Un Estado público

0
230

Ante la situación mundial en la que nos encontramos, hay que reivindicar el concepto del Estado de bienestar como un derecho humano fundamental de los ciudadanos.

Para aplicar estos conceptos, el Estado debería intervenir en:

  1. Sector farmacéutico

El acceso a la asistencia sanitaria y a los medicamentos es un derecho fundamental del Estado de bienestar. Las enfermedades para la industria farmacéutica son un negocio, que genera más ganancias que las armas y las telecomunicaciones, donde lo importante no es la salud de los ciudadanos sino ganar dinero. Se estudian, desarrollan, fabrican y venden medicamentos para hacer a los pacientes crónicos y no para curarlos, para aumentar las cifras de ventas de este sector.

Hay que desmentir el argumento de las farmacéuticas, de su alta inversión en I+D+I, cuando realmente, más del 80% de la inversión la financian los estados y los consumidores.

Los estados deben romper este monopolio a nivel mundial, para evitar los elevadísimos precios de los nuevos medicamentos, que no se justifican ni por sus costes de producción ni por sus inversiones en investigación, creando empresas farmacéuticas públicas que desarrollen medicamentos y productos sanitarios, accesibles a todos los ciudadanos y que se ocupen de las enfermedades raras.

2. Sector bancario

El rescate del sector financiero ha ascendido hasta los 77.000 millones de euros, de los cuales el Estado perderá, según indica el banco de España, al menos 66.000 millones de euros. Este importe es el mismo que se ha perdido en la hucha de las pensiones durante la crisis y unos de los motivos del aumento de la Deuda pública española.

Una banca pública no implica nacionalizar el sistema financiero, ni tener el 100% de la propiedad de la entidad financiera, sino un porcentaje que permita el control sobre la institución. Que sea pública no implica que esté gestionada por políticos, sino por profesionales del sector, que han ganado su puesto por oposiciones, valía, etc.

Las ventajas de tener entidades financieras públicas son: la búsqueda del interés público y del carácter social de los proyectos a financiar, ser un instrumento democrático y de regulación de liquidez del sistema financiero y del Estado de bienestar.

3. La educación y sanidad públicas

En los últimos años, estamos asistiendo a la privatización de la sanidad y de la educación pública, con recortes importantes en sus presupuestos, que son derivados tanto a la educación como a la sanidad privada.

Respecto a la educación pública, hace falta una ley que sea consensuada por todos los agentes sociales de la comunidad educativa y de las administraciones públicas para aprobar una ley que dure muchos años.

La escuela pública es un instrumento de construcción social a la que hay que dotar de presupuesto para tener un sistema educativo de calidad, como en el caso de Finlandia.

La escuela pública debe ser laica, democrática y sostenible, donde los estudiantes aprendan a pensar, rebatir, debatir, hablar en público y saber idiomas, aunque esto no favorezca a la clase política.

La sanidad pública se está gestionando como un negocio privado para que empresas se enriquezcan bajo la premisa de que son más eficientes, habiéndose demostrado en estos últimos años que no es verdad.

Se necesitan buenos gestores públicos para hacerla más eficiente y dotarla del presupuesto que se le ha recortado durante estos últimos años.

Tanto la educación como la sanidad son dos de los pilares más importantes del Estado de bienestar que se están desmantelando como mecanismo de desigualdad social, con el fin de no ser universales ni gratuitos en España.

Por último, ya se está empezando a cuestionar y a atacar otro pilar básico del Estado de bienestar, las pensiones. Todavía no está desmantelado, porque suponen muchos votantes para los partidos políticos, pero ya se ha empezado el camino.

Se defiende el derecho al libre mercado, pero es necesario la intervención del Estado para frenar las acometidas especulativas de los mercados, que quieren romper los puentes que unen nuestra sociedad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.