El Cyberbullying: Los adolescentes y la privacidad en la era digital

0
1247

El acceso a Internet y, en especial, a las redes sociales han cambiado de una forma radical la manera en la que nos relacionamos con el mundo. En la era digital es difícil separarse de la idea de la comunicación digital y cada vez es más raro conocer personas que no tengan un perfil en alguna de las redes sociales.

shutterstock_113116627A medida que el tiempo pasa y la era digital nos envuelve surgen nuevas preocupaciones. En la actualidad los niños ya se desarrollan interactuando constantemente con ordenadores u otros dispositivos que disponen de conexión a Internet. Las comunicaciones también se hacen cada vez más avanzadas, lo que permite que podamos interactuar con mayor facilidad a través de la red, pero también permite que las personas cierren cada vez más sus entornos privados al no relacionarse cara a cara con otras personas de la misma forma que se hacía antes.

En este sentido, la relación entre los adolescentes y los padres también ha cambiado. La forma en la que los padres contactan, guían y se relacionan con sus hijos adolescentes está rodeada de tecnología. Para la mayoría de los adolescentes tener un smartphone es una prioridad y en muchas ocasiones puede llegar a ser un problema. Cada vez es más difícil que los padres estén al tanto de la forma en la que sus hijos se relacionan con el mundo y en este contexto la preocupación por la privacidad es un tema de actualidad.

¿Es seguro el acceso a los medios digitales?

Muchos adolescentes cuentan con un smartphone de uso personal. Los padres se los proporcionan con la intención de permanecer conectados con sus hijos. Sin embargo, aunque la facilidad de contactar con los hijos en cualquier momento pueda proporcionar a los padres una sensación de cercanía y seguridad, las posibilidades que un teléfono de este tipo ofrece van mucho más allá de las llamadas telefónicas o el contacto a través de programas de mensajería instantánea con los padres.

Los adolescentes pueden acceder a Internet desde cualquier lugar con una conexión inalámbrica a la que tengan acceso, lo que hace que puedan navegar por la red sin la supervisión de sus padres, accediendo en muchos casos a páginas que están prohibidas para menores de edad o a una infinidad de contenidos que pueden influenciarlos de manera negativa.

Además, muchos adolescentes comparten información privada en las redes sociales que, si no se gestiona adecuadamente, puede provocar problemas a posteriori. Entre estos problemas, uno de los más frecuentes es el cyberbullying o el acoso por medio de las redes sociales. Un problema mucho más extendido de lo que parece a simple vista, pues son muchos los adolescentes que no denuncian los ataques de los que son víctimas y que, en la mayoría de los casos, son provocados por sus propios compañeros.

El Cyberbullying y la presión de grupo

shutterstock_171189101Los medios digitales facilitan actitudes negativas como el acoso, el cyberbullying o la presión de grupo, gracias a la posibilidad del anonimato. Son muchos los adolescentes víctimas de insultos y vejaciones a través de medios digitales. Este tipo de ataques son muy difíciles de trazar, dado que hoy en día se puede estar conectado desde cualquier lugar a un dispositivo móvil, por lo que en cualquier momento se pueden recibir mensajes, fotos trucadas o burlas por parte de otros jóvenes y es muy difícil hacer un seguimiento de estos hechos.

En este sentido la privacidad cobra un papel importante. Por un lado, compartir información personal en Internet sin las previsiones adecuadas para que no pueda ser vista por terceros puede tener consecuencias muy negativas, desde el acoso o el aprovechamiento de imágenes y vídeos para hacer chantajes o bromas pesadas que pueden afectar al adolescente y aislarlo, hasta la suplantación de identidad por parte de delincuentes que buscan ganarse la confianza del adolescente para obtener información personal sobre su familia y poder así conocer información delicada que puede ser aprovechada para perpetrar un delito.

Por otro lado, el manejo que los adolescentes hacen de la privacidad en Internet hace que elijan cuidadosamente aquello que quieran compartir con diferentes grupos de personas, por lo que sus padres pueden no saber realmente cuál es el entorno con el que se relaciona su hijo porque solo pueden ver una parte de lo que hace en Internet.

En un momento de sus vidas en el que los adolescentes claman por tener más libertad e independencia y no quieren sentirse controlados por sus padres, es muy fácil que manipulen los medios para transmitir a los padres una sensación de que tienen el control dando trozos de información errónea y consiguiendo un espacio libre del control de sus padres en la red.

Muchos adolescentes ocultan también que son víctimas de presiones de grupo y de acoso a sus padres utilizando las herramientas de privacidad, por lo que es muy difícil detectar estas situaciones y ofrecer la ayuda necesaria para poner fin a ataques que, en muchos casos, tienen consecuencias muy negativas en el menor. Es fundamental contar con herramientas para poder poner límites y establecer controles de la actividad del adolescente en la red.

shutterstock_28466086

La comunicación es clave para el buen uso de los medios digitales

Aunque la adolescencia es una época difícil entre padres e hijos, es muy importante trabajar en mantener una buena comunicación para evitar problemas graves relacionados con los medios digitales y la privacidad en Internet.

Hacer que el adolescente tenga verdadera conciencia de la responsabilidad que conlleva tener un dispositivo móvil con acceso a Internet y saber que existen unas normas dentro de ese contexto que no deben sobrepasarse, es fundamental para construir unas bases sólidas para que se haga un buen uso de los medios digitales y evitar perjuicios en el adolescente causados por la imprudencia o por no saber gestionar una situación de riesgo.

Lo más importante es que el adolescente sepa que puede contar con ayuda si sufre ataques a través de la red y que sea consciente de que no está sólo ante las dificultades. Establecer una relación de comprensión y apoyo con sus padres puede representar la diferencia entre una solución temprana de una situación que pueda acarrear un peligro o un problema que crezca como una bola de nieve que pueda provocar daños irreparables tanto a nivel personal como familiar.

Ser conscientes de la influencia de la era digital en la forma en la que nos relacionamos con el mundo es fundamental para hacer un buen uso de la red y para relacionarnos a través de ella de una forma segura.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.