Rescate, análisis y contexto de la arquitectura: San Pedro de la Nave

0
1518

Tras la invasión musulmana del 711, no quedan demasiados restos de época visigoda en la península ibérica, únicamente nos han llegado algunos ejemplares aislados en el norte de España y la zona de Castilla y León fundamentalmente. Y uno de los más destacados por su belleza ornamental y arquitectónica lo constituye San Pedro de la Nave, una pequeña iglesia localizada en Zamora.

El reino visigodo

El exterior de San Pedro de la Nave. Con un cuerpo muy geométrico y apenas vanos. (Fuente: www.jdiezarnal.com)
El exterior de San Pedro de la Nave. Con un cuerpo muy geométrico y apenas vanos. (Fuente: www.jdiezarnal.com)

La Historia de España siempre ha reservado la famosa lista de los reyes visigodos como un castigo especial para obligar a memorizar a los estudiantes. Sin embargo, este era un pueblo germánico proveniente del este de Europa, que comenzó a movilizarse por el continente atravesando la frontera del Imperio romano, en busca de territorios en los que instalarse y abastecerse. Aunque pactaron en el 377 un foedus con el que permanecer en la península balcánica, sus malas condiciones de vida instaron a Alarico a iniciar una sublevación y derrotaron al emperador Valente Adrianópolis (378), a saquear Roma en el 410. Su derrota en la batalla de Vouillé (507) los obligó a cruzar los Pirineos y comenzar a conquistar Hispania, sometida al gobierno de los suevos y vándalos. 1

Una vez en la península, se instalaría la capital del reino visigodo en Toledo, se expulsaría a los vándalos, que se marcharían al norte de África, y arrinconarían a los suevos en Gaellecia. Tras la conquista de este territorio por el rey Leovigildo, su sucesor Recaredo se convirtió al catolicismo, convirtiéndola en la religión oficial del reino. 2 Así se comenzarían a construir iglesias que servirían como redención del alma, pero también para recaudar donaciones y ofrendas de los fieles. Aunque en principio los obispos condenarían esta práctica, terminaría por tener éxito y convertirse en algo rutinario. 3

Descubrimiento y recuperación de los restos patrimoniales

Desde sus orígenes, el patrimonio histórico ha venido sufriendo una trágica destrucción, derivado de las guerras, del desconocimiento o infravaloración de otras culturas, e incluso de anecdóticos accidentes domésticos.

Tras la invasión musulmana, la iglesia de San Pedro de la Nave fue desterrada al olvido durante prácticamente diez siglos. No sería hasta el 1902 cuando Gómez Moreno descubrió la construcción y avisó a la Dirección de Bellas Artes de su existencia. En aquel entonces se erguía a orillas del río Esla, que desemboca en el Duero. Sin embargo, la construcción de un embalse por la empresa Salto del Duero amenazaba con hundirla bajo las aguas, por lo que se resolvió trasladar pieza a pieza el edificio a El Campillo, una localidad cercana a su entorno original, por decisión del Obispo de Zamora. 4

Análisis de la construcción

La arquitectura visigoda se caracteriza por los volúmenes geométricos y la escasez de vanos o aperturas en el muro. Tal y como sucede en San Pedro de la Nave, el espacio aparece distribuido en secciones cúbicas.

Planta de San Pedro de la Nave. Integra la cruz griega con la planta basilical. (Fuente: www.jdiezarnal.com).
Planta de San Pedro de la Nave. Integra la cruz griega con la planta basilical. (Fuente: www.jdiezarnal.com).

La planta del edificio es un mestizaje entre la planta de cruz griega (espacio distribuido en una cruz de cuatro brazos iguales) y la planta basilical (espacio contenido en un rectángulo). Seguramente el ábside y los cubículos que rematan el edificio fuesen un añadido posterior. La reconstrucción del edificio permitió conocer algunas de sus características técnicas y propiedades materiales como su cimentación mediante lajas de pizarra. La arquitectura visigoda empleaba muros de mampostería construidos mediante sillares de piedra, de arenisca folisífera, muy bien tallados, aunque con distintas medidas en el largo y ancho de cada pieza. Una curiosidad de estas construcciones es que la hilada inferior del muro solía disponer su lienzo en vertical, ganando mayor altura, lo que sucede también en Quintanilla de las Viñas. 5

Interior de la nave: crucero, arcos torales y altar. (Fuente www.jdiezarnal).
Interior de la nave: crucero, arcos torales y altar. (Fuente www.jdiezarnal).

