La joven del acantilado de Lucinda Riley

8
2393

Desde que presenté en mi blog, en la sección del BBF, el libro del que trata hoy esta reseña tenía claro que a muchos de vosotros osLa joven del acantilado de Lucinda Riley parecería una lectura interesante. Y ahora estoy prácticamente convencida de que vais a terminar de leer esta reseña con muchas ganas de ir a la librería a por la novela. ¡Y os animo a ello! Sí, porque definitivamente La joven del acantilado de Lucinda Riley ha sido una lectura más que satisfactoria donde tienen cabida muchos personajes y la historia atrapa de tal manera que es casi imposible dejar de leer.

Grania Ryan acaba de perder el bebé que espera y esa noticia hace tambalearse los cimientos de su vida. Además, la relación con su novio, aunque es buena, está lejos de ser entrañable por lo que, movida por las circunstancias, decide abandonar a su pareja y  su trabajo en Nueva York y emprender rumbo hacia Irlanda. Allí, en un pequeño pueblo de la costa llevan una vida tranquila sus padres y su hermano pero la llegada de la joven abre el cajón de los recuerdos. Recuerdos dolorosos que se remontan muchos años atrás y que harán que la vida de Grania no vuelva a ser la misma.

Supongo que tras leer esta sinopsis y, sobre todo, si os gustan los libros de intrigas y secretos familiares ya tendréis el lápiz en la mano para apuntar este título como futura lectura. Sin embargo, os pediré algunos minutos más para aumentar las ganas y el deseo de leer este libro ya que La joven del acantilado esconde todavía muchos más secretos. Para empezar hay que saber quién es el narrador de esta historia. La trama sigue el relato de un personaje primordial en esta novela: Aurora. Veréis, cuando Grania llega a Irlanda conocerá a una pequeña llamada Aurora que vive en una elegante casa junto a su padre, un hombre misterioso y que se prodiga poco por el pueblo. Es precisamente Aurora la encargada de relatar esta historia, no en primera persona, sino que se vale de la mezcla de pasado y presente para ir adelantando matices de la historia que luego se va poco a poco desarrollando.

También es interesante destacar el personaje de Grania, al que en un principio cuesta entender pero que poco a poco se va haciendo con el cariño del lector. La joven es escultora y, aunque ha sido ella la que ha dejado su vida en Nueva York por voluntad propia, no se le hace fácil la vida en Irlanda. A esto hay que unir el personaje de Mat, el novio de Grania, con el es imposible no congeniar ya que pasa por momentos realmente amargos pero no ceja en su empeño de querer entender las decisiones que toma Grania.

Y sí, la joven estará durante todo el libro en una continua encrucijada ya que su amistad con Aurora, y con el padre de ésta, le genera algunos problemas con su madre quien no para de repetir que la familia la Aurora hizo mucho daño a la suya en el pasado pero ¿qué ocurrió exactamente? ¿Qué hay de misterioso en ese pasado? ¿Qué fue aquello tan terrible que sucedió?

Sin embargo, no solo de secretos habla este libro ya que también hay hueco para los sentimientos, el amor, la amistad, el dolor, la muerte o la esperanza. Todo ello se mezcla en una trama bien hilada y estructurada que mezcla tiempos narrativos y que cuenta con unos personajes muy sólidos que sintonizan a la perfección con los lectores.

En definitiva, creo que La joven del acantilado de Lucinda Riley es una novela que hará las delicias de aquel lector que se acerque a ella. Misterios, intrigas, mentiras y mucho amor se entrelazan a la perfección para crear una bonita historia llena de matices ¡Recomendada!

 

Editor: Plaza & Janes

Fecha de publicación: 2013

Colección: Novela Narrativa Extranjera

Nº de páginas: 480  págs.

ISBN: 9788401353673

Precio: 19,90€

8 Comentarios

  1. Definitivamente me lo apunto porque tiene una pinta muy, muy buena y tiene todos los ingredientes para ser una novela que creo que voy a disfrutar.

    Un beso!!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.