El origen de la Orden del Toisón de Oro

0
925

La orden militar del Toisón de Oro se creó para poder afianzar el poder del rey dentro de una nobleza cada vez más poderosa. Estas 1estructuras políticas de la Edad Moderna se desarrollaron a partir de lazos personales como correspondencia a una organización política evolucionada del feudalismo, permitiendo al monarca ejercer su poder, y garantizar así la paz social mediante el cumplimiento de las normas que componían la institución, el mantenimiento de la situación privilegiada de aquellos que componían dichas órdenes y permitiendo que éstos transmitieran su status en herencia sin peligro de perderlo.

La Orden del Toisón de Oro surgió a raíz de su predecesora, la Orden de la Jarretera. Esta última se organizó el 23 de abril de 1348. La creó don Eduardo III de Inglaterra, para defender sus derechos al trono francés durante la Guerra de los Cien Años, pues su madre era Isabel de Francia.

En 1422 el duque don Juan Platagenet, descendiente de Eduardo III y regente de Francia, ofrece ser miembro de la Orden de Jarretera a don Felipe el Bueno, duque de Borgoña, con la esperanza de reforzar la alianza anglo-borgoñona. Sin embargo, esto suponía 2jurar fidelidad a Enrique VI de Inglaterra y de Francia, soberano de la Orden inglesa, lo que le colocaría en una situación de dependencia con respecto a éste, por lo que el rey decidió crear su propia orden. El 10 de enero de 1430, con motivo de su matrimonio con Isabel de Portugal, creó la Orden del Toisón de Oro, con el duque como soberano de la orden.

Cuando don Carlos el temerario, sucesor de Felipe II, murió en la Batalla de Nancy en 1477, Francia reclamaba Borgoña para su corona, pues con la muerte de su primogénito no había herederos masculinos que pudieran heredar el reino. Con su muerte, se extinguía la dinastía Valois en Borgoña, pero 3las llamadas diecisiete provincias del norte de Francia, el Franco Condado y las actuales Bélgica, Holanda y Luxemburgo, continuaron unidas gracias al matrimonio de María de Borgoña, hija de Carlos el temerario, con el archiduque Maximiliano I de Austria, futuro emperador del Sacro Imperio Romano Germánico.

Por línea matrimonial la Orden pasaba a poseerla la dinastía Habsburgo, y por línea sucesoria a Carlos V, rey de España y Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, otorgando a la Orden su mayor esplendor y ligando la misma a los reyes de España.

Escudo de Carlos I de España.

Escudo de Felipe VI.

Su simbología

La Orden se compone de la unión de dos simbologías, la cristiana y la pagana. La pagana se debe al viaje que hicieron Jasón y los argonautas hacia la Cólquida en busca del vellocino de oro, símbolo de poder y legitimidad real. El vellocino de oro era la piel de un cordero que el dios Hermes ofreció a Frixo y Hele para protegerlos del enojo iracundo de Ino, su suegra. El vellocino tenía que transportarlo por los aires hasta la isla de la Cólquida, pero sólo Frixo llegó, pues Hele cayó al mar creándose así el Helesponto. En la Cólquida (Asia) Frixo sacrificó la piel del vellocino a Zeus y se la ofreció al rey Aietes. Y Jasón, acompañado de los argonautas, entre los que se encontraba Hércules, fueron a recuperarlo.

Por otro lado, su simbología cristiana nos traslada a la Biblia. En el capítulo de los Jueces nos narra la historia de Gedeón, cuando Dios le dijo: “Si en verdad quieres salvar a Israel por mi mano, como me has dicho, he aquí que voy a poner un vellón de lana en la era; si sólo el vellón se cubre de rocío, quedando todo el suelo seco, conoceré que libertarás a Israel por mi mano, como me has dicho”, y Gedeón, como digno libertador de Israel, con la ayuda del Señor pudo ganar la batalla y liberar a su pueblo.

