Portada Cultura Leer el Arte: El rapto de las hijas de Leucipo

Leer el Arte: El rapto de las hijas de Leucipo

Por -
2 989
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on TumblrShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone

El rapto de las hijas de Leucipo es un cuadro del pintor flamenco Pedro Pablo Rubens. Fue ejecutado hacia el año 1616. está pintado al óleo sobre tela, que mide 2,22 m. de alto y 2,09 m. de ancho. Actualmente se conserva en la Alte Pinakothek de Múnich (Alemania).

En esta tela se representa un tema mitológico. Castor y Polux  raptaron a las hijas de Leucipo. No obstante, no se supo que tal era el tema hasta que lo descifró el poeta Wilhelm Heinse en 1777  después de leer los «Idilios» de Teócrito.

Es un cuadro del principio de la carrera de su autor, de transición entre el clasicismo y el barroco.

La composición, como en el clasicismo, está calculada y equilibrada. Pero el movimiento, ascendente y en diagonal, construido por masas de color, es ya de un dinamismo típicamente barroco.

En los opulentos desnudos se nota la influencia de la escuela veneciana. Los colores fundamentalmente son cálidos y deslumbrantes.

RUBENS RAPTO 1

Análisis Cromático

El fondo está en colores fríos y los motivos principales en colores cálidos y muy luminosos especialmente el cuerpo de las dos damas. Capa y paño rojo y el otro paño amarillo, todos en perfecta armonía. El caballo más lejano está en colores fríos así se aleja y el más cercano en colores cálidos lo que da sensación de más cercanía.

Análisis de la composición

Por las líneas que parten de la esquina superior derecha, la diagonal y dos más que estructuran como una punta de flecha confiere un gran dinamismo a toda la escena ayudando a provocar esa sensación que se desprende de la misma. Los caballeros sujetan a las damas con firmeza pero con respeto y las damas luchan por desasirse. El caballo de la derecha está encabritado y el de la izquierda está nervioso aunque sujeta las riendas Cupido que le controla.

Vemos que la diagonal violeta tiene el cuerpo de la dama superior en su línea y la diagonal blanca tiene el muslo justo en línea también.

Cada dama está inscrita en un triángulo rectángulo –azul- cuyas hipotenusas se enfrentan entre si. Recordad que el triángulo es sinónimo de grandiosidad así cobran especial importancia las dos damas que son raptadas.

Las miradas de los dos caballeros hacia la dama que está en el suelo conforman un triángulo rectángulo –verde- y el cateto superior cruza por los ojos de la dama de arriba, resaltando así el efecto e importancia de esta mirada.

RUBENS RAPTO 2Todo el conjunto está envuelto por un óvalo casi circular que indica también grandiosidad, pues sin duda este hecho es grandioso, es muy importante, se trata de un rapto, aunque lo dulcifique el Cupido puesto que se hace por amor.

Luego tenemos sendas curvas envolventes -azul celeste- de los cuerpos femeninos que equilibran las rectas que definen el resto de la composición y la dulcifican, y tenemos curvas onduladas –amarillas- en el paño o vestido de la dama del suelo que se repiten en la capa roja, con lo cual existe un ritmo de curvas que se repiten. Igualmente la capa del caballero de la derecha repite color y ondulaciones de la crin del caballo.

RUBENS RAPTO 3El horizonte está bajo para que la escena esté por encima de él, lo que realza y destaca el conjunto de figuras. Las zonas oscuras del suelo en el lado derecho equilibran las masas oscuras del lado izquierdo.

La técnica utilizada o manera de resolver la obra utilizada por el artista es húmedo sobre seco, restregados y veladuras, según la manera típica de la época.

En síntesis la obra expone desde el punto de vista compositivo lo mismo que se pretende representar que es un rapto con lo grave que es ello y por tanto es un hecho grandioso, importante, terrible pero suavizado por cupido.

2 comentarios

Responder

(Spamcheck Enabled)