Los periodistas del Estrecho analizan la crisis de la prensa

1
1378
Grupo de congresistas tras el encuentro celebrado estos días en Jerez
Grupo de congresistas tras el encuentro celebrado estos días en Jerez

La crisis y la precariedad laboral existentes en España, sin duda, están pesando de forma extremadamente contundente en el sector de la prensa, que ha visto cómo desde el año 2008 más de 6.000 profesionales han sido despedidos, en la gran mayoría de los casos los más veteranos.  A esto hay que añadir un amplio número de colaboradores de cuyos servicios se han desprendido las empresas. Todo ello hace que las plantillas de las redacciones hayan quedado en muchos casos mermadas con lo que quienes permanecen en ellas deben asumir mayor carga de trabajo, en peores condiciones. A esto se une la mala opinión que de la prensa tiene la sociedad.

Esta realidad contundente ha servido de eje para el XXXI Congreso de Periodistas del Estrecho que ha reunido en la ciudad de Jerez de la Frontera a medio centenar de profesionales de ambas orillas, en un encuentro organizado por la Asociación de la Prensa del Campo de Gibraltar  (APCG) en colaboración, en esta ocasión, con la Asociación de Jerez.

El encuentro ha permitido poner sobre la mesa asuntos de tanta trascendencia para el futuro de una profesión que, al igual que la política,   acusa desgaste y falta de credibilidad por su sometimiento a las leyes del mercado. Esto viene cuestionando la independencia del periodista al igual que la capacidad de los políticos.  Esta, sin duda, fue una de las conclusiones más relevantes de cuatro días de debate y convivencia entre periodistas españoles y marroquíes. Por ello, el futuro pasa por que ambos, políticos y periodistas, se reinventen “para poder subsistir y en este camino darse la mano”.

Sin duda, tanto la precariedad laboral como la dependencia política, económica y empresarial de los medios, están coartando la independencia y libertad del periodista y su contribución al sistema democrático. Es necesario, coinciden en declarar ambas delegaciones en sus conclusiones, “un cambio radical en las fórmulas de la información”. Todo ello, tras la pérdida de rumbo de esta profesión que, muchas veces, hay que reconocer, “permanece ajena a la realidad que le rodea” y de ahí las fuertes críticas y la desconfianza por parte de la sociedad. En aras a poner orden en ese caos, se deben plantear proyectos en función de lo que pueda interesar a la sociedad y al sistema democrático, “en lugar de lo que nos conviene a título particular”.

Nuevas tecnologías

Una de las bazas importantes a las que se enfrenta el periodismo actual son las nuevas tecnologías al servicio de la comunicación. “La lenta respuesta de los profesionales” ante esta nueva exigencia “amenaza la continuidad de la profesión y la garantía del marco democrático”. Todo ello, unido a la crisis económica, “pone en entredicho la dignidad de los periodistas”, se destaca en las conclusiones.

Acto de inauguración del XXXI Congreso del estrecho
Acto de inauguración del XXXI Congreso del Estrecho. Foto: C. González

Tayeb Boutbaqualt, presidente del máster de Periodismo del instituto Fahd, de Tánger, animó al respecto a los periodistas a adaptarse lo antes posible a todos estos cambios para evitar quedarse atrás y finalmente desaparecer. En la mesa redonda sobre ¿Recorta y pega o nuevo periodismo?, en la que participó el profesor marroquí, también intervinieron Amparo Bou, directora de la agencia de comunicación Sin límites Comunicación, y el periodista gibraltareño Dominique Searle, director del The Gibraltar Chronicle.

Ambos hablaron de esa mala praxis que encontramos a veces en la prensa de copiar crónicas, publicarlas sin citar al autor y apropiárselas como suyas. Eso está a la orden del día, más aún con el desarrollo de internet.  Esto se suma a la mezcla de noticias recogidas de distintos medios de comunicación que aparecen en las webs de información.  Todo ello es una consecuencia, según Bou, de la “falta de trabajadores que existen en las redacciones”. En tal sentido, se mostró partidaria de dejar en evidencia a quienes lo hacen, incluso a través de las propias redes sociales.

