Clunia Sulpicia (II)

0
450

Hace algunos meses comenzamos un acercamiento al yacimiento arqueológico de Clunia, rico en múltiples aspectos como son su población, historia y también sus restos materiales. Por ello, en esta ocasión haremos un recorrido por los diferentes restos no murarios que se hallaron durante las excavaciones que han tenido lugar.

Los trabajos en Clunia no destacan por su abundancia en restos de arte mayor, pero sí son generosos en elementos cerámicos y de tipo industrial, de ahí que en conjunto, las colecciones reunidas sean muy variadas e interesantes. 1 La escultura es un tipo de hallazgo muy gratificante de encontrar, pero que en el caso de la ciudad de Clunia son pocas las que han aparecido.

En la región del Foro debieron ser abundantes, sobre todo, porque era un lugar público donde se ensalzaría con mayor insistencia la figura del emperador; sin embargo, únicamente han aflorado pequeños fragmentos que pertenecieron a grandes togados tanto en bronce como de estatuas en mármol. Junto al tribunal de la basílica se encontró una cabeza de mármol de una joven mujer con un peinado que hizo posible establecer su cronología, puesto que es característico de tiempos de Julia Titi. Incluso puede tratarse de la misma Julia Augusta debido a su importante ubicación. Pero esta no es la única cabeza hallada durante las excavaciones. En la taberna número 10 aparecieron dos cabezas masculinas, una de ellas pertenecería a tiempos Julios, seguramente de Augusto joven, y otra de Nerón niño. Estas dos últimas también estarían relacionadas con el santuario tripartito del Foro mencionado en el anterior artículo y que fue la sede del culto familiar en época flavia. 2

Cabeza de Julia Augusta: www.arteguias.com

Durante las excavaciones de 1977 del hipocausto de las termas del Foro, apareció la pata del caballo de una escultura ecuestre en mármol. Se trata de una estatua imperial que alcanza dos veces el tamaño natural; además, se halló también un friso de la parte superior del pedestal en bronce dorado y restos de placas marmóreas del mismo pedestal. No obstante, a lo largo de diferentes campañas se han ido encontrando otros restos escultóricos entre los que podemos destacar una figura de Isis casi completa y que estaba junto a una inscripción del emperador Adriano, actualmente en el Museo de Burgos.

Escultura de Isis: www.arandaylaribera.es

También han ido descubriéndose otros restos como es el caso de un grupo de fragmentos en el palacio de los condes de Miranda, en Peñaranda del Duero, tal vez procedentes de Clunia, al tratarse de tres bustos imperiales realizados en mármol; uno de ellos de tiempos de Julio-Claudio, otro de Antonino o Caracalla y, el último, podría pertenecer a Severo. 3 Estos bustos proporcionan gran información y plantean nuevas dudas acerca de la procedencia de los mármoles romanos del palacio de los duques de Miranda, ya que era moda enriquecer este tipo de edificios con una colección de los diez Césares.

En las diferentes campañas de excavación que ha vivido Clunia, también destacan esculturas ornamentales como son los seis fragmentos de relieves, hoy repartidos entre el Museo de Burgos, el propio Museo del yacimiento y una colección particular; todos ellos formarían parte de un trofeo militar cuya ubicación hoy se desconoce. Las representaciones de estos relieves consisten en toda una serie de armas: armaduras, espadas, puñal de hoja lanceolada, flechas, bifaces, instrumentos militares, tubae y cuernos. Estos frisos representan escenas de guerra, empresas militares e incluso acontecimientos de la vida común, siendo uno de los motivos más frecuentes en la ornamentación de monumentos honoríficos como son los arcos de triunfo, los mausoleos, las puertas y las columnas, entre otros. 4 No obstante, durante las excavaciones también apareció un relieve con un friso con jarros y putti que sostienen una guirnalda central. Este conjunto se fecha en torno al siglo I, dentro de la dinastía Julio-Claudia.

