Normalización de la prostitución

0
898

Una ley sobre la normalización de la prostitución tendría que afrontar una gran cantidad de cambios de normas fiscales, laborales, administrativas civiles y penales para regular su ejercicio.

Habría que realizar una serie de reflexiones previas. En primer lugar, alrededor del 80% de las personas que ofrecen estos servicios son inmigrantes y muchas de ellas se encuentran en situación irregular. Habría que regularizar esta situación para no dejarlas excluidas de esta posible ley.

En segundo lugar, en la Unión Europea, donde la prostitución representa el tercer sector de mayor actividad, cada país tiene un marco legal distinto para regir la prostitución, a pesar de que el Parlamento Europeo está pretendiendo crear un sistema común en relación a las trabajadoras del sexo. Aunque está permitida, está criminalizada, y la tendencia mayoritaria es criminalizar el proxenetismo y los prostíbulos, así como la que se ejerce en la calle. En unos países se persigue a las prostitutas y en otros a los clientes. Hay países, como Holanda y Alemania, que le han dado un marco normativo como actividad laboral sujeta a Derecho del trabajo y al régimen de la Seguridad Social, dando derecho al desempleo y a la protección social.

PapelperiodicoEn tercer lugar, este artículo no entra en aspectos morales, sino en poner de relieve que esta cuestión existe desde los principios de los tiempos y no se le ha dado solución alguna. Aplicando la teoría de la invisibilidad, no implica que no exista ni se practique. Que la prostitución tenga derechos, como el aborto, no significa que se tenga que ejercer. Más del 40% de los hombres han utilizado estos servicios en algún momento de su vida.

Lo que pretende es ver cómo debe regularizarse el sector, limitar los abusos de los prostíbulos y perseguir a las mafias que están en el mercado negro. Si existe la prostitución, a pesar de su ilegalización, es porque existen clientes que la demandan. El objetivo debe ser reducir y perseguir la prostitución no voluntaria y el tráfico de personas. Digo reducir y no eliminar, porque al igual que el tabaco y el alcohol, que sea legal no implica que no exista un mercado negro.

Los servicios sexuales por género se pueden clasificar en:

  • Mujeres que realizan servicios a clientes varones o mujeres. Estos son la gran mayoría.
  • Hombres que realizan servicios a clientes mujeres.
  • Hombres que realizan servicios a otros hombres.
  • Prostitución de transexuales que realizan servicios a hombres o parejas heterosexuales.

Los servicios sexuales por el lugar de ejercicio se pueden clasificar en:

  • Prostitución en la calle.
  • Prostitución en clubes de alterne.
  • Prostitución en clubes de gran tamaño.
  • Prostitución en casas y pisos.
  • Prostitución de alto ‘standing’.

Al ser un mercado alegal se caracteriza por su flexibilidad laboral, tanto en horarios, lugares y espacios de ejercicio. La normalización de la prostitución tendría un impacto positivo en las cotizaciones a la Seguridad Social, en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), en el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) y en impuestos locales. Actualmente hay una economía sumergida que produce un fraude fiscal, tanto por parte del trabajador como del empresario.

Respecto a la Seguridad social, cuando se ejerza la actividad por cuenta propia como empresario/a individual, se tendría que cotizar eligiendo entre la base mínima y máxima establecida anualmente, tanto por contingencias comunes como por contingencias profesionales, debido a los riesgos que lleva aparejado; dejando a la libre elección del empresario/a la cotización por el cese de actividad. En un primer momento, dado que esta actividad económica no existe como tal ni para la Seguridad Social ni para Hacienda, y hasta que se crease un código CNAE y un epígrafe IAE propio de la misma, podría encuadrarse dentro del grupo S del CNAE, en la categoría de otros servicios personales CNAE 960, y para Hacienda en el grupo 97 del IAE, de actividades diversas de servicios personales.

Los servicios sexuales sí tributarían por IVA, por estar dentro de su hecho imponible y ser éste un impuesto que grava las entregas de bienes y prestación de servicios, tanto habituales como ocasionales, tributando al 21%.

Tributarían en el IRPF cuando sean por cuenta ajena, al tener que declarar los rendimientos del trabajo personal de las rentas obtenidas por el ejercicio de la actividad. Si fuese como empresario/a individual, sus ingresos estarían sujetos como rentas derivadas de actividades económicas.

Respecto a los impuestos locales, los ingresos de las corporaciones locales se obtendrían por licencias de apertura. Además, debería crearse una tasa de servicios sexuales, que supondría unos ingresos extras a los ayuntamientos para financiar políticas sociales para estos colectivos.

Respecto a la forma jurídica más recomendable para realizar y organizar su actividad sería la de cooperativa, tanto de trabajo asociado como de servicios, necesitando un mínimo de tres personas socias para su puesta en marcha.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.