¿Es obligatorio gatear?

0
856

Desde hace un tiempo, esta es una pregunta que se repite en mis círculos de amigos, ya que muchos de ellos se están estrenando como padres. La respuesta de la mayoría de la gente es que sí, importantísimo. Siempre hay alguien que contesta que no gateó, ni él ni su padre… y que se ha desarrollado de una forma completamente normal. De ahí que haga este artículo, porque estas conversaciones me han hecho llegar a una conclusión que os contaré más adelante.

Todos los niños gatean

Esto no es del todo cierto. Hay un porcentaje muy alto de niños que gatean, concretamente el 82%, pero cada uno gatea a su manera y en meses diferentes (entre los 6 y 9 meses de edad). Sin embargo, el 7% de los niños empezaron a andar directamente (fuente).

Es cierto que el niño que gatea obtiene muchos beneficios como la tonificación de la musculatura, el trabajo del equilibrio, la coordinación de los movimientos de las manos y los pies, estimulación táctil que facilita el aprendizaje de la motricidad fina, entre otros beneficios que podéis encontrar fácilmente en Internet.

En contrapunto, he encontrado otros artículos que señalan que el gateo es una fase que en otras culturas se pasa por alto y los niños se desarrollan con total normalidad. Por ejemplo, en tribus de Papua Nueva Guinea los niños permanecen erguidos o sentados todo el tiempo, hasta que aprenden a caminar. Antes de conseguirlo, solo pasan por una pequeña fase en la que se impulsan hacia delante sentados. Pero no es un hecho aislado, esto también ocurre en otras poblaciones de países como Paraguay o Mali. En este enlace podéis encontrar más información sobre estas investigaciones.

Entonces ¿qué es lo importante?

Después de consultar varias fuentes he llegado a la conclusión (os la doy como opinión personal) de que lo más importante es que el niño tenga intención de moverse, de explorar su movimientos y el medio que le rodea. No importa si lo hace gateando, impulsándose con el trasero o andando directamente. Experimentar es la mejor forma de aprender. Debemos ofrecer a los niños la oportunidad de hacerlo y dejar que se desarrollen a su ritmo. ¿Vosotros gateasteis? ¿Lo han hecho vuestros hijos? Nos encantaría saber vuestra experiencia.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.