La esencia del cine: la actuación (I)

0
1650

teatro griegoHemos hablado de muchos conceptos inherentes a la cinematografía, pero hay uno sin el cual no existiría el cine tal y como lo conocemos: la actuación. Evidentemente, esta afirmación es una afirmación totalmente personal, pues hay cierto tipo de cine “experimental” y cine “realidad” que se posicionan en contra de la actuación. Sin embargo, los actores y actrices son el principal motor que mueven la industria cinematográfica, copando la atención de millones de fans en todo el mundo, llenando salas y convirtiendo en éxitos rotundos ciertas películas (y hundiendo otras). Tal y como está planteado el mundo del cine en la actualidad (y durante décadas) los actores “estrella” han sido capaces de levantar una gran producción, del mismo modo que son capaces de levantar grandes polémicas (véase la elección de Ben Affleck como el nuevo Batman o el actor elegido para protagonizar la adaptación cinematográfica de 50 sombras de Grey). Hay muchas razones por las que seguir a un actor o una actriz, entre ellas la atracción física y el carisma, pero la principal (o la que debería ser la principal) es su capacidad para la actuación.

El origen de la actuación (teatral) se remonta a las tragedias griegas en el siglo V antes de Cristo, inspirada en los ritos y representaciones sacerdotales que se llevaban haciendo muchos años en Grecia. Por supuesto, la actuación más importante a lo largo de todos estos siglos (y a día de hoy con más caché que la cinematográfica) ha sido la actuación teatral, y con el nacimiento del cine, muchos actores de teatro vieron su oportunidad ante la cámara. Este éxodo de actores y actrices, sumado a la capacidad muda del cine, dieron lugar a un tipo de actuación basado en la pantomima. Durante décadas fue la tónica dominante pues el lenguaje corporal (exagerado) más la presentación de rótulos de texto era la única forma auténtica de conexión con el público.

8. Vagab BlogEsto fue así hasta la implantación del cine sonoro, a principios de los años 30, y los años posteriores se definieron por la evolución de las técnicas interpretativas ante la cámara, la “selección natural” de actores (muchas de las grandes estrellas del cine mudo no fueron capaces de adaptarse al gran cambio que supuso el sonoro) y la técnica interpretativa basada en la imitación. Pero, a partir de los años 50, surgió una técnica interpretativa basada en las teorías del actor y dramaturgo ruso Stanislavski: el método. Impulsado por Elia Kazan y, sobre todo, Marlon Brando, el método (y el Actors Studio) se convirtió en la tónica dominante en Hollywood. De este “método” hablaremos en el próximo episodio de la actuación en La Esencia del Cine, pues hasta aquí ha llegado nuestra introducción a la actuación cinematográfica. Os espero en el próximo artículo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.