También hay que mencionar a esos políticos que utilizan las redes sociales para trasladar sus ideas y a los medios de comunicación que “las copian palabra por palabra”, resaltó Searle. En su opinión, esto hace que esos políticos puedan llegar a considerarse incluso  que también son periodistas. De hecho, a los profesionales estas actitudes no nos resultan extrañas. A pesar de todo, esa crisis no ha llegado a Gibraltar y, en el caso de su periódico, la redacción está bien dimensionada, situación muy diferente a lo que ocurre al otro lado de la verja. Él se mostró a favor de cobrar por la lectura de los diarios en internet. El objetivo debe ser “no perder la calidad de las  informaciones que se ofrecen”.

Además de todo esto se hace necesaria la existencia de un marco legal que regule el acceso de los periodistas a la información oficial sensible. “Si bien los gobiernos deben velar por los denominados secretos del Estado, en numerosas ocasiones la práctica oficial es abusiva y coarta el derecho de los periodistas a informar sobre la gestión pública”, se indica también en las conclusiones del Congreso.

Trabajo, gratis no

La precariedad del trabajo en prensa es norma generalizada y, hoy más que nunca, llegando incluso al ofrecimiento de trabajos a cambio de sueldos irrisorios que, a veces, rozan la indecencia. Al contrario, debe quedar muy claro que “gratis no trabajamos, porque aportamos valor, emprendemos y vamos de la mano de la ética”.

Esta circunstancia fue analizada en la mesa redonda del mismo nombre en la que María José Pacheco, presidenta de la Asociación de la Prensa de Jerez, denunció ese “inframundo” en el que los periodistas conviven, donde no se respeta el derecho a un salario digno. La periodista destacó esas redacciones o agencias de noticias donde un artículo riguroso se está pagando a 60 céntimos de euro. La falta de libertad a la hora de ejercer el trabajo es uno de las mayores cargas a las que se enfrenta el profesional.

Foto tras la conferencia
Foto tras la mesa redonda Sin periodistas no hay democracia. Foto: C. González

Trabajar sin salario, no es nada extraño: “hay mucha gente en la calle”, explican los empresarios. Pacheco considera que también hay que hacer autocrítica y abogar por la “tolerancia cero” ante este tipo de prácticas.

Sobre este mismo particular también habló José Bejarano, coordinador de la organización profesional Se Buscan Periodistas-Comunicadores Asociados. Al respecto, instó a analizar cuáles son realmente las causas de la situación actual por la que pasa esta profesión. Sin duda, lo que hay que hacer es, además de protestar y reivindicar, “poner soluciones”. Para este periodista, una de las causas es “la crisis ética y de modelo de periodismo”, donde se ha devaluado de manera importante este trabajo que “hemos terminando prostituyéndolo y, por lo tanto, hemos conseguido que no tenga ningún valor en la actualidad”.

Aquí tiene un gran peso el papel de las empresas de comunicación a quienes les mueven más bien otros intereses diferentes al de la información.  “Los medios de comunicación han sido tomados por arribistas del ladrillo, empresarios de inversión, etc.” Hay que darle valor a lo que se hace “para que los ciudadanos vuelvan a confiar en los periodistas”, indicó.

Finalmente, las conclusiones del Congreso determinan que la solución para la crisis que afecta a los profesionales de la comunicación “pasa por hacer periodismo, no sólo ofreciendo información, sino también interpretando el mundo para el público. En definitiva, volver a ser periodistas”.

Y es que “Sin periodistas no hay periodismo y sin periodismo no hay democracia”, una frase muy simple pero que refleja el papel que debe tener la prensa ante la sociedad. Bajo este epígrafe se desarrolló otra de las mesas redondas del congreso en las que participaron Abdelhadi Khayrat, director del periódico Al Itihad Al Ichtiraki, así como las responsables de los gabinetes de prensa del Partido Popular en la provincia de Cádiz, María Eugenia Medina y la del PSOE provincial, María Goretti.

El primero urgió a los periodistas a estar atentos a todos los cambios tecnológicos, aún no demasiado presentes en la prensa de su país y explicó que  a pesar de que los Estados intentan ocultar las informaciones, “los periodistas debemos encontrar las fuentes necesarias para que ésta llegue de forma objetiva a los ciudadanos”.

