Portada Cultura Arte asiático I: El vacío en la pintura china

Arte asiático I: El vacío en la pintura china

Por -
0 433
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on TumblrShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone

Si echamos un vistazo a la definición de vacío en el diccionario de la RAE, todas las acepciones nos remiten a ideas negativas de la palabra, como espacio físico inexistente o falta de algo.

El concepto de vacío como nosotros lo conocemos no es entendido igual por los orientales. Para la antigua cultura china, el vacío es creador y transformador, y puede convertirse en cualquier cosa.  Es ese espacio puro que es capaz de generar vida. Esta pintura del vacío nace en el siglo VII,  basada en la filosofía taoísta.

Early Spring. Guo Xi

Early Spring. Guo Xi

El vacío pictórico se ve como base que une los elementos de la obra, especialmente de temática paisajística, haciendo que fluyan y creen armonía. Así pues, el vacío en una pintura puede entenderse como pegamento que liga las partes para que estén en consonancia. El pincel es el insuflador del trazo, de la vida en el cuadro, y el vacío es aquello que permite al trazo crear, así pues, interrelaciona los elementos presentes en el cuadro.

Dos de los artistas que representan esta pintura del vacío son Guo Xi (1020-1090) y Xia Gui (1195-1224). El primero pertenece a la escuela del norte,  y en su obra Early Spring, funde las montañas con las nubes de vapor y destaca el vacío de la diagonal que crea, como un vacío activo y útil para comprender la obra. El vapor de agua que no vemos es vacío y genera una transformación creando la montaña. Así se entiende ese vacío cíclico y que continuamente se regenera en cualquier otro elemento. Sin ese vacío, la montaña y el agua serían entes opuestos y rígidos en su existencia, sin relación alguna. No en vano “la pintura china muchas veces ha sido definida como la combinación armónica del vacío que representa el papel y la plenitud que simboliza la tinta”. 1  

Xia Gui crea su gran obra a la edad de 65 años, Pure and remote views of streams and mountains, que presenta una suavidad exquisita. Aquí domina la aguada y crea un vacío de gran luminosidad. Es una obra sencilla y expresiva, con sensación de sinceridad. En este tipo de pinturas, se crean diferentes planos como solución de continuidad y se contempla el vacío como algo dinámico.

Pure and remote view of streamS and mountains. Xia Gui. (En torno a 5 m de largo)

Pure and remote view of streams and mountains. Xia Gui. (En torno a 5 m de largo. Nacional Palace Museum de Tai Pei, Taiwan).

 

Detalle de la parte izquierda

Pure and remote view of streams and mountains. Xia Gui (Detalle de la parte izquierda)

 

 

Obras actuales conceptuales similares a ese Vacío son las que retrata Hiroshi Sugimoto en sus fotografías, concretamente en su serie Theaters, donde pretende captar una película en una sola obra. Para ello entra en un antiguo teatro con una cámara; al comenzar fija el obturador con apertura máxima, y al terminar la película proyectada, lo cierra. La imagen resultante es la que se ha ido fijando en el negativo a lo largo de la proyección fílmica. Así, se pueden observar teatros en blanco y negro con una pantalla en blanco al fondo. Estas pantallas están vacías de imágenes, pero contienen toda la película, y en ellas es donde ocurre todo y se genera la obra.

 

Más información sobre Hiroshi Sugimoto en Artsy.net

 

Bibliografía

- Cervera, IsabelEl arte chino (II).  Historia 16. Madrid, 1992.

- Fahk-Becker, Gabriela.  (edición). Arte Asiático. Editorial Könemann. Barcelona, 2006.

 

Notas:

  1. Gómez Pinos, H. El vacío y la plenitud en Observatorio de la Economía y la Sociedad de China Nº 14, diciembre 2010. Accesible a texto completo en http://www.eumed.net/rev/china/14/hgp.htm proveniente del libro de F. Cheng El vacío y la plenitud

No hay comentarios

Responder

(Spamcheck Enabled)