Relieve con putti y cerámicas: http://www.flickriver.com

Como segundo gran conjunto de restos materiales hallados en Clunia, podemos destacar los mosaicos de pavimentos, algunos destinados para las residencias privadas, y otros procedentes de edificios públicos como los grupos termales de Los Arcos I y II o las termas del Foro. Los pavimentos destinados a espacios privados se reducen a las diferentes estancias de las viviendas, por ejemplo, en la casa número 1 hay un tapiz de 16 cuadros unidos por estrellas de 8 rombos; el triclinio número 9 contiene un tema de flores con 4 pétalos enlazadas y en la exedra con una venera de gran policromía. La cronología de estos pavimentos se puede establecer entre los siglos II y III, excepto la exedra que sería del siglo IV.

Mosaico de la vivienda número 2: www.maderuelo.com

La vivienda número 2 ha proporcionado dos pavimentos, uno de cráteras y otro con nudos de Salomón, ambos con elementos comunes a otros hallados en Uxama y Astorga, por lo que se puede suponer un taller común o al menos oficinas afines para las tres ciudades. 5 Las termas también han dado varios mosaicos: Los Arcos I tiene suelos polícromos parecidos en los dos apodyterios, también sectiles de placas de Espejón en los dos frigidarios y un mosaico semicircular con venera de radios polícromos y un águila negra en el centro. Los Arcos II tiene un pavimento de fajas que siguen el octógono del apodyterio en blanco y azul, cuadro con triángulos en la sala fría y un tema muy perdido con un thiasos marino en la piscina absidiada del frigidario. Y actualmente en estudio, se encuentran los mosaicos hallados en la casa número 2 y la vivienda número 3. Algunos elementos de esta última pueden fecharse entorno a finales del siglo I.

Mosaico de Los Arcos I: www.cluniasulpicia.org

Por último, destacaremos la cerámica de Clunia. Este tipo de hallazgos suele ser muy común por fortuna, ya que en muchos casos permite fechar el asentamiento y/u ocupación cuando apenas hay otros restos materiales que contribuyan a ello. Dicho yacimiento presenta un caso un poco peculiar porque no posee las típicas cerámicas celtibéricas que corresponderían a las guerras sertorianas atestiguadas por los textos históricos; 6 una explicación a este hecho podría ser la continuidad de alfares de tradición indígena ya en época romana.

Su lugar de fabricación sería la vaguada denominada Los Pedregales, en la cual se excavó un vertedero que bautizaron de los “pájaros y las liebres” debido a su temática. Los pájaros representados en este tipo de artefactos suelen ser acuáticos con un gran hueco en el cuerpo, pues sigue modelos celtibéricos, varios tipos de liebres, conejos y peces. Por otra parte, Clunia también posee cerámica sigillata en abundancia. A rasgos muy generales, podemos decir que hay productos de Arezzo y tardoitálica, pero también presencia de cerámica hispánica de los siglos IV y V.

Todos los restos que han salido a la luz durante las diferentes excavaciones han aportado información muy interesante para comprender este complejo asentamiento y las diferentes influencias que fueron llegando a Clunia, sin olvidar la gran huella que dejaron tras su caída y que hoy persiste en nuestra cultura. En definitiva, os animo a visitar el yacimiento y a explorar sus grandes tesoros, ¡os fascinarán! 7

Notas:

  1. De Palol, Pere (1994): Clvnia. Historia de la ciudad y guía de las excavaciones, Diputación Provincial de Burgos.
  2. De Palol, Pere y Guitart, Josep (2000): Los grandes conjuntos públicos. El foro colonial de Clunia, Vol. VIII.1, Diputación Provincial de Burgos.
  3. De Palol, Pere (1994): Clvnia. Historia de la ciudad y guía de las excavaciones, Diputación Provincial de Burgos.
  4. Acuña Fernández, Paloma (1975): Los relieves romanos de Clunia decorados con motivos militares, Studia Archaeologica, nº 30.
  5. De Palol, Pere (1994): Clvnia. Historia de la ciudad y guía de las excavaciones, Diputación Provincial de Burgos, p. 120.
  6. Ibídem
  7. www.clunia.es

No hay comentarios

Dejar respuesta

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.