La esencia del cine: la animación

0
1104

CARTEL2_EL_VIAJE_DE_CHIHIROLa animación se remonta hasta los orígenes del cine, y ha sido (y es) una parte vital y esencial del séptimo arte. Una de las primeras películas de animación que se recuerdan es La venganza del cámara de cine (1912), realizada en stop-motion, por el ruso Wladyslaw Starenicz. A lo largo de la década de 1910, en Estados Unidos se industrializó la técnica de la animación, distribuyendo el trabajo entre diferentes personas, cada una de ellas especializadas en un apartado concreto (animación, coloreado…), y uno de los primeros en aprovechar el tirón fue un tal Walt Disney, que con los cortometrajes protagonizados por Mickey Mouse empezó a ganar bastante fama y notoriedad. Fruto de este trabajo nació el primer gran éxito del cine de animación estadounidense, Blancanieves y los siete enanitos (1937), una película que todavía hoy sigue vigente, con una calidad de animación y coloreado excepcional.

A lo largo de todos estos años se ha ido refinando la técnica de la animación, con dos países punteros en este ámbito: Estados Unidos y Japón, que han desarrollado una industria tan poderosa como diferente en ambos continentes. En el país de las barras y estrellas Disney ha sido el principal referente a lo largo de las décadas, reuniendo una serie de clásicos animados imprescindibles para cualquier niño o adulto. Aunque su carrera no ha sido siempe un valle de rosas, pues ha habido momentos en los que el imperio Disney (no sólo económico) se ha tambaleado. Dos momentos clave en la historia de la industria reciente se han dado en la factoría Disney: el resurgir en los años 80-90, con películas tan icónicas como Aladdín, El Rey León, La Bella y la Bestia o La sirenita, supusieron el liderazgo claro de Disney en la animación occidental. El segundo momento clave fue la fusión con Pixar, trazando el camino en el que se encuentran ahora, siendo Toy Story la película que puso las primeras baldosas.

1151923Como ya hemos comentado, Japón es el gran país de la animación, con una tradición muy rica, estudios muy antiguos y poderosos, que mueven miles de millones de Yenes cada día. Miles de personas trabajan en la industria, y nos han dejado más de un título imprescindible. Y, si hemos hablado de Disney, es inevitable nombrar al “Disney Japonés”, Hayao Miyazaki, quien anunció recientemente que se retira de la dirección de largometrajes a los 73 años de edad, dejando tras de sí una estela de clásicos como Nausicaä del Valle del viento, Mi Vecino Totoro, La Princesa Mononoke, El Viaje de Chihiro o El Castillo Ambulante. El Studio Ghibli es la productora que, a contracorriente con los tiempos que corren (el 3D y la animación por ordenador), se mantiene fiel a la animación tradicional, con todos los fotogramas dibujados a mano. Y no les va del todo mal.

Son solo una muestra de lo que el cine de animación general en todo el mundo, pero el éxito que supone en las taquillas de todo el mundo hace que estudios como DreamWorks realicen, en ocasiones, más de una película de animación al año, las grandes distribuidoras tienen secciones dedicadas a la animación, y autores como Henry Selick o Tim Burton estén asociados a un tipo de animación en Stop-Motion, con títulos tan reconocibles como Pesadilla antes de Navidad, La Novia Cadáver o Los Mundos de Coraline. En España también nos empezamos a abrir a la animación, y el éxito de Las Aventuras de Tadeo Jones ha dejado claro que, además, sale rentable la animación en el cine, puesto que en la televisión es algo que está más que demostrado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.