¡La televisión ha muerto, viva YouTube!

0
759

No cabe ninguna duda que la sociedad se ha transformado en varias ocasiones durante los últimos cuarenta años. Hoy en día los cambios y los avances se suceden a velocidades de vértigo, lo que imposibilita a una parte de la sociedad, generalmente a las personas de más edad, seguir el ritmo de los avances e incluso ser conscientes de los cambios.

Para muchos expertos el modelo de televisión tradicional, basado en la emisión de contenidos ante un espectador pasivo, está herido de muerte. Varios son los argumentos que sustentan esta teoría que cada vez parece más sólida.

La irrupción de las redes sociales ha puesto de manifiesto la necesidad de los usuarios de abandonar su pasividad ante las emisiones televisivas y tomar un papel más activo comentando los programas, realizando quejas, haciendo propuestas, etc.

Por otro lado, el crecimiento que están teniendo ciertas plataformas de emisión de contenidos por internet hace vislumbrar que las generaciones que vienen no encajan con el modelo de la televisión tradicional.

Estas generaciones se han criado en la era digital y ellos no participan del modelo que consiste en pararse delante de una pantalla para ver lo que emiten. Deciden ver contenidos que realmente encajen con sus intereses, deciden cuándo verlos e incluso deciden producir sus propios contenidos.

La plataforma de vídeos más importante que existe ahora mismo, YouTube, cuenta con cerca de mil millones de usuarios que consumen cerca de trescientos millones de horas de vídeos al mes. Las previsiones de esta empresa son que a lo largo del 2016 esta cifra se incrementará hasta los mil millones de horas consumidas mensualmente. Si tenemos en cuenta que hace tan sólo dos años los visionados de vídeos no alcanzaban los cien millones por mes podremos darnos cuenta del ritmo de crecimiento que están teniendo.

Las cadenas de televisión tradicionales son conscientes de que el cambio en las necesidades de los usuarios es ya imparable y es por ello que tímidamente comienzan a hacer cambios, entre los que cabe destacar la apuesta por los canales temáticos y la vinculación de sus programaciones a las redes sociales, acercándose así a sus consumidores. Estas cadenas tradicionales también han desarrollado en muchos casos plataformas te contenidos “a la carta”, donde ofrecen su programación sin la tiranía de los horarios fijos de emisión.

Veremos cómo se desarrolla todo en los próximos años pero es probable que en algún momento digamos aquello de: ¡La televisión ha muerto, viva YouTube!

No hay comentarios

Dejar respuesta

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.