En el interior, vemos que el espacio queda distribuido en una capilla mayor, acompañada de dos naves laterales, el crucero, en el cual se alzan arcos torales soportados por cuatro columnas, y finalmente, el altar contenido en el ábside, al que se accede por un arco de triunfo. El sistema de cubierta sería la bóveda de cañón en las naves laterales, pero la falta de contrafuertes en los muros condujo al desplomo de la mayoría de las bóvedas, quedando únicamente las del ábside y los cubículos intactas. 6 Las naves laterales se comunican con la capilla mediante arcos de herradura, una solución típica del paleocristianismo tardío y que posteriormente los mulsulmanes aceptaron.

Resulta bastante llamativo el hecho de que se cerrasen dos cubículos en el preámbulo del altar, a los cuales se accede por una puerta, y que se abren al crucero a través de tres pequeñas ventanas. Se ha especulado sobre su posible uso como sacristía e incluso como habitación para los monjes. Los usos de este espacio se muestran en Las Etimologías de San Isidoro de Sevilla o en los diversos concilios celebrados, de manera que actualmente se conoce que el altar se reservaba para el oficiante y la comunión de los clérigos, mientras que la nave central acogía al pueblo. 7

La decoración ornamental. Escultura en la arquitectura

Capitel de San Pedro de la Nave. Las aves comiendo del racimo de uvas simbolizan la eucaristía: las aves son las almas de los hombres bebiendo la sangre de Cristo. (Fuente: www.jdiezarnal.com).
Capitel de San Pedro de la Nave. Las aves comiendo del racimo de uvas simbolizan la eucaristía: las aves son las almas de los hombres bebiendo la sangre de Cristo. (Fuente: www.jdiezarnal.com).

Sin embargo,  San Pedro de la Nave no tendría el gran valor patrimonial que hoy ostenta si no fuera por los relieves que condensa en frisos, basas y capiteles de columna. Estos relieves contienen decoración con caracteres vegetales, animales y geométricos, además de algunos pasajes bíblicos. Los estudios aseguran que fueron dos maestros los encargados de elaborar todo el programa iconográfico. 8 El primero de ellos se encargaría de los relieves meramente decorativos. Dispone generalmente aves, soles u hojas enmarcadas por círculos sogueados.

Daniel con los brazos extendidos en el foso de leones. (Fuente: www.jdiezarnal).
Daniel con los brazos extendidos en el foso de leones. (Fuente: www.jdiezarnal).

El segundo maestro sería el que aporta una gran expresión narrativa de los pasajes representados: Daniel en el foso de los leones y el sacrificio de Isaac. La primera imagen queda enmarcada en la forma del capitel, aparece Daniel en el centro de la composición, flanqueado por dos leones, creando una escena de gran simetría. Sus pies están sumergidos en el agua. Esta escena podía representar tanto el bautismo, puesto que en aquella época se realizaba por inmersión, como la resurrección, dado que Daniel esquivó la muerte, de la misma forma que Jesucristo resucitó y se impuso a la condena. 9 En los laterales de este capitel aparece Santo Tomás y San Felipe sosteniendo una corona. El capitel del sacrificio de Isaac resulta más forzado, por la inclusión de dispares elementos, y representa a Isaac en el momento en que Abraham se dispone a sacrificarlo junto a un cordero, el animal que finalmente morirá sustituyendo a su hijo, y que simboliza el propio sacrificio de Jesucristo en la Pasión.

La arquitectura visigoda, pese a su escasez, es realmente interesante y conviene visitarla. Para quien quiera conocer más, recomiendo esta página web:

http://www.jdiezarnal.com/sanpedrodelanave.html

Notas:

  1. Ladero Quesada, Manuel F.; López Pita, Paulina; Introducción a la Historia del Occidente Medieval, Madrid, Centro de estudios Ramón Aceres, 2009, pp. 58-59.
  2. Ibidem, p. 59.
  3. Illana Gutiérrez, Laura; Fernández Ferrero, Alberto, La iglesia visigótica… p. 3.
  4. Illana Gutiérrez, Laura; Fernández Ferrero, Alberto, La iglesia visigótica de San Pedro de la Nave, Zamora, Fernández Illana Ed., 2012, pp. 8-10.
  5. Illana Gutiérrez, Laura; Fernández Ferrero, Alberto, La iglesia visigótica… pp. 12.
  6. Illana Gutiérrez, Laura; Fernández Ferrero, Alberto, La iglesia visigótica… p. 18.
  7. Martín González, J. J., Historia del Arte, vol. I, Madrid, Gredos, 1982, p. 330.
  8. Illana Gutiérrez, Laura; Fernández Ferrero, Alberto, La iglesia visigótica de San Pedro de la Nave, Zamora, Fernández Illana Ed., 2012, pp. 20-21.
  9. Ibidem, pp. 22-23.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.