El hombre que cargó con todos los agravios

0
462

Compartir
Artículo anteriorChartres, la fe del Gótico
Artículo siguienteDefraudado por el primer discurso del nuevo JEMAD
Recuerdo ese día como si fuera ayer. Me levanté de la cama como un resorte. Para entonces, sólo tenía 7 años. Mis preocupaciones se reducían a entender por qué los Reyes Magos, en vez de la guitarra, me dejaron papeles, pinceles y pinturas. Supongo que así fue como empezó todo.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.