Breve historia y evolución de las hablas andaluzas

0
7879

Al hablar de la lengua española y sus variantes, no podemos dejar de pensar en lo que comúnmente conocemos como andaluz, pues esta variedad se encuentra entre las más conocidas debido a sus características, las cuales han formado tan a menudo parte de muchos tópicos y falsas creencias populares. En este artículo hablaremos de la naturaleza lingüística del andaluz y daremos unas pinceladas de su historia y evolución.

Toma de Sevilla por Fernando III
Toma de Sevilla por Fernando III

El andaluz: ¿una lengua, dialecto o habla?

Respecto a la naturaleza lingüística o estatus lingüístico del andaluz, debe saltar a la vista incluso para el lector más lego que éste nunca debe ser considerado una lengua, ni tampoco un dialecto del español, a pesar de la mayor acepción popular de esta categoría. A decir verdad, autores como Juan Carlos Moreno Cabrera, catedrático de Lingüística General en la Universidad Autónoma de Madrid y autor de la obra La dignidad e igualdad de las lenguas. Crítica de la discriminación lingüística, afirman que la categorización de una variante lingüística como lengua o dialecto se basa en criterios sociopolíticos y culturales y su objetivo es clasificar de manera jerárquica las variedades lingüísticas de forma que las etiquetadas como lenguas se consideran superiores a las que han pasado a ser denominadas como dialectos por la única razón de que las primeras han gozado de mayor prestigio por motivos históricos, políticos y culturales. Una vez tratada la polémica que conlleva el uso de esta terminología, si observamos el asunto desde un punto de vista meramente lingüístico, para que una variedad lingüística sea etiquetada dialecto de otra lengua deben tener relación genética y, a su vez, el dialecto debe contar con estructuras y léxico propios que la distingan de la lengua del que deriva. Este caso no se cumple con el andaluz, pues la carencia de dichas estructuras y léxico propio que lo distingan del español hacen que se lo considere un habla. Lo que principalmente marca la verdadera diferencia con el español y el factor que la convierte en un habla son las diferencias y peculiaridades en el nivel fónico.

¿Andaluz o hablas andaluzas?

Siempre se habla del andaluz como una variante única y uniforme, o al menos es lo que la designación “andaluz” da a entender, como si de una sola entidad lingüística se tratara. Sin embargo, y esto es algo que cualquier hablante andaluz sabe, esta variante no se habla de forma idéntica en todo el territorio andaluz. Normalmente el andaluz se clasifica en dos grandes variantes que son la occidental y la oriental, cada una con sus características propias, pero tampoco uniformes en absoluto; cada ciudad, comarca o provincia puede presentar rasgos propios o que difieren de los que podemos encontrar a su alrededor. Es por ello que también es común el uso de la denominación “hablas andaluzas”, que expresa mucho mejor esta diversidad.

Historia y evolución de las hablas andaluzas

Existe un acuerdo general entre los autores especialistas en el tema en que las hablas andaluzas tienen su origen en alteraciones fonéticas producidas en el castellano medieval y en el español clásico y moderno, las cuales han tenido lugar entre los siglos XIII y XVII, a la par que seguía su curso el proceso de Reconquista del sur de la Península Ibérica por parte de los reinos cristianos y su posterior repoblación. Sin embargo, autores como José Mondéjar, catedrático de Filología Española en la Universidad de Granada, afirman que, a pesar de las diferencias internas, no se puede considerar al andaluz una variante lingüística cohesionada hasta el siglo XVIII. De hecho, la primera referencia que encontramos al “andaluz” la hallamos en Cartas marruecas de José Cadalso, aunque las primeras referencias a la existencia de peculiaridades en el habla de los habitantes de la actual Andalucía datan de mucho antes, los siglos XV y XVI.

Respecto a las características propias de la variedad del castellano hablada en la actual Andalucía, debemos tomar como elemento diferencial el diverso origen de los repobladores de la zona: castellanos, leoneses, aragoneses, catalanes y extranjeros, entre ellos genoveses, francos, gascones, portugueses, etc. El contacto entre las diferentes variedades lingüísticas de estos repobladores con su posterior koineización u homogeneización de dichas variedades conllevó la consecuente reducción y simplificación de variedades dentro del propio sistema lingüístico. De esta reducción y simplificación surge la confusión entre los numerosos sonidos del sistema castellano medieval y su evolución a algo más parecido al castellano actual. Las confusiones entre estos sonidos son el origen de fenómenos lingüísticos como el ceceo, el seseo y el yeísmo, cuyas extensiones por el territorio andaluz estuvieron enormemente determinadas por las influencias de las variantes lingüísticas de los distintos pobladores.

Cambios fonológicos y gráficos durante el Siglo de Oro
Cambios fonológicos y gráficos durante el Siglo de Oro

Conclusiones

Tras la lectura de este artículo, al lector le debe quedar claro que las hablas andaluzas no tienen la categoría de dialecto (ni mucho menos de lengua), sino de hablas, ya que dentro de la relación genética con el español  y su consecuente parecido respecto a estructuras y léxico, no divergen de tal manera para que el andaluz sea un dialecto, al igual que ocurre con las distintas variedades del español peninsular y de Hispanoamérica. También que las hablas andaluzas, aunque tengan rasgos en común, no son una única variedad homogénea y única, sino que presentan diversas características y rasgos propios según la ciudad, comarca, provincia o área que se tome como objeto de estudio. Por último, esperamos haber ilustrado al lector con unas pinceladas de la historia y evolución del andaluz, desde sus orígenes con la reconquista y repoblación del sur peninsular y su devenir junto al de la lengua española.

Bibliografía

CARRASCO SANTOS, P. Rasgos fonéticos de la norma sevillana en la época medieval. En: MOYA CORRAL, J.A. y SOSINSKI, M. Las hablas andaluzas y la enseñanza de la lengua. Actas de las XII Jornadas sobre la enseñanza de la lengua española. Granada: Universidad de Granada, 2007, pp. 47-55. Disponible en: http://www.ugr.es/~hum430/Actas_XII_Jornadas.pdf [Consulta 8 agosto 2013].

MONDÉJAR, J. De la antigüedad y de la naturaleza de las hablas andaluzas. En: MOYA CORRAL, J.A. y SOSINSKI, M. Las hablas andaluzas y la enseñanza de la lengua. Actas de las XII Jornadas sobre la enseñanza de la lengua española. Granada: Universidad de Granada, 2007, pp. 13-24. Disponible en: http://www.ugr.es/~hum430/Actas_XII_Jornadas.pdf [Consulta 8 agosto 2013].

MORENO, CABRERA, J.C. La dignidad e igualdad de las lenguas. Crítica de la discriminación lingüística. Madrid: Alianza, 2006. 316 pp. ISBN 8420667447.

Revolución fonológica en español clásico: una explicación multimedia. Morflog [en línea]. Blog de Elena Azofra. 13 enero 2012. Disponible en: http://morflog.hypotheses.org/272 [Consulta 9 agosto 2013].

RUIZ NOGUERA, M. La lengua española como vehículo de cultura. Málaga: Universidad de Málaga, 2009.

Compartir
Artículo anteriorEl síndrome de Rett
Artículo siguienteLa falsificación en el mundo del arte
Traductor y revisor de inglés e italiano a español. Graduado en Traducción e Interpretación por la Universidad de Málaga y cursando actualmente el Máster en Traducción para el Mundo Editorial de esta misma universidad. Natural de San Fernando (Cádiz). Me interesan la política, la literatura, la historia y las lenguas. Sin embargo, en mis artículos me centraré en todo lo relacionado con la lengua española y la lingüística entre otros temas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.