Y tú… ¿te arriesgas o te conformas?

0
964

“Un barco está seguro en el puerto, pero no es para eso para lo que fue construido el barco”. Autor desconocido.

¿Qué es la zona de confort?

www.radio2.nl
www.radio2.nl

El concepto de zona de confort se refiere a una zona en la que una persona se siente cómoda, segura, ya que se encuentra en su territorio, donde todo es conocido y los miedos no tienen cabida. Es un estado mental, donde todo parece sencillo.

El término “confort” puede confundirnos, pues cuando un individuo se encuentra en la zona de confort no todo le resulta agradable, simplemente se encuentra más cómodo porque es lo que conoce. No es necesario asumir riesgos, y eso le aporta sentimientos de tranquilidad y protección.

¿Estamos hablando de felicidad? ¿De libertad? De entrada puede parecernos que sí, qué mejor que estar a gusto y vivir de forma tranquila, ¿verdad? Pero lo cierto es que, si nos mantenemos en la zona de confort, probablemente acabaremos sintiéndonos encarcelados, inmersos en una rutina que no nos satisface y caeremos en el conformismo. ¿Te estás conformando en algún área de tu vida? Muchas personas no se sienten felices en su zona de confort, no obstante, permanecen en ella, conformadas con su realidad, únicamente por miedo a asumir el riesgo que supone el cambio.

La zona de confort o zona de comodidad es diferente para cada persona, ya que cada persona se encuentra en niveles distintos respecto a lo que concibe como seguro o cómodo, debido a las experiencias y aprendizajes experimentados a lo largo de su vida.

Pánico para unos, magia para otros

Fuera de la zona de confort están las situaciones que no controlamos, la incertidumbre, lo desconocido, y eso nos provoca emociones como desconfianza, inseguridad y miedo. Aquí ya no hablamos de confort. ¡Peligro! ¡Es la zona de pánico!

Para los más valientes, ésta es la zona mágica, donde pueden ocurrir cosas maravillosas y donde existe todo un mundo de posibilidades por descubrir. Si logramos gestionar las emociones iniciales, las que intentan frenarnos, la zona de pánico poco a poco se irá convirtiendo en menos “peligrosa”, nuestra seguridad irá aumentando y finalmente llegará esa comodidad propia de la zona de confort. Así, la zona de confort va cambiando su capacidad, según las acciones que emprendamos, y con su expansión cada vez tendremos más capacidad para sentirnos cómodos en diversas situaciones de nuestra vida. Pero esto sólo se consigue de una manera: arriesgándonos y afrontando los miedos.

Los sueños se encuentran fuera de la zona de confort, es por esta razón que muchas personas los abandonan, porque no están dispuestas a renunciar a su seguridad ni a afrontar las inseguridades que ello conlleva, entonces se autoengañan diciéndose “bueno, tampoco estoy tan mal”, y todas las áreas de su vida siguen igual.

Huye de la comodidad y busca la auténtica Felicidad

Necesitarás mucha confianza en ti mismo para salir de la zona de confort, creer en ti, amarte, valorarte y convencerte de tu poder. Esto no es fácil, ya que el sistema educativo se encarga de enseñarnos multitud de conocimientos teóricos de matemáticas o de química, y de transmitirnos valores como el sacrificio, la resignación o la aceptación de la realidad como nos viene, pero se dedica poco a reforzar nuestra autoestima, confianza, o a educar nuestra inteligencia emocional.

teatrevesasoñar.com
teatrevesasoñar.com

Si realmente quieres avanzar, no te dejes vencer por los miedos, que te frenarán y te redirigirán hacía tu zona más “segura”. Lo nuevo, lo desconocido, produce miedo, es algo natural. Si aprendes a gestionar ese miedo podrás seguir creciendo y aprovechando todas las oportunidades que te ofrezca la vida.

Puedes empezar por pequeños retos diarios, recuperando de vez en cuando los recursos de la zona de confort, así recuperarás la confianza y la seguridad necesaria para seguir adelante. Piensa en pequeñas metas sencillas. Realizar algo que te resulte incómodo pero que sabes que te va a ayudar a crecer te va a permitir expandir tu zona de confort. Define tus objetivos y tus sueños.

Eres el protagonista de tu vida, toma el control. Pregúntate qué puedes hacer, cada día, para crecer un poco más. Rodéate de personas que también quieran evolucionar y empieza a introducir cambios en tu vida, rompe con las rutinas. Atrévete a experimentar, a conocer, a aprender… y ¡disfruta de este proceso maravilloso!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.