La emoción de revivir el Berlín de 1961

0
969

Para los amantes de la Historia contemporánea. Acabo de terminar de leer la obra de Frederick Kempe: Berlín 1961 y he de reconocer que me siento emocionado y me resisto a comenzar otra lectura. Es como si quisiera mantener durante algún tiempo en mi paladar el regusto de este plato que tan bien me ha sabido. Es una rara sensación cuando se trata de un ensayo de investigación histórica. No suele ser habitual que un abultado libro de Historia, que además narra un acontecimiento concreto, pueda llenar de emoción a quien lo lee.

He disfrutado mucho y ha provocado en mí un cambio de percepción sobre este acontecimiento de nuestra historiaSobre Berlin final.indd reciente: la erección del muro de Berlín. Sin duda, la causa ha sido mi escasa y en ocasiones no cierta información que tenía al respecto. Tras la reciente desclasificación de documentos clave elaborados durante esos meses de 1961 por norteamericanos, alemanes y rusos, Kempe construye un relato apasionado y apasionante de lo que Jrushchov y Kennedy hicieron o dejaron de hacer y por qué en la dividida ciudad alemana.

Hasta qué punto el mundo estuvo al borde de una escalada nuclear, sólo se vislumbra una vez se pone fin a la lectura de las 600 páginas de esta obra que, una vez más, nos enseña la trascendencia de los comportamientos personales en el devenir de las relaciones internacionales.

Cuando creemos que lo sabemos todo de unos acontecimientos, surgen obras como ésta que hacen que nos replanteemos algunos conceptos y algunas creencias. Y, desde luego, el juicio sobre determinados protagonistas de nuestra historia más reciente. Conocer lo que escribieron y dijeron durante esos días de 1961 en que el mundo se la jugaba, es algo que nos permite valorar en su justa medida cual fue su posición, su intervención y su decisión final.

La técnica y la habilidad periodística de Kempe hace que un libro, realmente voluminoso, no permita que el lector levante la vista de sus páginas más que lo imprescindible y al final se quede con ganas de mucho más.

Desmitificador de algunos comportamientos, no esquiva pronunciarse respecto a quienes a punto estuvieron de entregar Berlín, y quien sabe si mucho más, sin pelear, o a quienes casi se apoderan de la parte occidental de esa ciudad, y de mucho más, sin grandes esfuerzos. Al final, todos sabemos cómo acabó este pedazo de la historia de Europa, pero lo que este libro nos cuenta es lo que pasó durante esos meses en las calles de Berlín y en los despachos de las cancillerías. Lo segundo más importante y trascendental que lo primero.

Escrito por un norteamericano hijo de berlinesa, no puede Kempe evitar que las páginas de su obra rezumen cierta nostalgia y mucho orgullo heredado a través del cordón umbilical.

Berlín 1961 es de esos libros de Historia que se abrazan tras leerlos y que se colocan en un lugar a la vista para volver sobre él, seguro, a la mínima oportunidad. Las lecciones que se derivan de aquellos acontecimientos siguen siendo válidas más de 50 años después.

¡¡Mi más entusiasta recomendación!!

 

Frederick Kempe: Berlín 1961. Ed.: Galaxia Gutemberg; Barcelona, 2012.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.