La responsable de prensa del PP destacó la colaboración que desde su gabinete se aporta a los medios de comunicación y mencionó el diferente material que este partido aporta para facilitar la comunicación con la prensa. Por su parte, la jefa de prensa del PSOE rompió una lanza por la política cuando es concebida como medio para cambiar las cosas y habló del mal causado por la corrupción. Goretti afirmó que los periodistas están entre una de las profesiones más devaluadas de nuestro país según el CIS, y esto no puede ser, “no se puede acabar con la libertad de expresión. Debemos exigir calidad en las informaciones que se vierten a la sociedad”.

El periodista marroquí recibió el I Premio Jon Morgan Searle. Foto: C. González
El periodista marroquí Ahmed Biyuzan recibió el I Premio Jon Morgan Searle. Foto: C. González

La APCG y la Asociación de la Prensa de Marruecos, presididos actualmente y de manera respectiva por Estanislao Ramírez y Mustapha Labbasi, llevan a sus espaldas más de veinte años de encuentros, fruto del convenio de colaboración firmado entre ambas, que se vienen desarrollando de manera alternativa en uno y otro lado del Estrecho de Gibraltar. Encuentros que permiten compartir experiencias profesionales, alternativas o reivindicaciones, pero también entrelazar sentimientos de vecindad, cercanía y solidaridad, así como servir de vehículo para el intercambio cultural. Muchas cosas nos separan, pero también nos acercan.

Sin duda, un aspecto relevante y emotivo de esas relaciones fue la entrega del I Premio Jon Morgan Searle, creado en el Congreso celebrado el pasado año en Marruecos a instancias de la delegación marroquí. Periodista británico de nacimiento y gibraltareño de adopción, Searle, fallecido hace poco más de un año, participó muy activamente en las diferentes ediciones de los Congresos de Periodistas del Estrecho tanto en España como en Marruecos.

Con este premio, entregado en esta ocasión al periodista marroquí  Ahmed Biyuzan, se intenta rendir homenaje a la memoria de Searle, por su contribución, a través de estos congresos, a la unión de profesionales del estrecho de Gibraltar. De hecho, la tercera pata del Congreso, no por eso menos importante, es la gibraltareña, dado que periodistas de la Roca comparten desde hace años estas mismas inquietudes.

En esta ocasión, y es de agradecer, los compañeros marroquíes mostraron su “apoyo incondicional” a los periodistas españoles “ante la difícil situación que está experimentando el sector con despidos continuos, cierres de cabeceras y pésimas condiciones laborales en muchos medios de comunicación”.

 

 

1 Comentario

  1. Los Congresos como dice mi compañera y colega Carmen Gonzalez nacieron como consecuencia de una necesidad vital: la unión y el entendimiento entre periodistas de ambas orilla. Me considero uno de los veteranos y sobre todo de los privilegiados por contar primero como amigos, después con compañeros, tanto españoles como marroquíes, que lo dan todo, algo difícil de entender en una profesión donde el corporativismo es una mera quimera. Este Congreso además de analizar la grave crisis por la que atraviesa la profesión ha servido además para poner enfasis en que una cosa son los empresarios de los medios, que suelen “barrer” para sus inconfesables intereses y otra bien diferente el periodista y el periodismo independiente, sin ataduras de colores, prebendas o sumisos a reinos de Taifas. Se sabe que el intrusismo, que existen no pocas TV y Radios ilegales con trabajadores/as no cualificados que cierran el paso a periodistas titulados, incluso en televisiones genéricas y medios escritos, como radios legales. Se sabe que existe un ejercicio fraudulento en la contratación de la publicidad recurso básico para el sostenimiento del medio y sabemos que desde los Organismos Oficiales no se hace nada al respecto, de ahí la crisis consecuencia de ese descontrol de licencias y medios que campan a sus anchas, que no cotizan y que pagan, el que paga, sueldos de risa a quienes se prestan a trabajar casi gratis de forma ilegal en medios ilegales. La situacion es compleja y complicada pero fácil de resolver si existiera voluntad política , voluntad y sobre todo defender los derechos de los periodistas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.