La primera persona sordo-ciega que obtuvo un título universitario

0
436

El 27 de junio de 1880 nació en Tuscumbia (Estados Unidos) Helen Adams Keller, una mujer valiente que no dejó de luchar por sus sueños a pesar de las adversidades que la vida le puso.

Helen Keller sufrió una grave enfermedad con tan solo diecinueve meses de vida, la cual le arrebató tanto la vista como el oído. Debido a esta enfermedad tuvo una infancia un poco perturbadora. Se convirtió en una niña poco amable que se enfadaba fácilmente, apenas se relacionaba con su familia y se sentía extraña, ya que era la única en su ámbito en tener estos problemas y en no poder comunicarse como el resto de personas. Por ello, tuvo en sus comienzos una difícil educación. Al principio sus padres no se atrevían a llamar a una institutriz, por si le sentaba mal o por si esa decisión iba a enfadarla y convertirla en una niña más solitaria aún, pero finalmente, su padre la acompañó al otorrinolaringólogo, quien le recomendó visitar el Instituto Perkins para Ciegos, el cual podía ofrecerle ayuda externa, y así sucedió. Este instituto le envió a Anne Sullivan, una joven instructora que tenía problemas de vista y que le acompañó durante cuarenta y nueve años, convirtiéndose en una figura indispensable y esencial en la educación y desarrollo de Helen.

Helen Keller junto a su instructora Anne Sullivan en 1888.

Los comienzos con Anne Sullivan fueron complicados. Al principio, la instructora comenzó enseñándole deletrear palabras mediante gestos con su mano y con el paso del tiempo comenzó a realizar frases. Más tarde, comenzó a enseñarle a leer, un gran desafío para la pequeña, quien con el tiempo llegó también a dar clases de Aritmética y Botánica. Poco después comenzó a dominar el lápiz. Poco a poco, y gracias a este esfuerzo por ambas, mejoró el estado de ánimo y el carácter de Helen, convirtiéndose en una joven mucho más amable. Gracias a una serie de clases que dio en el Instituto Perkins para Ciegos, Helen Keller comenzó a hablar, a pesar de que era muy difícil de entender.

Helen Keller en su graduación en 1904.

Posteriormente comenzó a cursar estudios superiores, consiguiendo, en primer lugar, graduarse en la escuela de secundaria de Cambridge y, en segundo lugar, una licenciatura, convirtiéndose de este modo en la primera persona sordo-ciega en conseguir tal mérito. Ya graduada, comenzó a realizar diversos viajes por Europa y África.

Desde su juventud, Helen Keller se interesó por la política socialista, promoviendo durante toda su vida el sufragio femenino y los derechos de los trabajadores. Asimismo, luchó por los derechos de las personas con discapacidad.

Anne Sullivan contrajo matrimonio en 1904 con John Macy, un amigo socialista. Helen se trasladó con ambos a su nueva vivienda y allí comenzó a escribir diversos libros, entre los más conocidos: El mundo en el que vivo y Fuera de la oscuridad.

La relación entre Sullivan y Macy fue empeorando con los años y finalmente acabaron separándose. A pesar de que Helen no llegó a casarse nunca, debido a que su familia pensaba que una persona con discapacidad no podía hacer tal acto, sí que llegó a sentirse querida por Peter Fagan, quien le ayudó con su rutina diaria cuando Anne Sullivan cayó enferma. Se dice que Fagan llegó a confesarle su amor y a pedirle matrimonio, aunque no llegó a consumarse por las reticencias de la familia de Helen.

Durante la Primera Guerra Mundial, Keller fundó una organización junto a George Kessler conocida como Helen Keller International (HKI), la cual se dedicó a realizar investigaciones sobre la visión, la salud y la nutrición.

Helen Keller ha llegado a convertirse en una oradora y autora de fama mundial y, a pesar de que durante toda su vida mantuvo una postura pacifista, sí que llegó a escribir en algunas ocasiones sobre temas más controvertidos como lo fueron la prostitución y la sífilis. En 1936 perdió a Anne Sullivan, que falleció tras haber estado un tiempo en coma. Esta pérdida le afectó gravemente, pues Anne fue la que le ayudó a conseguir cada sueño que se propuso durante su vida.

Fue nombrada embajadora en Relaciones Internacionales por parte de American Foundation for Overseas Blind y realizó numerosos viajes mundiales hasta meses antes de su muerte.

El 1 de junio de 1968, un par de días después de haber sufrido un paro cardíaco, falleció Helen Keller, la mujer sordo-ciega que vivió dos guerras mundiales y consiguió grandes avances en la sociedad del momento.

“Lo mejor y lo más bonito de esta vida, no puede verse ni tocarse, debe sentirse con el corazón”. (Helen Keller).

 

Bibliografía

No hay comentarios

Dejar respuesta

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.