Las sibilas, representaciones artísticas en Francia e Italia

0
1218

Las sibilas son personajes femeninos que surgieron en el Mediterráneo Oriental durante la Antigüedad. Las sibilas eran profetisas mitológicas. La figura de la sibila concretamente surge en Asia Menor, como contestación a la Pitia de Delfos, que era otro tipo de profetisa que habitaba en el Santuario de Apolo. La figura de esta mujer se expande rápidamente por todo el Mediterráneo a partir de la Antigua Grecia. Durante la época romana consiguieron un enorme prestigio debido al gran interés que el emperador Augusto tenía por las adivinanzas, y por tanto, numerosos escritores de la época le dedicaron obras literarias, como por ejemplo Virgilio o Varrón, siendo este último el que estableció el número canónico de diez sibilas, aunque posteriormente y concretamente en el siglo XV, este número canónico aumentaría a doce. Estos personajes mitológicos fueron utilizados por la Iglesia para atraer a los paganos a la religión cristiana, por ello, las sibilas fueron relacionándose cada vez más con el Antiguo Testamento. En la religión cristiana, las sibilas se dividieron en dos tipos; por un lado, las sibilas mesiánicas, que eran las que anunciaban la venida de Cristo al mundo, y por otro lado, las sibilas apocalípticas, que anunciaban el fin del mundo. Durante la Edad Media, estas figuras mantuvieron su fama y, aproximadamente en el siglo IX, comenzaron a relacionarse con algunas fiestas cristianas como la Navidad, la Ascensión o la Pasión.

Estos personajes religiosos comenzaron a ser representados en el arte a partir del siglo XIII, generalmente en obras manuscritas ilustradas y en obras de arte religioso de iglesias y catedrales. Sus representaciones han sido abundantes a lo largo de toda la Historia del Arte hasta aproximadamente el siglo XVIII, cuando los temas de las adivinanzas se dejaron de lado hasta desaparecer casi por completo. Esta temática alcanza su auge durante los siglos XV y XVI.

Cabe destacar una serie de grabados que sirvieron de inspiración a una gran parte de las representaciones de las sibilas en Europa. Estos libros de grabados fueron publicados en el siglo XVII, los cuales pertenecen en su mayoría a autores centroeuropeos como Crispin van der Passe el Viejo, Claude de Vignon o Domenichino, entre otros menos conocidos. Cabe señalar igualmente la obra española de grabados, que sirvió asimismo como modelo para artistas generalmente novohispanos, la cual fue publicada en Cuenca por el sacerdote Baltasar Porreño. Pero tal y como ha sido demostrado por el profesor Santiago Sebastián, 1 Porreño se inspiró en la obra de Crispin van der Passe.

Existen tres focos europeos donde esta temática ha tenido protagonismo: Francia, Italia y España. Asimismo, esta temática también tuvo un gran protagonismo en América gracias a la influencia española.

Augusto y la Sibila

En Francia, se podría señalar el cuadro monumental del pintor Antoine Caron titulado Augusto y la Sibila, realizado entre 1575 y 1580 y que actualmente se encuentra en el Museo del Louvre. En la obra aparecen representados numerosos monumentos de la Antigua Roma y diversos personajes. En primer término se representa un milagro, concretamente a la izquierda de las dos columnas del Templo de Salomón, las cuales según la tradición fueron utilizadas para la construcción de la Basílica paleocristiana de San Pedro. Los protagonistas son el emperador Augusto, que aparece arrodillado y vestido con colores rojizos, y la Sibila Tiburtina, que aparece de pie y vestida de azul. La sibila señala la aparición en el cielo de la Virgen y el Niño, por lo tanto, se trata de una sibila mesiánica. La escena es un tanto dramática y teatral. En el resto de la obra, la vida transcurre con normalidad, como si nada sucediera.

Entre otros espacios de Francia en los que aparece representada esta temática están, por ejemplo, la capilla de San Eloy de la catedral de Amiens, las vidrieras de la catedral de Auch o las de la iglesia de Notre Dame d’Etampes.

Las puertas del ParaisoPor su parte, en Italia, existe un enorme desarrollo de esta temática, así que nos encontraremos con numerosos ejemplos. Quizá uno de los más interesantes sea el de las Puertas del Paraíso del baptisterio de la catedral de Florencia, donde aparecen representadas sibilas mesiánicas. Estas puertas fueron realizadas por Lorenzo Ghiberti entre 1425 y 1452 y son conocidas como Puertas del Paraíso desde que fueron definidas de este modo por Miguel Ángel, quien, cuando las estaba contemplando dijo: Son tan bellas que estarían bien en las puertas del paraíso”. 2 Las puertas que actualmente se disponen en el baptisterio de la catedral de Florencia son copias de las originales, que se encuentran en el Museo de la Obra del Duomo. La mejor descripción existente de estas puertas es sin duda alguna la realizada por Vasari en su obra Las Vidas. Estas puertas están decoradas con diez grandes relieves, que representan escenas del Antiguo Testamento, pero las figuras de las sibilas aparecen representadas en los nichos laterales junto con otros personajes.

Otros espacios en los que se pueden encontrar representaciones de estos personajes en Italia, por ejemplo, son el arco triunfal de Santa María la Mayor de Roma, el coro de la iglesia de San Pedro y San Pablo de Crevoladossola en Novara o en la mismísima Capilla Sixtina del Vaticano.

Sin duda alguna, en Francia e Italia se pueden encontrar diversos espacios que tienen como tema iconográfico principal la representación de estos personajes femeninos que tan importantes fueron durante la Antigüedad clásica.

 

Bibliografía y más información:

  • FOLGUERA MORALES J.M., Las sibilas en el arte de la Edad Moderna, Europa mediterránea y Nueva España. Málaga, Servicio de Publicaciones de la Universidad de Málaga, 2007.

Notas:

  1. El investigador español que más publicaciones ha dedicado a esta temática.
  2. Vasari, Giorgio. Vidas de artistas ilustres, volumen II. Barcelona, Editorial Iberia, 1957, pág. 57.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.