Las nuevas familias numerosas y las administraciones públicas

0
583

Se entiende por familia numerosa la integrada por uno o dos ascendientes, con tres o más hijos o hijas, sean o no comunes. Se equipararán a las familias numerosas las familias formadas por:

  • Uno o dos ascendientes con dos hijos o hijas, sean o no comunes, siempre que, al menos, uno de ellos sea discapacitado o esté incapacitado para trabajar.
  • Dos ascendientes, cuando ambos fueran discapacitados o, al menos, uno de ellos tuviera un grado de discapacidad igual o superior al 65%, o estuvieran incapacitados para trabajar, con dos hijos o hijas, sean o no comunes.
  • Padre o madre separados o divorciados, con tres o más hijos o hijas, sean o no comunes, aunque estén en distintas unidades familiares, siempre que se encuentren bajo su dependencia económica, aunque no vivan en el domicilio conyugal, debiendo presentar resolución judicial en la que se declare su obligación de prestarles alimentos. En el caso de que no hubiera acuerdo de los padres y madres sobre los hijos e hijas que deban considerarse en la unidad familiar, operará el criterio de la convivencia.
  • Dos o más hermanos, huérfanos de padre y madre, sometidos a tutela, acogimiento o guarda, que convivan con el tutor o la tutora, acogedor o acogedora, o guardador o guardadora, pero no se hallen a sus expensas.
  • Tres o más hermanos o hermanas, huérfanos de padre y madre, mayores de 18 años, o dos hermanos o hermanas si uno de ellos es discapacitado, que convivan y tengan una dependencia económica entre ellos.
  • El padre o la madre con dos hijos, cuando haya fallecido el otro progenitor.

Hay situaciones pendientes de resolver, como por ejemplo:

  1. Parejas separadas que conviven, aportando ambos miembros dos hijos cada uno, de matrimonios anteriores. La ley indica que lo puedes tener, siempre que tengas otro hijo nuevo en común o si te casas, aunque demuestres que vivas en el mismo domicilio, etc. Toda separación con hijos, aunque sea de mutuo acuerdo, implica muchos cambios, teniendo un alto coste emocional y económico. En esta situación, las parejas han aprendido que el amor no es para toda la vida, como en los cuentos, y que solo se logra si se cuida diariamente. La otra opción que se te ofrece es tener otro hijo en común, el quinto hijo, que las parejas ni se lo plantean porque son conscientes de la dificultad de integración y organización que supone pasar de 2 a 4 hijos.
  2. Familia monoparental con dos hijos, sin ser ninguno de ellos discapacitado o sin haber fallecido el otro progenitor. Pero, ¿qué ocurre si el otro progenitor no se preocupa por sus hijos o no pasa la pensión alimenticia que ha decidido el juzgado, ya que, en el cómputo de ingresos económicos, es como si estuviera fallecido el otro progenitor? Los Presupuestos Generales del Estado para los años 2008, 2009 y 2010, hacían referencia al desarrollo de “las oportunas modificaciones legales para extender el reconocimiento del derecho de familia numerosa a las familias monoparentales con dos hijos a cargo”, pero al no haberse hecho efectivas estas modificaciones, la familia integrada por un ascendiente y dos hijos no puede incluirse en el concepto de familia numerosa.

Este ejemplo es uno de los muchos que hay en la actualidad, en el que las administraciones públicas deben adecuar su legislación a los nuevos tiempos y, en este caso, a los nuevos modelos familiares, sin tener en cuenta creencias religiosas ni ideologías políticas, solo el interés de la ciudadanía.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.