Artistas emergentes: Georgina Domínguez

0
693

Qué pena que se infravalore lo único en la vida que nos puede hacer mejores personas. Qué pena que cada vez el arte tenga menos sentido, cuando estamos en un mundo, en el que más que nunca, necesitamos creatividad. Pero a pesar de esto, aún siguen existiendo artistas, aún existen personas que luchan contra todo y contra todos para demostrarnos, una vez más, que el arte es importante en la vida.

Georgina Domínguez Escribano es una chica cualquiera de la que nunca habéis oído hablar. Pero detrás de ese nombre hay una bonita historia de una chica de 21 años que ha luchado por sus sueños desde pequeña. Todas las personas luchamos por nuestros sueños, pero ella decidió ser artista, sin importarle las dificultades, sin importarle el “poco futuro” de esta carrera profesional, sin importarle lo muy menospreciadas e infravaloradas que actualmente están las artes, pensando solo con el corazón, tal y como hacen todos los artistas desconocidos que actualmente existen. Pero este problema no es actual, las artes han sido menospreciadas innumerables veces a lo largo de la historia. Qué pena que siempre nos demos cuenta tarde.

whatsapp-image-2016-09-20-at-14-23-41

Georgina Domínguez vive en Barcelona con su madre, quien la ha apoyado siempre en cada una de las decisiones que ha tomado en la vida. De pequeña estudió en diferentes colegios, donde sufrió acoso escolar durante primaria y secundaria. Ella lo explica: «Llegué a un punto en el que no me relacionaba con casi nadie por miedo, era “la rarita” y nadie suele querer pasar tiempo con “la rarita”». A pesar de los problemas, afirma que aún conserva pocas pero buenas amistades de esa época.

Dice que recuerda como si fuera ayer el momento en el que tuvo que elegir entre bachillerato tecnológico o bachillerato artístico. Tenía claro que eran los dos ámbitos que más le llamaban la atención; lo pasó realmente mal, porque era elegir entre “estudio lo que más me llena y con lo que me siento más a gusto e identificada pero donde cuesta mucho salir adelante”. Es decir, las artes, o “me decanto por la electricidad y la informática que, aunque me gusten, llega un punto en el que me resulta monótono, pero es un campo en auge”. Finalmente eligió artes, gracias al apoyo de su madre que le animó a hacer lo que realmente amaba a pesar de las dificultades que se iba a encontrar en la vida. Dice que siempre ha apuntado maneras, que desde siempre le ha gustado pintar y que su madre también siente una relación especial por las artes, a pesar de que ella no pudo seguir ese camino.

Una vez tomada la decisión, estudió bachillerato artístico en la Escola d’Art La Industrial, donde dice que no dudó ni un momento en ser ella misma y donde, gracias a eso, consiguió hacer muchas amistades que aún mantiene. Cuando terminó bachillerato se acabó decantando por realizar un ciclo formativo de grado superior de Ilustración, en el mismo lugar donde había estudiado anteriormente.

Cuando decidió estudiar artes se guió por el corazón. Dice que mucha gente le ha insinuado que será “una muerta de hambre”, pero ya sabéis de la frase: “dedícate a algo que te gusta y nunca trabajarás”. Georgina afirma que cualquier cosa que hace relacionada con las artes despierta en ella sentimientos muy variados que no sabe explicar. Estudiar artes le ha ayudado a desarrollar una mente creativa y una mente creativa tiene más facilidades para desarrollar soluciones a los problemas de la vida.

«Las artes ayudan a estimular las capacidades sensoriales, nos ayudan a descargar el estrés, a relajarnos… a desarrollar imaginación, disciplina, paciencia». «Para mí, el arte era más que un ‘hobby’ y decidí convertirlo en mi medio de vida».

También expresa que le encanta la fotografía, pero que prefiere seguir estudiando algo relacionado con el diseño o la escultura, pasito a pasito y con buena letra.

Sophie y Lili. Georgina Domínguez.

Para finalizar este breve recorrido por la vida de Georgina, cabría destacar su último proyecto en la Escola d’Art La Industrial, un proyecto muy interesante en el que consiguió la máxima nota. Proyecto titulado Sophie y Lili, en el que intenta transmitir una serie de valores, opiniones y puntos de vista mediante una narración gráfica, donde ha mezclado toda una serie de vivencias personales y opiniones, siendo las principales la concienciación ambiental y las malas experiencias sociales que tuvo durante primaria. Aunque, uno de sus objetivos principales era mostrar cómo los humanos cada vez nos hemos ido alejando más y preocupando menos de la naturaleza. Asimismo, otra de las cosas que Georgina ha tenido en cuenta son las leyes no escritas de la sociedad, como por ejemplo, la necesidad de encajar con los demás, en vez de actuar y ser como realmente queremos ser.

Sophie es la protagonista de la historia, una chica diferente que no está de acuerdo ni con las opiniones ni con los actos que el resto de seres humanos realizan y han realizado. La historia narra un mundo hipotético, donde los humanos, tras una dura época de contaminación, separan la tierra de la naturaleza, como la opción más fácil para no estropear aún más el mundo. Por otra parte, está Lili, ese personaje extraño que de primeras quizá no se comprenda con exactitud. La autora se basa en la teriantropía para la creación de este personaje, un personaje que puede cambiar de formas y que durante la historia es tanto un Lycaon, como una rata y un grifo. Lili como grifo es el nexo que relaciona todo el proyecto con el Románico, y concretamente con un cuadro, Grifo de San Pedro de Arlanza. San Pedro de Arlanza es un monasterio de Burgos que ha sufrido durante toda la historia varias remodelaciones. La obra en la que aparece el grifo que ha inspirado a Georgina era un fresco que abría la sala capitular del monasterio aunque, posteriormente, el fresco fue traspasado a un lienzo y en la actualidad se encuentra en el Museo de Arte Nacional de Catalunya.

Estas historias, tanto la de Georgina Domínguez como la de Sophie y Lili, son las que nos hacen de algún modo reflexionar y pensar sobre la vida.

 

El proyecto completo se puede ver online a través de la plataforma Issuu: https://issuu.com/georginadominguez/docs/sophie_y_lili_castellano

Para más información acerca del trabajo Sophie y Lili u otros trabajos de la misma autora: http://georgdominguez.tumblr.com/

 

«Estamos rodeados de arte, solo tenemos que abrir los ojos».

No hay comentarios

Dejar respuesta

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.