Cuando actuamos como imanes, la Ley de la Atracción

0
1782

Muchas personas piensan que las cosas que les ocurren son debidas a causas externas. Atribuyen los sucesos a la casualidad, a la situación económica del país, a las circunstancias que les rodean o incluso culpan a otras personas. Creen que no tienen el poder sobre lo que les ocurre. Pocas personas son conscientes de que ellas mismas tienen el poder de cambiar su propia realidad.

“Los pensamientos se asemejan al viento, no los podemos ver o tocar, pero siempre podemos observar los resultados de su presencia”. Wayne Dyer.

La Ley de la Atracción

La Ley de la Atracción es una de las leyes más poderosas de la naturaleza. Es una teoría que explica el poder de atraer hacia una persona aquello en lo que enfoca su pensamiento de manera constante y persistente.

Al contrario de las personas que piensan que los acontecimientos que les ocurren se atribuyen a causas externas no controlables, esta ley nos propone un cambio de visión, pues explica que nuestros pensamientos (conscientes o inconscientes) determinan nuestra realidad.

www.elsecretosobrelaleydeatraccion.com
www.elsecretosobrelaleydeatraccion.com

Las leyes mentales funcionan ininterrumpidamente, estemos de acuerdo con ellas o no. La Ley de la Atracción siempre está activa. Nuestro imán funciona continuamente, es decir, siempre estamos atrayendo aquello que pensamos y sentimos en mayor medida.

En función de los pensamientos que nos gobiernan, y de los sentimientos que éstos generan, nosotros mismos nos vamos a encargar de atraer a nuestra vida un tipo de situaciones, personas, circunstancias, etc., u otro. Las vibraciones y la energía que producen nuestros sentimientos determinará nuestra realidad, ya que recibiremos (en forma de personas, sucesos, hechos, etc.) una energía similar a la que generamos con una misma frecuencia vibratoria.

Como sabemos, los pensamientos ejercen una gran influencia sobre las emociones, y éstas sobre nuestro futuro.

A partir de un bienestar emocional y de sentimientos positivos, nuestro cuerpo vibrará también de manera positiva y emitirá energía positiva, lo cual hará de imán para atraer más circunstancias positivas. Lo que vibra de manera similar es atraído. Si una persona da y emite amor, eso mismo recibirá. Si emite optimismo, se le abrirán puertas, si emite pesimismo, se le cerrarán puertas, etc.

Aprender a hacer un buen uso de la Ley de la Atracción

Trata de enfocarte más en aquello que deseas, en las cosas positivas que en lo que no quieres o en lo que te da miedo, porque atraerás a tu vida aquello que esté más presente en tu mente. Si a menudo sientes tristeza, emites ese sentimiento negativo y vas a atraer más razones para estar triste. Cuando te sientes molesto o enfadado, emites vibraciones negativas. Eso es lo que vas a atraer y tu malestar se va a expandir. Aquello en lo que te enfocas suele expandirse. No te enfoques en tus debilidades, ni en tus miedos ni en tus angustias, porque se harán más presentes en tu vida.

Tú tienes el control sobre tus pensamientos. Tus pensamientos positivos van a generar en ti mayor bienestar emocional y, de esta manera, vas a atraer a tu vida cosas positivas como felicidad, abundancia, salud… así como tus pensamientos negativos van a atraer soledad, enfermedad, escasez…

librodeafirmacionesdiarias.wordpress.com
librodeafirmacionesdiarias.wordpress.com

Así pues, determina exactamente qué es lo que deseas obtener, focaliza tus pensamientos hacia aquello que quieres y mantén esta imagen en tu mente con la mayor claridad y precisión, y hazlo con convicción. También tienes que estar dispuesto a recibirlo.

Mira hacia a tu interior y cambia aquello que te está impidiendo atraer a tu vida lo que deseas, toma conciencia de tus bloqueos y libéralos. Enfócate en lo positivo, transforma tus pensamientos destructivos en constructivos, cuida tu diálogo interno y controla aquello a lo que prestas más atención. Y, sobre todo, ten paciencia y confianza. Puedes ayudarte de visualizaciones, así como de afirmaciones positivas verbalizadas con convicción.

Recuerda: eres un imán que atraes a tu vida aquello que se encuentra en tu interior, tus pensamientos dominantes y los sentimientos que éstos generan. Lo que sucede en tu exterior no es más que un reflejo de tu estado mental.

Compartir
Artículo anteriorFranqueados 0.15
Artículo siguienteBiología de sistemas
Soy licenciada en Psicología por la Universidad de Barcelona. Especializada en Psicología Clínica tanto infantojuvenil como de la edad adulta. Actualmente formándome en Intervención Familiar Sistémica. He trabajado en diversos centros educativos impartiendo materias de civismo y mediación y talleres de inteligencia emocional. Me apasiona la Psicología y mi objetivo es acompañar a las personas en la mejora de su calidad de vida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.