Marie Curie: la mujer de los dos Premios Nobel

0
660

En ocasiones, las luchas feministas, al igual que cualquier otra lucha por los derechos civiles, silencian a las mujeres como individuos al utilizarlas sólo como ejemplos de luchas genéricas. Pero hay figuras que no pueden quedar diluidas en éxitos colectivos, ya que su talento y su genialidad brillan por encima de cualquier velo con el que la reescritura de la historia pretenda cubrirlos. Uno de esos casos es el de la brillante científica Marie Curie.

Pese a que ha pasado a la historia de la Ciencia, todavía hay quienes se sorprenden al conocer que fue galardonada en dos ocasiones con el Premio Nobel. En el año 1903 compartió el Nobel en Física con Pierre Curie y Henri Becquerel y en el año 1911, ya en solitario, recibió el Nobel de Química.

Curie se ha convertido en uno de los mitos científicos del siglo XX y en un referente para las mujeres que con los años se han ido incorporando al mundo de la Ciencia cosechando grandes éxitos. Nacida en Varsovia el 7 de noviembre de 1867, Marie Curie se crió en una familia de intelectuales que habían perdido todo su patrimonio durante las sublevaciones nacionalistas polacas en las que buscaban recuperar la soberanía y la independencia de su país. La pequeña Marie tuvo que educarse en la clandestinidad en cultura polaca ya que, durante su infancia, Polonia estaba ocupada por Rusia. Curie mantuvo hasta el final de sus días el amor por Polonia que le inculcaron sus padres; de hecho enseñó a sus hijas a hablar en polaco.

Ya durante su educación elemental daba señales de su brillantez y su inteligencia, pero al ser mujer no pudo acceder a una institución reglada de educación superior, aunque sí accedió a una institución clandestina que aceptaba mujeres y a la que denominaban una “universidad flotante”. En el año 1891 viaja a Francia para proseguir sus estudios de Matemáticas, Física y Química en la Universidad de Paris. Al haber adquirido sus conocimientos de forma autodidacta tuvo que hacer un esfuerzo enorme para ponerse al nivel de sus compañeros que habían seguido la formación reglada. Lo consiguió.

Rozando el hambre y la miseria, Marie estudiaba todo el día y daba clases por las noches, ganando lo justo para sobrevivir y poder seguir adquiriendo conocimientos, hasta que finalmente en el año 1893 conseguía su licenciatura en Física. Este no sería el último título que Curie obtenga en esta prestigiosa universidad. Posteriormente, comienza sus investigaciones sobre el magnetismo en el laboratorio donde conocería a su futuro colega y marido Pierre Curie. Después de obtener dos licenciaturas, su línea de investigación para obtener el doctorado fue la que le llevó a obtener su primer Nobel.

La vida de Marie Curie fue una sucesión de éxitos en la vida académica y profesional y de tragedias en la vida personal. Tres años después de obtener el Nobel en Física, Marie enviudaría cuando Pierre Curie moría tras ser atropellado bajo las ruedas de un carruaje en un accidente de tráfico. También hubo de vivir algunos momentos difíciles durante su trayectoria, especialmente el año anterior a ser galardonada con su segundo Nobel, cuando la prensa de ultraderecha comenzó una campaña de desprestigio contra ella por “ser extranjera y atea”. Pese a estos infames intentos de vilipendiarla, la Academia Sueca hizo ‘oídos sordos’ y en el año 1911 reconoció por segunda vez su trabajo, esta vez en solitario y en el campo de la Química.

Hay que recordar que, durante la Primera Guerra Mundial, el trabajo de Marie Curie fue fundamental para salvar muchas vidas al usarse la radiografía móvil cerca de los campos de batalla para ayudar a los cirujanos en sus intervenciones. Ella se convirtió en la directora del Servicio de Radiología de la Cruz Roja Francesa, siendo una de las primeras mujeres que solicitó sacarse el carnet de conducir para poder manejar ella misma las unidades móviles de rayos X.

Después de una vida llena de trabajo y talento, Marie muere en su amada Polonia el 4 de julio de 1934, víctima de una enfermedad contraída a causa de las radiaciones a las que estuvo expuesta por su trabajo.

Sólo existen cuatro personas en el mundo que hayan sido laureadas en más de una ocasión con el premio Nobel, y Marie Curie es una de ellas. Sirva este pequeño resumen como el homenaje a una mujer con una inteligencia, una fuerza y una capacidad que harán que por siempre brille con una luz que los años irán tornando más y más intensa.

Compartir
Artículo anteriorMedir la temperatura en euros
Artículo siguienteLa Judería de Toledo
Directora de empresa dedicada a la distribución de nuevas tecnologías con más de doce años en el sector. Apasionada del estudio de las relaciones entre sociedad y desarrollo tecnológico.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.