Arqueología de la Arquitectura

0
861

Desde hace algún tiempo en el estudio de edificios se viene empleando el término Arqueología de la arquitectura, concepto no muy claro porque su uso es muy dispar, tal y como dice Juan Antonio Quirós Castillo: “Han sido acogidos dentro de este concepto lecturas estratigráficas de alzados, el análisis de materiales constructivos antiguos, el estudio del área de captación de estos materiales, propuestas de intervención en ocasión de restauraciones y rehabilitaciones de edificios, análisis arqueométricos, lecturas basadas en criterios analógicos y estilísticos, la excavación de las bóvedas de iglesias, propuestas de instrumentos de datación, el estudio de procesos sociales a partir del documento arquitectónico, etcétera”. 1

Debido a esta mezcla se hace necesario definir los límites del mismo y, de este modo, poder usarlo correctamente. El término Arqueología de la arquitectura fue acuñado en Italia hace más de diez años, con el fin de reunir todos los instrumentos, conceptos y problemáticas de la disciplina arqueológica aplicada al estudio de la Arquitectura. 2 Pero este deseo de concretar el término no implica que el estudio sea reciente; en realidad, lo novedoso es el nombre que recibe, puesto que el análisis de la Arquitectura se remonta al Renacimiento.

Este tipo de arqueología llegó a España de manos de investigaciones italianas, al igual que ocurre con el método estratigráfico y demás innovaciones. Pero, ¿qué es la Arqueología de la arquitectura? En primer lugar, aunque es una disciplina arqueológica y no un estudio artístico-estilístico propio de la Historia del Arte, coincide en el fin, que es la búsqueda del conocimiento de la sociedad por medio de la Arquitectura; 3 en segundo lugar, en esta confluyen el estudio y la gestión del patrimonio edificado, es decir, tiene en cuenta que el patrimonio erigido es un elemento vivo que hoy sigue teniendo un uso determinado; en tercer lugar, es el resultado de la evolución de instrumentos arqueológicos; y en cuarto lugar, debido a su carácter interdisciplinar, su aplicación ha conllevado y conlleva problemas. 4

Las críticas que ha recibido la Arqueología de la arquitectura proceden de la Arqueología, basándose estas en la incapacidad de diferenciar en las secuencias estratigráficas las fases cronológicas debido a “los replanteos de obra, la torpeza de los ejecutantes o la simple necesidad de resolver situaciones imprevistas, o se ha cuestionado la oportunidad de recurrir a diagramas estratigráficos”. 5 Lo que sí es cierto es que esta disciplina no pertenece a ningún periodo arqueológico concreto aunque, debido a la similitud en la rigurosidad del empleo del método estratigráfico, los prehistoriadores son los que más acercamientos han realizado.

Por el momento, “se trabaja en la elaboración de un corpus de instrumentos de datación de carácter arqueológico, independiente de otros de carácter formal”, 6 pero hasta que esté definido, se seguirán usando fuentes indirectas como los documentos. También son destacables los catálogos territoriales de técnicas constructivas. Por ejemplo, en Toledo es frecuente el Mudéjar, que se compone por la alternancia de hileras de ladrillos y otras tantas de mampuestos.

Volviendo al carácter interdisciplinar de la Arqueología de la arquitectura, también es destacable su papel en la rehabilitación y restauración, mostrando una vez más que no solamente se reduce al estudio estratigráfico de paramentos, sino que proporciona herramientas y elementos para poder desarrollar actividades que no pueden recaer únicamente en un profesional ni en una sola disciplina, además de ampliar conocimientos que hasta hace poco se creían consolidados.

Con respecto a su situación, la Arqueología de la arquitectura que representa una novedad tanto en la denominación como en sus aplicaciones y que comienza a tener importancia en las investigaciones, hasta ahora ha tenido poca difusión dentro del ámbito académico: solamente la Universidad del País Vasco cuenta con una asignatura destinada a la Arqueología de la arquitectura. También es verdad que, a pesar de la contundente crítica que se acaba de hacer, paulatinamente se van introduciendo nociones de esta arqueología en las aulas. Nociones como destinar un capítulo del temario a dar pautas sobre qué es, para qué sirve y cuál es su repercusión; barnices que con el tiempo irán ampliándose.

En definitiva, “la Arqueología de la arquitectura no es tan sólo una herramienta, sino un medio idóneo por sí mismo para la generación de un discurso propio y de un conocimiento histórico sólido”, 7 por ello, y a pesar de la diversidad de estudios que se han ido realizando, las publicaciones que poco a poco van viendo la luz (siendo una fuente interesante de consulta la revista Arqueología de la Arquitectura) y los intentos de dar a conocer su utilidad en España, se debe tener en cuenta que aún es una disciplina que se halla en fase de experimentación y que sus instrumentos aún están por concretar.

Notas:

  1. 2002: “Arqueología de la arquitectura en España”, Arqueología de la arquitectura, nº1, p. 27.
  2. Ibídem, p. 27.
  3. Moreno Martín, Francisco J. (2014): “Arqueología de la Arquitectura. Una visión conciliadora desde la Historia del Arte”, Arqueología de la arquitectura, nº11, p. 5.
  4. Quirós Castillo, Juan Antonio (2002): “Arqueología de la arquitectura en España”, Arqueología de la arquitectura, nº1, p. 28.
  5. García de Castros Valdés en Quirós Castillo, Juan Antonio (2002): “Arqueología de la arquitectura en España”, Arqueología de la arquitectura, nº1, p. 31.
  6. Ibídem, p. 32.
  7. Murillo Fragero, José Ignacio y Sánchez Zufiaurre, Leandro (2004): “Presentación. La Arqueología de la Arquitectura y creciente generalización. Algunos problemas de método, ejecución y organización”, Arqueología de la arquitectura, nº3, p. 123.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.