se encuentra, poco a poco van ganando presencia las empresas llamadas “cazatesoros”, que se dedican a expoliar dichos yacimientos para su posterior venta y enriquecimiento personal. Cierto es que España posee una legislación proteccionista hacia estos bienes, tales como la Ley Estatal de Patrimonio Histórico Español de 1985 y el recientemente estrenado Plan Nacional de Protección del Patrimonio Subacuático Español de 2007, pero tenerlas no implica obligatoriamente su cumplimiento y el mejor ejemplo de ello, hablando de expolios, es el famoso caso Odyssey.

Barcos de Odyssey: www.culturacientifica.com

¿Quién no recuerda cómo el 18 de mayo de 2007 todos los medios de comunicación nos presentaban el mayor hallazgo de monedas de plata y oro jamás encontrado? 4 Este gran descubrimiento vino dado por una empresa estadounidense llamada Odyssey Marine Exploration. La información que esta ofrecía del pecio era que su nombre era Black Swan (Cisne Negro), que había aparecido en un punto indeterminado del Atlántico y que llevaba catorce toneladas en monedas además de otros objetos de época colonial. 5

Estos datos poco claros y los evidentes indicios del “tesoro” hallado, por no hablar de su inexacta localización, dio que pensar al Gobierno español de que ese Black Swan realmente podría tratarse de uno de nuestros buques de guerra hundido hace más de dos siglos; al igual que sucedió en 1997, cuando el Ministerio de Cultura tuvo que presentar una demanda ante los tribunales de los Estados Unidos para salvaguardar sus pecios (el Juno y La Galga) de esta misma amenaza: los cazatesoros.

“El 5 de octubre de 1804 una flotilla española compuesta por cuatro fragatas regresaba con caudales del virreinato de Perú cuando fue atacada, sin previa declaración de guerra, por otra británica que la esperaba frente a la costa del Algarve. La fragata española Nuestra Señora de las Mercedes, a la que la documentación coetánea denominó habitualmente la Mercedes, explosionó y se hundió como consecuencia de la agresión frente al cabo de Santa María, cuando los marinos españoles ya avistaban la sierra de Monchique”. 6

Monedas de plata y oro con los rostros de Carlos III y IV, respectivamente: www.espaciomadrid.es

Este es el gran navío que encontró “casualmente” la empresa Odyssey y que, una vez declarado su verdadero origen, España reclamó a través de una contundente acción legal, acudiendo nuevamente a los tribunales de Estados Unidos para exigir su devolución.

Gracias a las fuentes de documentación españolas (Archivos de Indias y en los Archivos de la Marina entre otros) y extranjeras, la colaboración de la Guardia Civil que “por medio del seguimiento por satélite y otras fuentes confidenciales confirmaron que Odyssey había utilizado Gibraltar como base de operaciones y que había realizado operaciones clandestinas en una zona situada al sur del cabo de Santa María (Portugal)”, 7 Ministerios de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Ministerio de Defensa, Ministerio de Justicia, etcétera, la identificación del navío fue posible.

Para alcanzar el éxito del caso, España presentó un prolijo dossier de pruebas respecto a la identidad y la historia del buque, una demanda formal de devolución de todos los bienes hallados y documentos históricos que demostraban los servicios que la fragata había prestado a España hasta su desenlace, además de pruebas realizadas por especialistas: arqueólogos, numismáticos, historiadores… 8 El litigio que comenzó poco tiempo antes de su presentación pública duró hasta el 19 de julio de  2013, cuando por fin se entregaron en dos lotes el total de los objetos que habían sido sustraídos ilegalmente del pecio y que aún después de que Odessey perdiese el caso todavía tenían almacenados en Gibraltar.

Almacenaje del “tesoro” de Nuestra Señora de las Mercedes: www.historiadeiberiavieja.com

El gran éxito que logró España en el caso de Nuestra Señora de la Mercedes supone un punto importante para reflexionar sobre qué es el patrimonio, ya que no solamente se ganó por la ingente cantidad de documentos y pruebas aportadas, sino por el carácter propio de la Mercedes, lo que supuso y aún hoy sigue representando para la historia del país; pues este navío además de riquezas también transportaba a los 240 miembros de tripulación que, a excepción de unos pocos, perecieron durante el ataque británico y que sin ningún respeto fueron removidos y desechados por su escaso interés en el mercado.

La fragata Mercedes, que finalmente quedó bajo el amparo del Gobierno español, al igual que los demás naufragios, 9 ayudó a reforzar la defensa de los restos palpables de nuestro pasado e incentivó la adhesión de varios países a la Convención de la UNESCO de 2001, que solo busca una mayor protección y concienciación de este patrimonio. En definitiva, los poderes gubernamentales de un país muchas veces reflejan el carácter de sus ciudadanos, por ello y para no parecernos a los expoliadores, deberíamos pensar qué es lo que nos define y qué hechos han forjado nuestra identidad como nación. Una vez lo sepamos, valoraremos más esas piedras descolocadas en yacimientos terrestres o los restos de madera presentes en los fondos marinos.

Notas:

  1. León Amores, Carlos (2009): Buceando en el pasado, Espasa, Madrid, p.30.
  2. Alcalá-Zamora, José y De Llano, Queipo (2008): La España oceánica de los siglos modernos y el tesoro submarino español, Real Academia de la Historia y Marquesa viuda de Arriluce de Ybarra, Madrid, p.13.
  3. Ibidem.
  4. http://www.rtve.es/alacarta/videos/programa/espana-confirma-navio-del-caso-odyssey-fragata-nuestra-senora-mercedes/69854/
  5. Marcos Alonso, Carmen (2014): “El último viaje de la Fragata Mercedes. Un tesoro cultural recuperado”, El último viaje de la Fragata Mercedes. La razón frente al expolio. Un tesoro cultural recuperado, Ministerio de Defensa, Museo Naval y Museo Arqueológico Nacional, Madrid.
  6. García Ramírez, Susana (2014): “El último viaje de la Fragata Mercedes. La razón frente al expolio”, El último viaje de la Fragata Mercedes. La razón frente al expolio. Un tesoro cultural recuperado, Ministerio de Defensa, Museo Naval y Museo Arqueológico Nacional, Madrid.
  7. A. Goold, James y De Cabo, Elisa (2014): “España gana el caso Nuestra Señora de las Mercedes: un éxito jurídico, histórico y cultural”, El último viaje de la Fragata Mercedes. La razón frente al expolio. Un tesoro cultural recuperado, Ministerio de Defensa, Museo Naval y Museo Arqueológico Nacional, Madrid.
  8. Ibidem.
  9. http://www.rtve.es/alacarta/videos/informe-semanal/informe-semanal-odisea-del-tesoro/1339598/

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.