El terror de las palabras

0
1538

Las palabras, como ya hablamos en un artículo anterior, pueden conducirnos hacia diversos estados anímicos y son la expresión de nuestros sentimientos, siendo un elemento clave en nuestras vidas. En estas líneas he decidido desahogar una necesidad imperiosa que me está preocupando estos días: en la prensa encontramos a diario noticias del terror que siembra Siria e Irak. Es obvio que el derecho a la información es irrenunciable; sin embargo, me pregunto si en este caso se han llegado a cruzar ciertas líneas.

No soy periodista, no es esa mi profesión: hablo como lector diario de prensa. Entiendo que se informe de estos terribles acontecimientos, de la catástrofe humanitaria que está causando este conflicto. Ni se me asoma por la mente la idea o posibilidad de justificar ningún tipo de censura bajo ningún concepto. Sin embargo, la insistencia machacona con la que en algunos medios parecen deleitarse en la truculencia de las acciones de estos peligrosos sujetos me resulta desconcertante: ¿es esto informar o, directamente, aterrorizar al lector? ¿Qué se pretende con la abundancia de detalles escabrosos y macabros? ¿Es ético que un medio de comunicación haga negocio jugando con el temor de la población y el morbo del terror? ¿No supone esto, en cierto modo, una forma de ejercer de altavoz de estos individuos? Y estas preguntas que formulo no sólo surgen de la aparición de las noticias en sí, sino de un uso, en mi opinión, de dudosa necesidad de imágenes y vídeos de estos aberrantes actos.

Lanzo estas preguntas que me han asaltado en estas últimas semanas y, como simple lector de  prensa que soy y no un profesional de este sector, espero que este artículo sirva como reflexión y como inicio de un debate en el que participen tanto lectores de prensa diaria como periodistas. Quisiera que este debate esclareciera las líneas establecidas para la información sobre este tipo de sucesos de forma que prime la libertad de prensa, el derecho a informar y la ética, en la que no creo que quepan el sensacionalismo y la inducción del temor a gran escala. Como muestra de ello, les dejo aquí lo que aparece en la portada del número publicado el pasado 5 de octubre del periódico británico The Independent. Para aquellos que no entiendan la lengua inglesa, les traduzco a continuación: «El [pasado] viernes un hombre bueno y solidario fue asesinado a sangre fría. Ofrecemos nuestras condolencias a su familia. Fue asesinado ante una cámara con el único objetivo de servir como propaganda. Nosotros mostramos la noticia, no la propaganda».

independent

Compartir
Artículo anteriorPersonas Xpeciales
Artículo siguiente…Y es que el CAC no tiene precio
Traductor y revisor de inglés e italiano a español. Graduado en Traducción e Interpretación por la Universidad de Málaga y cursando actualmente el Máster en Traducción para el Mundo Editorial de esta misma universidad. Natural de San Fernando (Cádiz). Me interesan la política, la literatura, la historia y las lenguas. Sin embargo, en mis artículos me centraré en todo lo relacionado con la lengua española y la lingüística entre otros temas.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.