Galerías Goya, un fracaso en gestión comercial

0
2213

Los cines Goya se cerraron y se reconvirtieron en el Centro Comercial Galerías Goya. Se inauguró a finales de 1974, siendo el primer gran centro comercial de Málaga. Se encuentra en pleno centro histórico de Málaga, con entradas por la calle Calderería y Plaza de Uncibay. Tiene una ubicación estratégica, siendo paso obligado de los turistas que visitan Málaga y de los malagueños que van de la Plaza de la Constitución a la Plaza de la Merced.

Galerías Goya se abrió con un formato novedoso para la época, lo que hizo que tuviera gran éxito en sus inicios, con una enorme actividad comercial. Después de dos décadas, se redujo su actividad comercial, cerrando muchos de los pequeños negocios que había. Esta decadencia se aceleró por los robos que se producían dentro de este centro comercial, por su distribución.

En la última década ha habido varios intentos de revitalizar Galerías Goyas, con inversión privada y pública, tanto en los locales como en el interior. Ejemplo de estos intentos fue el proyecto de Lanzadera Empresarial Goya, de incubadoras de empresas, realizado por el ayuntamiento de Málaga a través del IMFE, con fondos europeos, subvencionando durante un año el alquiler en este centro comercial. Como este proyecto fracasó, se abandonó. A nivel privado, se instalaron artesanos, tiendas de ropa de diseño y vintage, de disfraces, etc., que daban un aire alternativo a las franquicias implantadas en el centro histórico. Los comerciantes organizaron distintas acciones, como mercadillos de segunda mano (Cacharrete market), de bisutería, ropa, discos o libros para atraer al público a las Galerías, resultando infructuosos estos intentos.

admin-ajax

Pero, ¿cuáles son las causas del fracaso de la gestión de Galerías Goya? Una de las grandes contrariedades es el abandono de las instalaciones, con una deficiente iluminación, un mal mantenimiento del complejo, unas escaleras mecánicas paradas y que casi nunca han funcionado, un ascensor que suele estar estropeado y una limpieza deficiente que dan sensación de dejadez en el interior. A esto se une que hay muchos locales vacíos y escaparates abandonados, ofreciendo una imagen desértica para los clientes.

La comunidad de propietarios, que ha gestionado mal este centro comercial, tiene una enorme deuda, por lo que no invierte en su mantenimiento. Al haber muchos propietarios, los acuerdos de la comunidad son difíciles para realizar inversiones y aprobar cualquier iniciativa que reactive este espacio.

Cuando un malagueño piensa en ir de compras, este centro comercial no suele estar en su mente porque tiene la imagen de marca de un centro comercial abandonado. Los turistas no suelen entrar por la mala señalítica que tiene, y los que entran perdidos, se van por el estado de abandono que presenta. También ha influido el aumento de la competencia en los últimos años, con la apertura en la ciudad de otros centros comerciales mucho más modernos y adaptados a las necesidades de los clientes actuales.

La ventaja competitiva que tiene Galerías Goya es que la renta de los alquileres es muy baja y, sobre todo, su ubicación en pleno centro histórico. En el resto de centros comerciales, las rentas son muy altas y las normas de apertura y cierre del local muy estrictas.

Las propuestas que se han hecho desde distintos colectivos han sido, en primer lugar, una inversión en obras por parte de los propietarios, para darle luminosidad, cambiar las escaleras mecánicas por rampas, dotarlo de un servicio eficiente de limpieza y realizar un perfecto mantenimiento de todas las instalaciones. Otra de las propuestas es invertir en comunicación, tanto on-line como off-line, para crear imagen de marca. También se ha solicitado la inversión pública para reactivarlo. En este punto, indicar que la administración local debe ser ágil para facilitar la actividad comercial y colaborar en la búsqueda de inversión privada, pero no puede socorrer siempre el fracaso de la gestión privada.

Galerías Goya debe aprender de los mercados de abastos, que han invertido y se han modernizado, como el Mercado Central o el de la Merced; y de centros comerciales como Málaga Plaza, que cuando empezó su decadencia apostó por una empresa locomotora como FNAC, que ha propiciado su revitalización.

Por su espléndida ubicación, debe ser el espacio de sensaciones para los malagueños y los turistas, con un espíritu artesanal y local, generador de sinergias entre la cultura y la gastronomía malagueña.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.