Ludismo

0
186

El siglo XIX siempre será recordado por ser una centuria en la que se consolidaron los grandes cambios iniciados en la mitad del siglo anterior con la Revolución Industrial. La aparición de nuevas formas de organización de la agricultura, los avances en la industria y los cambios en la actividad económica provocaron un cambio social que todavía tiene influencia en nuestros días.

En este caso, como en tantos otros a lo largo de la historia de la humanidad, se cumple que la tercera Ley de Newton no es aplicable sólo al campo de la mecánica clásica sino al de la sociología. Según enunciaba Sir Isaac Newton en 1687, “con toda acción ocurre siempre una reacción igual y contraria”. Todos los cambios, sean tecnológicos o sociales, pueden producir reacciones adversas en aquellos individuos que se sienten amenazados por ellos.

Ante la introducción masiva de las máquinas hiladoras y de los telares industriales en sector textil, algunos artesanos ingleses protagonizaron un movimiento de resistencia ante los cambios que esto provocaba en el sector. El inicio de este movimiento se atribuye a la figura de Ned Ludd quien, en 1811, habría prendido fuego a varias máquinas como protesta por los problemas que la aparición de éstas habría provocado entre los obreros del sector textil, entre ellos la falta de ingresos de los menos cualificados, que eran progresivamente sustituidos por dichas máquinas.

Los historiadores dudan de la existencia real de este tal Ned Ludd quien parece más un héroe del imaginario colectivo de la época, al estilo de Robin Hood, que una persona de carne y hueso. Aunque el Ludismo comenzó en el sector textil, terminó por extenderse a otros sectores como fue la agricultura. Durante los siguientes años, se sucedieron los incidentes a lo largo de todo reino, hasta el punto que el miedo al efecto contagio llevó a legislar para condenar a pena de muerte por este tipo de acciones.

Muchos historiadores han visto el movimiento ludita como un antecedente a lo que luego serían las luchas obreras por la negociación de los convenios colectivos. El Ludismo se centró en Inglaterra pero llegó de forma algo tardía a otros países como España, en donde el primer incidente registrado se produce en Alcoy en el año 1921. En esta localidad la producción textil se hacía de forma artesanal en los domicilios de los trabajadores. Pero a partir del cambio de década se instalan en la localidad las primeras fábricas que comienzan a acaparar toda la producción al tiempo que reducen los ingresos de los artesanos. Así que más de mil de ellos se ponen de acuerdo para destrozar toda esta maquinaria aunque sólo consiguen acceder a unas pocas. La represión posterior fue brutal.

El movimiento ludita ha sido altamente discutido y probablemente lo seguirá siendo durante muchos años.

¿Eran estos trabajadores una suerte de tecnófobos agresivos o eran unas personas a las que los avances habían empobrecido y les habían convertido en elementos prescindibles de un nuevo orden económico? Como casi todo en la historia, la respuesta vendrá dada del análisis que queramos hacer de la situación y la verdad se encontrará en algún punto intermedio al que será difícil acceder.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.