Estas dos simbologías conformaban la Orden, dando nombre y forma a la misma, pues su símbolo es un vellocino de oro. Sus eslabones están formados con la “B” de Borgoña y su eslabón principal contiene la llama de Prometeo, la cual ante ferit quam flamma micet (hiere antes de que se vea la llama).

Su división

El collar de la Orden del Toisón ya había estado en España anteriormente, pues don Fernando el católico también fue miembro de la Orden, ya que según La historia de la Insigne Orden del Toisón de oro de Julían de Pinedo y Salazar (1787), éste había recibido el collar que ya habían disfrutado su padre don Juan II de Aragón y su tío don Alfonso V el magnánimo. La Orden fue otorgada por Carlos el temerario con motivo del nombramiento de Alfonso V el magnánimo como rey de Sicilia en mayo de 1473.

La misma, quedaría vinculada al reino español de la mano de Carlos I y hasta 1700, cuando se produce la división de la Orden por la Guerra de Sucesión. El motivo de dicha guerra fue porque don Carlos de Austria es coronado rey de España en Madrid, al mismo tiempo que don Felipe de Anjou en Francia, pues ambos eran nietos de Felipe III y herederos al trono español. Este hecho originó una liza entre ambos, cuyo desenlace sería el Tratado de Utrecht en 1713, declarando a Felipe de Anjou como legítimo sucesor al trono español.

Es aquí cuando se produce la división de la Orden, pues Felipe V o Felipe de Anjou concedería sus propios toisones mientras que el emperador Carlos VI o Carlos de Austria haría lo propio concediendo los suyos, creando así la división entre la Orden del Toisón de Oro de rama española y la Orden del Toisón de Oro de rama austríaca.

Miembros de la Orden (Siglo XXI)

Caballeros de la rama española Caballeros de la rama austriaca
2004- Simeón de Sajonia- Coburgo- Gotha 2002 – kubrat de Sajonia-Coburgo-Gotha y Gómez-Acebo
2006 – Bhumibol Adulyadej  2008 – Felipe, Duque de Brabante, Príncipe heredero de Bélgica
2007- Enrique de Luxemburgo; Adolfo Suárez; Abdullah Bin Abdulaziz Al-Saud 2011- Michel, XIV Príncipe de Ligne; Charles Louis, Príncipe de Merode
2010 – Francisco Javier Solana Madariaga; Víctor García de la Concha
2011 – Nicolás Sarkozy
2014 – Enrique Valentín Iglesias
2015 – Leonor de Borbón

 

Bibliografía y recursos digitales

ABC, “La Orden de Toisón de Oro”, http://www.abc.es/historia/abci-orden-toison-vellocino-jason-collar-perdido-moscu-201510301445_noticia.html (Consulta: 28/02/2017).

CHECA, Fernando, “Orígenes y esplendor. El Toisón de Oro”, La Aventura de la Historia, 157 (2011), pp. 41-44.

DOMÍNGUEZ CASAS, Rafael, “Tradición clásica y ciclo bretón en las órdenes de caballería”, De Arte, 5 (2006), pp. 43-61.

MARTÍNEZ MILLÁN, José, La Monarquía de Felipe II: La Casa del Rey, Vol. 1, Madrid, Fundación MAPFRE, 2005, 999 pp.

MOLAS RIBALTA, Pere, “Austria en la orden del Toisón de Oro, siglos XVI-XVII, Pedralbes: Revista de Historia Moderna, 26 (2006), pp. 123-152.

Notas:

  1. J. Martínez Millán, La Monarquía de Felipe II: La Casa del Rey, Vol.1, Madrid, 2005, p. 19.
  2. R. Domínguez Casas, “Tradición clásica y ciclo bretón en las órdenes de caballería”, De Arte, 5 (2006) p. 56.
  3. P. Molas Ribalba, “Austria en la orden del Toisón de Oro, siglos XVI-XVII, Pedralbes: Revista de Historia Moderna, 26 (2006), pp. 123-124.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.