′El Español′ tiene la oportunidad de ser prensa de referencia

0
2192

El nacimiento de nuevos proyectos, cuando la crisis parece que lo que pide es innovación y desarrollo, es una buena noticia. Y cuando esos proyectos surgen del ámbito periodístico, la alegría es mayor, puesto que el sector del periodismo ha sido uno de los más castigados durante estos años de dificultades. El día 1 de enero de 2015 se anunció el nacimiento de un nuevo periódico, exclusivamente digital. Surgía de la nada, encabezado por Pedro J. Ramírez, y con un equipo de periodistas fundadores, mayoritariamente jóvenes, pero con experiencia en diferentes medios.

Después de su destitución como director de El Mundo, muchos pensaban que Ramírez no se podría quedar quieto, y que volvería a la carga en algún medio conocido o, como ha sucedido, creando algo nuevo. Y realmente no se hizo esperar demasiado: en enero de 2014 fue destituido y en noviembre del mismo año despedido de manera irreversible de Unidad Editorial.

La portada de hoy de 'El Español'
La portada de hoy de ‘El Español’

El nuevo diario de Pedro J. Ramírez se llama El Español. Hace una semana se empezó a publicar en fase beta para los suscriptores el pasado día 7 de septiembre y, hoy, una semana después, ya lo hace en abierto para todos. Este lanzamiento en dos fases está relacionada con la propia historia del proyecto. Desde el primer momento, las redes sociales y la comunicación con los usuarios ha sido una de las señas de identidad de El Español, y por este motivo han querido abrir una semana en exclusiva para los suscriptores con el fin de obtener una retroalimentación que permitiera pulir los fallos, a la vez que resulta una estrategia apropiada para hacer que se sintieran partícipes de ese momento tan esperado.

Digo «tan esperado» porque desde enero la expectación en las redes sociales ha sido creciente. Es cierto que los medios de comunicación no han prestado demasiada atención a El Español, mientras que algunos diarios internacionales sí publicaron sobre el regreso de Pedro J. Ramírez. También este proyecto ha suscitado interés entre las escuelas de negocio y de periodismo. La razón es que antes de nacer ya tenía un récord en su haber: el de haber conseguido más fondos en una campaña de micromecenazgo, con la diferencia de las campañas habituales de que todos los que aportaron dinero se convirtieron en accionistas de la empresa: Nohacefaltapapel S.A. Los accionistas aportaron 3,6 millones de euros durante la campaña. A esto se deben sumar 5,3 millones de euros aportados inicialmente por Pedro J. Ramírez y otras cantidades aportadas por diferentes instituciones. Pero, además, desde que se abrió la posibilidad de suscribirse al periódico se vio que el proyecto tenía interés más allá de los accionistas, pues el número total de suscriptores antes del lanzamiento llegó a superar los 10.000.

El modelo de negocio está basado en la innovación, puesto que tratan de ofrecer un producto diferente, accesible desde todas las plataformas móviles. Los usuarios pueden acceder a la página web de manera gratuita, pero sólo pueden leer un máximo de 25 noticias al mes. Este sistema está importado del que tiene The New York Times, que también permite la lectura en abierto de un número limitado de noticias por cada mes. Los suscriptores, además de eliminar esa restricción, también pueden leer el periódico desde aplicaciones diseñadas para iPad, iPhone y Android, así como acceder a tres productos: La Edición, La Zona Ñ y el blog del suscriptor.

La Edición es el producto más innovador de los que ofrece El Español. Se trata de un diario concebido específicamente para dispositivos móviles y que se enviará todas las noches a las 22:00 a los suscriptores. Será la apuesta informativa del día, adaptada a los formatos de cada dispositivo móvil. Aún no está en funcionamiento, pero anuncian que antes de final del mes de octubre estará disponible.

La Zona Ñ es un club del suscriptor donde se ofrecen descuentos o entradas gratuitas para diferentes eventos. Entre ellos están palcos en algunos estadios de equipos de fútbol y de baloncesto y el Teatro Real. Periódicamente ofrecen a los suscriptores interesados la posibilidad de conseguir de manera gratuita entradas para estos palcos de El Español, que sortean entre todos los interesados. Es una forma de premiar a los suscriptores, a la vez que permite al equipo comercial de El Español conseguir ingresos publicitarios tradicionales o de publicidad por emplazamiento.

El blog del suscriptor es un espacio en el que los suscriptores podrán publicar artículos. Es similar a las cartas al director de cualquier diario, sólo que reservado para los suscriptores. En los artículos se pueden tratar temas diversos, y tienen unas normas relacionadas con la extensión y el lenguaje que se debe utilizar (no pueden incluirse palabras malsonantes, por ejemplo). Los textos no se publican de forma automática, ya que llevan un proceso de revisión y edición.

La apuesta de El Español parece segura. La cuantiosa inversión de los accionistas permitió hacer un proceso de selección de periodistas para escoger a los mejores candidatos de entre miles de solicitudes recibidas. Han elegido a periodistas jóvenes que pueden aportar ideas innovadoras, a la vez que otros más experimentados y procedentes de otros medios de comunicación, principalmente de El Mundo y de El País. La disposición de esos recursos económicos también ha permitido que pudieran desarrollar un producto periodístico completo e innovador. También habría que decir que El Español tomó la decisión de incorporar a ingenieros y diseñadores en la plantilla para que fueran los que desarrollaran el producto, aunque de manera externa también han trabajado con muchas empresas tecnológicas.

Captura de la sección Prodigios de 'El Español'
Captura de la sección Prodigios de ‘El Español’

Por el momento, la impresión sobre El Español es positiva. La página web no resulta sorprendente en exceso en cuanto al diseño, pero sí respecto a la inclusión de noticias en formatos diferentes en dos columnas, donde también se intercala la publicidad, que no resulta demasiado intrusiva. Los nombres de las secciones son novedosos, ya que no son los tradicionales Nacional, Internacional, Economía, Opinión, Deportes, etc. Aquí se llaman Enfoques, Coliseo, Ecoinn, Prodigios, Podium, Miradas y Jaleos. Cada una de ellas está subdividida en varias. Por ejemplo, Prodigios incluye Ciencia, Tecnología, Ecología y Salud. Aunque es una idea original, debemos acostumbrarnos a ella.

En resumen, El Español parece que será uno de los diarios a los que prestar atención a partir de ahora. Tendrá una difícil competencia con otros diarios digitales que también tienen una oferta informativa interesante como eldiario.es, así como los diarios que tienen edición en papel, pero también digital, y que cada vez trabajan más para mejorar sus versiones electrónicas, como es el caso de El País o El Mundo.

Me gustaría terminar diciendo que fui uno —imagino de tantos— periodistas españoles que pisaron la redacción de El Español como parte de su proceso de selección. Es cierto que finalmente no fui escogido, pero para mí fue un honor compartir mesa con algunos periodistas durante la entrevista de trabajo, y también haber tenido la oportunidad de —casi— haber participado de forma intensa en su desarrollo. Deseo mucha suerte y éxitos a este equipo de periodistas, ya que sus éxitos —espero— contribuirán a que la sociedad sea un poco mejor. Tienen una oportunidad de oro para aprovechar todos sus recursos y ser un periódico de referencia en España.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.